25 mercadillos navideños de Europa para enamorarse

Las plazas de media Europa se llenan de calidez con sus puestos de adornos y luces durante las últimas semanas del año

1 / 25

1 / 25

Berlín (Alemania)

La capital alemana acoge unos sesenta mercados de Navidad en bulevares, plazas, calles estrechas y museos. Uno de los más famosos es el que se instala frente al palacio barroco de Charlottenburg. Con el castillo de fondo, es uno de los más bonitos de la capital alemana. En él se puede adquirir artesanía y bisutería de calidad y llama la atención porque en las casetas hay calefacción, hecho que se agradece en la navidad berlinesa. Del 26 de noviembre al 26 de diciembre.

2 / 25

Belfast (Irlanda del Norte)

La capital norirlandesa es una de las primeras de Europa en abrir su mercadillo navideño. En un entorno donde las creencias religiosas se enfrentan, este mercado tradicional es un punto de encuentro festivo y entrañable. A las típicas casetas con objetos y regalos navideños, en Belfast se añaden las visitas guiadas al Castillo que en estas fechas se amenizan con una deliciosa degustación de té y pastelitos tradicionales, puestos de artesanía y conciertos. Del 17 de noviembre al 22 de diciembre.

Foto: Davor Rostuhar

3 / 25

Mercado de Zagreb (Croacia)

El principal mercado de Navidad de la capital de Croacia se ubica en el corazón de la ciudad, en la inmensa plaza del Rey Tomislav, frente a la estación de trenes. Una magnífica pista de patinaje sobre hielo es su principal atracción. Muy cerca escucharemos villancicos al aire libre en el monumental Pabellón de Música construido en 1891. Además, a los pies de la catedral de Zagreb, al norte de la ciudad, disfrutaremos de un curioso belén viviente que sorprende a quienes lo visitan. Y si tienes la suerte de visitar la ciudad en Adviento, además de vagar por los  numerosos puestos de comida, artesanía, bebidas calientes, etcétera, no te pierdas los dulces típicos del país: los licitari, las galletas de miel, los paprenjaci, galletas de pimienta algo picantes o las vanilin Kiflice, parecido a unas rosquillas de vainilla. Del 1 de diciembre al 6 de enero.

GettyImages-1086417494. Erfurt (Alemania)

Foto: Getty Images

4 / 25

Erfurt (Alemania)

El mercado navideño de esta localidad se ubica en la Domplatz. La imponente catedral de Santa María y la iglesia de San Severo son el escenario perfecto para esta explosión de romanticismo navideño. En esta panorámica destaca la Gloriosa, la mayor campana medieval de volteo libre del mundo, fundida en 1497. Pero más allá de este hito y de su incomparable ubicación, lo que brilla de este mercadillo son las casetas de madera que se asientan en la Domplatz y que cada año se cubren de nieve, lo que garantiza la postal definitiva. El mejor día para visitarlo es el día de su inauguración, a finales de noviembre, cuando todo arranca con un acto oficial y mucha expectación. 
shutterstock 1587815908. Poznan (Polonia)

Foto: Shutterstock

5 / 25

Poznan (Polonia)

Varias curiosidades hacen de este mercado un lugar especial. La primera, su ubicación, en las icónicas plazas del Mercado y en la de la Libertad. Un escenario siamés que se llena de encanto con las casetas de madera y el ambiente festivo, con una noria como icono moderno. La segunda, el festival de esculturas de hielo que tienen lugar en la plaza del Mercado Viejo. Y la tercera, las tazas conmemorativas que cada año los coleccionistas se afanan en guardar. 

shutterstock 709473601. Dresde (Alemania)

Foto: Shutterstock

6 / 25

Dresde (Alemania)

Podría decirse que toda esta ciudad muta en una especie de cuento de Navidad al llegar estas fechas. No en vano, cada plaza principal tiene su propio mercado con puestos de madera, música, luces y animación. Eso sí, uno de ellos se lleva la palma. Se trata del Striezelmarkt en la plaza Altmarkt, un mercado que lleva desde 1434 animando estas fechas y manteniendo su autenticidad. Sus principales distintivos, más allá de su ubicación de ensueño, son su pirámide escalonada Erzgebirge (que llega a superar los 14 metros de altura) y su fatuoso árbol de Navidad. No muy lejos, el mercado de la calle Praga combina a la perfección con este por sus luces de Navidad en un show que se ha venido a llamar Winterlights of Dresden. 

