Un fuerte marino reconvertido en hotel de lujo

No Man's Land también se ha transformado en una sede de eventos.

No Man's Land

Foto: iStock

No Man's Land

Frente al miedo a una posible invasión por parte de Napoleón III, el primer ministro británico, Lord Henry Palmerston, construyó una serie de fortificaciones en Solent para proteger los astilleros de Portsmouth. Sin embargo, las obras se terminaron cuando ya no existía amenaza por parte de los franceses, motivo por el cual se conocen como las "locuras de Palerston". No Man’s Land, Spitbank Fort, St. Helen’s Fort y Horse Sand Fort quedaron en desuso hasta que tanto en la Primera Guerra Mundial como en la Segunda, se utilizaron como fuertes militares. Unos 150 años después de su construcción, estas islas se han convertido en hoteles de lujo y museos. Se pusieron a la venta en 1963, pero nadie invirtió en ellas hasta 1980, cuando una pareja compró una de las cuatro islas para convertirla en un museo. Ya en el siglo XXI, se empezaron los trabajos para convertir uno de los fuertes de Solent en hotel de lujo.

Más ubicaciones exactas.

Compártelo