Conquistar y ser conquistado

Los 30 pueblos medievales más bonitos de España

A lo largo y ancho de este país sobresalen preciosos lugares donde las murallas, los castillos y los centros históricos dan fe de un pasado glorioso... y batallador.

No es que por estos enclaves no haya pasado el tiempo. Simplemente lo ha hecho conviviendo con el pasado, haciendo que el progreso y la herencia medieval convivan de una forma muy estimulante. Hoy en día, estos bonitos pueblos son mucho más que callejuelas retorcidas. Son conjuntos históricos amurallados que presumen de contar con plazas empedradas, iglesias antiquísimas y unos baluartes y muros que dan fe de su importancia siglos atrás. Pequeñas joyas de España que merece la pena conocer, sobre todo, por su patrimonio, aunque muchas de ellas también presumen de poseer una gastronomía rica en sabores, una judería singular o un gran baluarte que lo arropa todo. 

 

Artículo relacionado

HOHENWERFEN EN SALZBURGO

¡Ah del castillo!

15 castillos medievales de leyenda

 

1 /30
shutterstock 1514236214. Laguardia (Álava)

Foto: Shutterstock

1 / 30

Laguardia (Álava)

Hay algo curioso cuando la retina se va aproximando a la capital de Rioja Alavesa. Por la cabeza pasan muchos conceptos: el vino, la loma, las bodegas modernas que asoman en sus pagos e, incluso, el desafío que le plantean sus tejados y campanarios a la Sierra de Cantabria. Y sin embargo, una vez que se deja el coche a un lado, el modo de empleo de esta localidad se vuelve medieval. Hoy en día, sus murallas apenas lucen imponentes ya que la mayoría de ellas se han visto reemplazadas por casas adosadas al muro. Pero sus puertas sobreviven, sobre todo las de Páganos, Carnicerías y San Juan, que son capaces de ejercer de portal a otro tiempo. Ya dentro de la almendra, las callejuelas estrechas conducen a joyas góticas como la Iglesia de Santa María de los Reyes, junto a la que sorprende la torre Abacial, la fortificación más imponente de las que quedan en esta localidad.

iStock-1197869946. Montfalcó Murallat (Lleida)

Foto: iStock

2 / 30

Montfalcó Murallat (Lleida)

No es que Montfalcó Murallat sea un pueblo amurallado. Es que todo él es una fortaleza. Ubicado en un promontorio desde el que se domina toda la comarca de Segarra, este baluarte fue muy valioso durante la Reconquista y la consolidación de la corona de Aragón. Más tarde, el límite de espacio limitó su expansión y se convirtió en casi un recuerdo. Hoy en día, su indudable fotogénica lo ha resucitado, ofreciendo al viajero una experiencia muy genuina donde no solo destaca su fotogenia, también lo bien conservado (y reconstruido) que está. Pura piedra.

iStock-510804008 (1). Castellar de la Frontera (Cádiz)

Foto: iStock

3 / 30

Castellar de la Frontera (Cádiz)

Su nombre es de por sí una declaración de intenciones. Y es que, efectivamente, Castellar de ls Frontera fue un enclave estratégico para durante las Guerras de Granada en el siglo XV. De ahí que su principal icono sea la fortaleza nazarí del siglo XII que, tras la Reconquista, se convirtió en la sede palaciega de los Condes de Castellar. El principal encanto de esta localidad está intramuros, ya que la fortificación protege una pequeña villa que prácticamente se mantiene intacta desde la época andalusí, con callejuelas mínimas, casitas encaladas y alguna que otra rendija desde donde se domina, con la vista, todo el condado.

iStock-1159410846. Niebla (Huelva)

Foto: iStock

4 / 30

Niebla (Huelva)