iStock-1131560706. Budapest (Hungría)

Foto: iStock

7 / 25

Budapest (Hungría)

Desde la última semana de Noviembre hasta las fechas navideñas, el ya de por sí encantador centro histórico de esta ciudad se llena de luces y de iconografía navideña. Esta transformación tiene dos epicentros. Por un lado, la plaza Vörösmarty donde se alza el mercado más grande y animado de la ciudad (y de todo el país). Por el otro, la explanada frente a la basílica de San Esteban, donde un árbol de Navidad, una pista de hielo y una serie de casetas de madera transforman una de las postales más idílicas de la ciudad. 

iStock-1190365491. Salzburgo (Austria)

Foto: iStock

8 / 25

Salzburgo (Austria)

Quienes visiten la capital de la región de Salzkammergut en esta época del año, hallarán una ciudad pletórica, alegre y maravillosa. Su mercado navideño, Christkindlmarkt, ya se organizaba en el siglo XV alrededor de la Catedral, a los pies de la magnífica fortaleza de Hohensalzburg. El programa cultural navideño de Salzburgo se complementa con una gran variedad de exposiciones de belenes y un sinfín de acontecimientos entre los que cabe destacar el concierto “Adventblasen” en los que el conjunto Salzburger Turmbläser deleita con sus instrumentos de viento todos jueves y sábados a las 18.30 horas en la Plaza de la Residencia. Del 22 de noviembre al 26 de diciembre.

iStock-851700210. Viena (Austria)

Foto: iStock

9 / 25

Viena (Austria)

La capital austriaca acoge en la Rathausplatz o plaza del Ayuntamiento su principal mercado de Navidad, el Christkindlmarkt. Cerca de 150 puestos ofrecen regalos navideños, adornos para el árbol, dulces y bebidas calientes. Los árboles del Rathauspark, el parque frente al Ayuntamiento, se decoran y forman un mar de luces de colores. En la planta baja del consistorio los niños pueden entretenerse haciendo velas o pastas de Navidad; en el interior coros internacionales cantan villancicos de forma gratuita. Del 17 de noviembre al 26 de diciembre.

Por su parte, en el Palacio de Schönbrunn, antigua residencia de los Habsburgo, se instala un mercado de Navidad (del 24 de noviembre al 26 de diciembre) y un mercado de Fin de Año (del 27 de diciembre hasta el 6 de enero) que ofrecen una rica variedad de artesanía tradicional, joyería hecha a mano y elementos decorativos de estilo rústico para el árbol de Navidad.

shutterstock 498836887. Trento (Italia)

Foto: Shutterstock

10 / 25

Trento (Italia)

La región italiana del Trentino, de claras influencias centroeuropeas, alberga multitud de mercados navideños a cuya estampa se debe añadir un entorno alpino incomparable. El Mercatino di Natale de la ciudad de Trento se ubica en su centro medieval y reúne un centenar de casetas de madera la mayoría de las cuales ofrecen delicias gastronómicas locales como apple strudel, polenta brustolada (polenta asada), tortel de patate (pastel de patata) y aromático vino caliente. Del 24 de noviembre al 6 de enero de 2019.

11 / 25

Barcelona

En pleno barrio Gótico y rodeando la catedral se instala la tradicional Fira de Santa Llúcia que se viene celebrando desde 1786 en este mismo lugar. En la feria se encuentran todo tipo de objetos decorativos de Navidad, árboles, muérdago, figuritas con las que montar el pesebre y el tradicional “tió”, un tronco ataviado con elementos navideños que es apaleado en los hogares catalanes para que ofrezca muchos regalos. Otra de las tradiciones catalanas que se puede encontrar en los puestos de la feria es la figurita del “caganer”, un personaje escatológico (se lo representa agazapado haciendo sus necesidades) que forma parte del pesebre. Cada año, el “caganer” suele adoptar la imagen de algunos de los personajes de actualidad. Del 30 de noviembre al 23 de diciembre.

