La isla fantasma patrimonio de la humanidad

En la actualidad ha se ha reabierto para el turismo.

Gunkanjima

Foto: iStock

Gunkanjima

Frente a la costa de Nagasaki, la soledad y el abandono se hacen presentes en la isla japonesa de Gunkanjima, también conocida como Hashima. Los edificios en ruinas son testigos de la presencia de vida que hubo en este lugar, hace ya más de cuarenta años. En 1900 Mitsubishi la empezó a usar como un punto estratégico ubicado encima de un depósito de carbón submarino, hasta que en 1941 llegó a producir 400.000 toneladas de carbón anuales. La mayoría de mineros eran trabajadores forzados de Corea y se construyó una ciudad para darles cabida. Las pequeñas magnitudes de la isla hicieron que la construcción fuera vertical y caótica, pero llegó a tener escuela y restaurantes y a acoger de unas 6000 personas. El carbón se acabó, la mina cerró y la población se trasladó. Quedó en el olvido entre 1974 y 2009, hasta que hace unos años reabrió al turismo.

Más ubicaciones exactas.

Compártelo