Normalmente se le suele asociar el concepto muralla ibérica a los romanos y a los pueblos cristianos. Y sin embargo, Al-Andalus se sabía defender, y muy bien, con baluartes y murallas. Quizás uno de los mejores ejemplos que queda de baluarte almohade, sobre todo en cuestión e tamaño (2 kilómetros en total) y de número de elementos, con cuarenta torres y cinco puertas que hoy en día siguen protegiendo a esta localidad. En su interior, espera el imponente castillo en el que todo este amalgama defensivo alcanza la máxima expresión así como otros monumentos mestizos como la iglesia de Santa María la Granada, donde abundan los detalles moriscos. Extramuros, el puente sobre el río Tinto y las necrópolis dolménicas se ganan su minuto de gloria.

shutterstock 1645609819. Daroca (Zaragoza)

Foto: Shutterstock

5 / 30

Daroca (Zaragoza)

En muchas ocasiones, la herencia medieval suele ser un problema para un determinado pueblo. Las toscas construcciones tienden a limitar la expansión urbanística de estos lugares mientras que su arcaico choca (o chocaba) con el progreso hasta que apareció el turismo. Sin embargo, en Daroca han sabido convivir muy bien con este legado, incluso lo cuidaron en la Edad Moderna haciendo de sus torres una monumental bienvenida para el forastero. Porque, si de algo puede presumir Daroca, es de tener algunas de las torres más bellas de las península, estoicos recuerdos de la que un día fue una de las murallas más largas del país y que hoy aún circunvalan esta bella localidad y desembocan en su ajado, pero aún así impresionante, castillo.

almazan-village-in-soria-province-spain-picture-id957500916. Almazán

Foto: iStock

6 / 30

Almazán

La historia reciente de Almazán ha hecho de esta antigua plaza fortificada un relevante eje comercial del sur de Soria. Sin embargo, detrás de su carretera nacional repleta de comercios se esconde una ciudad que sigue marcada por su pasado medieval. La puerta de entrada, cómo no, es a través de unos arcos de muralla que acaban desembocando en su impresionante Plaza Mayor, una desproporcionada explanada coronada por la iglesia de San Miguel y el Palacio de los Hurtado de Mendoza. Pero lo medieval no se ciñe solo a un tiempo pasado y a unos vanos en la muralla baja. En esta misma plaza se abre una puertecita hacia el Duero que, al traspasarla, conduce hasta una pasarela donde se descubre la Almazán más fortificada e imponente, con unas torres y baluartes infranqueables desde el río. 

shutterstock 1336841246. Olivenza (Badajoz)

Foto: Shutterstock

7 / 30

Olivenza (Badajoz)

Pocas localidades en todo el mundo tienen más marcada la doble nacionalidad. De hecho, hasta 1801 Olivenza no fue completamente española ya que, durante siglos, fue moneda de cambio y objeto de deseo de ambas coronas. Esta singularidad se traduce en dos maravillosas evidencias. La primera, que tanta tensión provocó que se levantaran murallas y defensas, siendo el ejemplo más portentoso su imponente castillo templario, un baluarte que, a lo largo de los siglos, se fue ampliando y acompañando con poderosas atalayas. La segunda, que entre murallas y arcos, esta localidad se maquilló con lo mejor del arte castellano y portugués, un mestizaje que se disfruta en edificios imprescindibles como el Ayuntamiento.

iStock-94803778. Trujillo (Cáceres)

Foto: iStock

8 / 30

Trujillo (Cáceres)

La Trujillo de piedra tiene dos caras. La primera, la que enamora a simple vista, con la entrada a esa exuberante Plaza Mayor donde la iglesia de Santa María, la estatua dedicada a Francisco Pizarro y el palacio de la Conquista. Una estampa renacentista que remite a la época en la que esta localidad recibió el oro de América que trajeron de vuelta sus conquistadores. Y sin embargo, cuando se traspasa esta imponente bienvenida en forma de ágora, se da con una localidad mucho más callejonera y de esencia medieval. Poco a poco, esquivando algún que otro edificio renacentista, se accede a las cavas que recuerdan el trazado de los antiguos fosos del castillo, a las calzadas empedradas y a los hallazgos sorprendentes, como es el caso de la románica Torre Julia (con escudo del Athletic de Bilbao incluido, cosas de restauradores modernos...) o su imponente castillo, una fortificación que no solo impone por su tamaño, también por sus vistas y por haber servido de escenario para películas que encontraron en esta localidad una semejanza con laGranada nazarí y de los Reyes Católicos. 