iStock-1136421172. Roma (Italia)

Foto: iStock

12 / 25

Roma (Italia)

El principal mercado navideño de Roma se celebra en un escenario majestuoso, la plaza Navona, donde se situaba el antiguo estadio de Domiciano, y alrededor de las espléndidas fuentes creadas por Bernini, como la Fuente de los Cuatro Ríos, de 1651. El mercadillo está dedicado a la Befana, Mercatino della Befana, una bruja buena, y en sus variopintos tenderetes se pueden encontrar objetos de decoración y figuras para decorar el belén, juguetes, dulces navideños y caramelos. Por ejemplo, las calze della Befana, unas típicas calzas rellenas de golosinas que la Befana regala a los niños el día de Reyes. Aún no se sabe la fecha de apertura, pero se podrá visitar hasta el 6 de enero.

iStock-536409261. Bolzano (Italia)

Foto: iStock

13 / 25

Bolzano (Italia)

En el corazón de la tirolesa ciudad italiana de Bolzano se instala el mercadillo navideño más antiguo y concurrido de Italia. Esta ciudad, rodeada de viñedos montañosos y puerta de las Dolomitas, cuenta con un mercadillo en el que la comida y bebida calientes son los protagonistas. La Piazza Walther es donde se concentra este bonito mercadillo de casas de madera, donde además de comida, el visitante puede encontrar regalos típicos de Navidad. Del 22 de noviembre al 6 de enero.

iStock-625935576. Núremberg (Alemania)

Foto: iStock

14 / 25

Núremberg (Alemania)

Es uno de los grandes momentos de esta ciudad alemana que vive la Navidad con gran intensidad en su centro histórico. Además de un enorme y tradicional mercado, el Christkindlesmarkt, Núremberg organiza en estas fechas diversas exposiciones y espectáculos, sus restaurantes ofrecen menús tradicionales, las calles se llenan de puestos que ofrecen vino caliente y aromático, pan de especias y salchichas asadas. Entre los actos que tienen lugar en estas fechas destaca el desfile de más mil escolares con linternas realizadas por ellos mismos que va desde la plaza del Mercado hasta el Castillo donde escenifican la historia de la Navidad. También se organiza una ruta guiada por los distintos belenes artesanos que se exponen en todo el centro de la ciudad. Del 30 de noviembre al 24 de diciembre.

iStock-462498243. Múnich (Alemania)

Foto: iStock

15 / 25

Múnich (Alemania)

A pesar de que se pueden encontrar distintos mercadillos navideños paseando por los barrios de la ciudad, el más popular de Múnich se halla en Marienzplatz, el más famoso de la ciudad que se celebra desde 1972. Uno de los mayores atractivos de este mercado, además de la nieve, es que, en los conciertos de música en vivo que se celebran en la misma plaza, se pueden ver instrumentos tradicionales como el alforn o trompa de los Alpes, que se usaba en las regiones alpinas como método de comunicación. Aquí se puede probar el vino caliente, las almendras recién tostadas o las Pfeffernüsse, pequeñas galletas elaboradas con frutos secos y ligeramente picantes. Del 27 de noviembre al 24 de diciembre.

iStock-1046511710. Augsburgo (Alemania)

Foto: iStock

16 / 25

Augsburgo (Alemania)

Durante la navidad, Augsburgo brilla con una luz especial en el sur de Alemania. La Plaza del Ayuntamiento alberga un animado mercado que cuenta con un reloj carillón del que salen ángeles-autómatas que interpretan los villancicos. El Christkindlesmarkt se lleva celebrando en la ciudad desde el siglo XV aunque utiliza la misma ubicación desde 1949, cuando oficialmente tomó el nombre de Christkindlesmarkt. Además de casetas donde adquirir diversos productos navideños, en él destaca “la calle de los cuentos”, donde los niños pueden disfrutar de narraciones de los cuentos tradicionales de los hermanos Grimm. Del 26 de noviembre al 24 de diciembre.

iStock-1131662707. Cracovia (Polonia)

Foto: iStock

17 / 25

Cracovia (Polonia)

La Plaza del Mercado (Rynek Glowny), una de las más hermosas de Europa, suele estar nevada en esta época del año, lo que añade un mayor atractivo al mercadillo navideño que se organiza en ella. Este enorme espacio se llena de casetas de madera que ofrecen productos tradicionales, juguetes, puestos de comida y donde se degusta el clásico vino caliente especiado. Además, el mercado navideño de Cracovia tiene otro aliciente, pues al estar situado junto a la histórica Lonja de los Paños –el gran mercado de artesanía de esta ciudad polaca, donde se está muy calentito– permite combinar el recorrido exterior con el interior, cosa muy recomendable a causa de las temperaturas extremas de Cracovia. Del 30 de noviembre al 26 de diciembre.

iStock-513077283. París (Francia)

Foto: iStock

18 / 25

París (Francia)

Numerosos mercados llenan la ciudad durante la época navideña. Desde los Inválidos hasta la el Forum des Halles, uno de los más famosos y concurridos el de los Campos de Marte. Durante las fechas navideñas más de 100 casetas de madera con productos artesanales y comida típica inundan este lugar justo en frente de la Torre Eiffel. Además, una gigantesca pista de patinaje sobre hielo hacen las delicias de pequeños y mayores que desean gozar sin prisa del ambiente navideño de la ciudad. Aún está pendiente de la confirmación de fechas pero será entre los meses de diciembre y enero..

shutterstock 773905183. Colmar (Francia)

Foto: Shutterstock

19 / 25

Colmar (Francia)

La región de Alsacia, de raíces germánicas, tiene una gran tradición en mercadillos navideños. A su bella imagen de cuento, surcada por canales flanqueados por casas con entramados de madera, la Navidad añade una escenografía perfecta. Todo el casco antiguo se ilumina y se decora con la participación de sus ciudadanos, se organizan muchísimas actividades culturales y festivas y se convierte en un gran teatro al aire libre. Colmar organiza un total de cinco mercados navideños en distintos puntos de la ciudad, entre los que destaca el dedicado plenamente a los niños, en Petite Venice; el de la plaza de los Dominicos, presidido por los vitrales de siglo XIV de su iglesia y el mercado de la plaza de Juana de Arco, al que los habitantes de Colmar acuden a deleitarse con las especialidades gastronómicas típicas de esta época. Desde el 23 de noviembre hasta el 30 de diciembre.

iStock-853587588. Estrasburgo (Francia)

Foto: iStock

20 / 25

Estrasburgo (Francia)

Las luces navideñas inundan las calles, plazas y plazoletas del casco histórico de la capital de Alsacia (este de Francia), declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1988. Por estas fechas, las fachadas y las tiendas de la Grande Île (Gran Isla), de estilo medieval y rodeada de canales, están engalanadas con infinidad de adornos y luces. Su mercado de Navidad, que data de 1570, es el más antiguo de Francia. Los olores de especias y canela flotan en el aire y los villancicos resuenan en el interior de las iglesias. Los comerciantes ofrecen artesanía alsaciana, golosinas, vino caliente, buñuelos, etc. Del 23 de noviembre hasta el 30 de diciembre.

iStock-831433380. Copenhague (Dinamarca)

Foto: iStock

21 / 25

Copenhague (Dinamarca)

El Parque Tívoli, en la capital de Dinamarca, se convierte en un escenario ideal para visitarlo en familia por las numerosas atracciones para niños y sus amplios espacios verdes. El parque queda inundado por las luces y la decoración navideña a orillas del lago, que sirve como pista de patinaje cuando queda helado. Además, las 27 atracciones del parque son un aliciente más. Para pasear por sus calles y sus 60 casetas con decoración y dulces y bebidas típicos navideños, hay que pagar la entrada al parque, pero realmente merece la pena. Como el de Belfast, es uno de los primero de Europa en abrir sus puertas, del 17 de noviembre al 31 de diciembre.

iStock-1079023300. Montreux (Suiza)

Foto: iStock

22 / 25

Montreux (Suiza)