iStock-576892500. Alquézar (Huesca)

Foto: iStock

9 / 30

Alquézar (Huesca)

Hay lugares donde la orografía se propuso invitar al ser humano a levantar un baluarte. Y uno de ellos es Alquézar, una villa ubicada entre los barrancos que esculpe el río Vero y las grietas de la sierra de Guara. En lo más alto de una de ellas se ubica su castillo-colegiata, una preciosa metáfora del devenir histórico de esta villa, que comenzó siendo un alcázar (de ahí su nombre) clave para la defensa de la Barbitania del al-Ándalus pasó a ser una próspera plaza católica. Su modo de visita exige ir de la panorámica al detalle. Es decir, comenzando con esas vistas impresionantes de su estampa ocre al borde del abismo para luego empezar a perderse entre callejones, plazoletas y ermitas. El punto final es lo más alto de la roca, el citado castillo-colegiata, un monumento que se disfraza de baluarte para luego sorprender con un claustro trapezoidal plagado de alucinantes frescos. 

shutterstock 1687697080 (1). Alarcón

Foto: Shutterstock

10 / 30

Alarcón

Probablemente, el río con más afán constructor de toda la meseta sea el Júcar. De hecho, si se sigue su curso se llega a rincones como este meandro fortificado donde el rey es el castillo. Hoy transformado en Parador Nacional, esta construcción impone con su presencia y cobija, en su exterior, un conjunto de callejuelas que dan fe de lo rico que llegó a ser este emplazamiento. Sobre todo, se nota en las iglesias, ya que en esta pequeña superficie sobresalen numerosos templos, cada uno con un estilo propio que demuestra que Alarcón siguió siendo relevante hasta bien entrada la Edad Moderna. 

shutterstock 1445981546. Sigüenza (Guadalajara)

Foto: Shutterstock

11 / 30

Sigüenza (Guadalajara)

A esta localidad de Guadalajara no se le puede discutir su esencia medieval. Y es que, se llegue por donde se llegue, lo primero que fascina de su skyline es su imponente castillo. Divisarlo desde lejos es la mejor forma de comprender la relevancia de esta localidad durante el Medievo y, también, la mejor manera de trazar una ruta. Con dicha fortaleza como meta de todo recorrido, Sigüenza va sorprendiendo poco a poco con una catedral que aún tiene heridas (y hechuras) de guerra y que guarda en su interior una de las esculturas góticas más preciosistas (el Doncel). Después, espera una Plaza Mayor empedrada repleta de soportales, unos arcos inexpugnables como la Puerta del Hierro o el Portal Mayor, y unas callejuelas que poco a poco se van empinando y que, cuanto más metros ganan, más añejas parecen. Y al final, cómo no, el baluarte de la ciudad, hoy reconvertido en Parador Nacional pero que, pese a su hedonista uso, sigue pareciendo inexpugnable.

iStock-812334350. Morella (Castellón)

Foto: iStock

12 / 30

Morella (Castellón)

A más de 1000 metros de altitud, el castillo de Morella sigue siendo el rey del Maestrazgo castellonense. Su fotogenia es innegociable, como lo es, también, acercarse hasta esta localidad que sigue teniendo muy presente su pasado medieval. Eso sí, su auténtica joya nada tienes ue ver con las férreas defensas de la villa. Se trata de la Iglesia Arciprestal Santa María La Mayor, una maravilla gótica que ejemplifica el poderío de este emplazamiento durante siglos. Luego aparecen otras sorpresas sacras como el Convento de San Francesc y su curioso cuadro de La Danza de la Muerte así como otros rincones con mucha solera como la muralla con sus portales, el acueducto gótico o la apuntada casa del Ayuntamiento. Y, por su puesto, al final espera el su portentoso castillo y sus poderosas estancias.