Esta pequeña ciudad suiza cercana a la frontera francesa ofrece una de las postales navideñas más idílicas. A orillas del lago, a finales de noviembre se inaugura el mercado navideño con la llegada de Santa Claus en su trineo: desde el aire se puede contemplar la figura del trineo tirado por los renos con los Alpes franceses y suizos de fondo. Hecho que se puede ver todos los días que dura el mercadillo a las 5, 6 y 7 de la tarde. El mercado se completa con un área dedicada en exclusiva a los niños, además de una noria gigante y música en vivo en la zona de restauración. Del 22 de noviembre al 24 de diciembre.

iStock-827603792. Praga (República Checa)

Foto: iStock

23 / 25

Praga (República Checa)

Durante el atardecer y por la noche, la Plaza de la Ciudad Vieja de la capital checa nos devuelve al pasado, con la fachada de la catedral iluminada medio escondida detrás de las casas que se encuentran en primer plano y donde se erige su Ayuntamiento del siglo XIV, célebre por su reloj astronómico. A los pies de la Iglesia de Nuestra Señora de Tyn, se pueden adquirir artículos de vidrio, joyería hecha a mano, juguetes de madera y marionetas, siempre acompañado por el grato aroma a dulces, vino caliente con especias y grog, una bebida elaborada con agua caliente azucarada, mezclada con un licor y un aromatizante como el limón. Del 1 de diciembre al 6 de enero.

iStock-185785307. Estocolmo (Suecia)

Foto: iStock

24 / 25

Estocolmo (Suecia)

El mercado de Estocolmo es especial: más que una feria navideña parece un museo al aire libre con los artesanos trabajando dentro de sus casetas. Las callejuelas estrechas del Gamla Stan, el casco antiguo de la ciudad, son el trasfondo ideal para los puestos del mercadillo, que se celebra aquí desde hace siglos y donde el olor del vino especiado y los objetos de decoración navideña otorgan al mercado un ambiente indiscutiblemente navideño. Del 24 de noviembre al 23 de diciembre.

shutterstock 478573528. Tallin (Estonia)

Foto: Shutterstock

25 / 25

Tallin (Estonia)

El mercadillo navideño de Tallin no es especialmente famoso por su tamaño, pero sí por el encanto único que lo caracteriza. Está ubicado en plena Ciudad Vieja, una zona que todavía conserva el aspecto del periodo medieval. Este mercado se decora cada año como si de un cuento de hadas se tratara, con el emblemático Vana Toomas (Viejo Tomás) –un antiguo guerrero de la ciudad– situado en la cúspide de la torre del Ayuntamiento. También llaman la atención en la plaza del Ayuntamiento el frondoso árbol de Navidad que se instala en el mismo lugar en que dicen que los mercaderes de la cofradía de los Cabezas Negras colocaron el primer abeto navideño, en 1441. Las galletas de jengibre, las almendras especiadas y el vino caliente envuelven con su dulce aroma esta encantadora plaza medieval. Alrededor del imponente abeto se reparten los puestos de los artesanos locales que venden desde sombreros de fieltro y lana hasta pantuflas, utensilios de cocina realizados con madera de enebro, cestería, cerámica, vidrio y telas artesanales. Del 24 de noviembre al 5 de enero de 2019.

shutterstock 709473601

A inicios de diciembre, cuando el frío y la oscuridad hacen su aparición, Europa busca el calor y la luz de los mercados de Adviento, llenos adornos artesanales y con el aroma de castañas asadas, galletas de jengibre y bebidas calientes en el aire. Su origen se pierde en el siglo XVI cuando nacieron con la excusa de reunirse en un lugar acogedor a la llegada del invierno.

Austria, Alemania y Francia son los países de tradición más antigua y popular. El Christkindlmarkt de Viena, el mayor de la ciudad, ocupa el Ayuntamiento y su explanada; el de Múnich se instala desde 1642 en la Marienzplatz, alrededor de un abeto hoy iluminado con 3.000 bombillas; y el más bello de París extiende sus casetas bajo la Torre Eiffel, en el Campo de Marte.

Artículo relacionado

Bruselas

Viajes

5 destinos donde disfrutar de la Navidad lejos de casa