shutterstock 370216763. Frías (Burgos)

Foto: Shutterstock

13 / 30

Frías (Burgos)

Pasarán los siglos y esta localidad burgalesa seguirá presumiendo de ser la ciudad más pequeña de España. Este privilegio, obtenido en el siglo XV por orden del rey Juan II de Castilla, es mucho más que un eslogan turístico. Es una evidencia, sobre todo cuando se conquista poco a poco no sin antes haber cruzado su innegociable puente medieval sobre el Ebro. Arriba espera una ciudad tan bien amurallada que apenas ha cambiado su aspecto en los últimos siglos y donde la visita consiste en, sencillamente, no dejarse nada. Eso sí, en toda checklist viajera y rural no debería de faltar su coqueto castillo, su preciosista parroquia de San Vicente Mártir y sus casas colgadas. No muy lejos esperan otras sorpresitas como la ermita de Santa María de la Hoz junto a la cascadita de Tobera.

iStock-1137000542. Montblanc

Foto: iStock

14 / 30

Montblanc

Si hubiera un ránking con los pueblos más y mejor amurallados de España, Montblanc estaría, como mínimo, en el podio. Por eso es indiscutible aprovechar las visitas guiadas que se realizan de las torres de la muralla, además de circunvalarla para descubrir sus muros más magnéticos. Antes de cruzar cualquiera de sus poderosas puertas, merece la pena echar un vistazo a su bodega modernista y, de paso, catar cualquiera de sus vinos. Pero volviendo, de nuevo, a tiempos lejanos, lo que espera es un pueblo que aún conserva su trazado ancestral y que conduce, poco a poco, a rincones mágicos como la Iglesia de Santa María la Mayor, la Plaza Mayor o el mirado de Santa Bárbara, desde donde uno se siente el rey del mundo o, al menos, el señor de todo.

Foto: iStock

15 / 30

Besalú (Girona)

Es uno de los núcleos medievales mejor preservados y en realidad no le falta de nada. Situado en la comarca de la Garrotxa, Girona, se entra al pueblo a través de un majestuoso puente románico que conduce al interior del recinto amurallado. Una vez allí, callejuelas empedradas se entretejen para llevarnos hasta visitas tan recomendables como la iglesia de Sant Vicenç del siglo XII y la Sala Gótica de la Curia Real. No perderse el recorrido por el barrio Judío, el Call jueu.

Turismo de Albarracín

16 / 30

Albarracín

Desde lejos se observa la silueta fortificada de este pueblo turolense que se baña en las aguas del río Guadalaviar. Aupado en la cresta de un peñasco a más de 1.100 metros del nivel del mar, sus calles costean la difícil orografía, entre casas de entramados de madera y barro. Con vestigios celtas y romanos, Albarracín debe su nombre a la presencia musulmana que se dilató durante casi un siglo, hasta el siglo XII. Conviene no perderse el paseo por las murallas y detenerse en la Plaza Mayor y la calle de la Catedral, el centro histórico de la ciudad. 

Turismo de Albarracín

Foto: iStock

17 / 30

Santillana de Mar

Los orígenes de esta población cántabra se remontan al siglo VIII, cuando unos monjes construyeron una pequeña iglesia para albergar la reliquias de santa Juliana que un siglo más tarde dio lugar a la colegiata (en la imagen) alrededor de la cual se articula Santillana. La calle del Rey y la plaza del Mercado son sus dos centros principales, flanqueados de edificios sublimes. Además de su patrimonio medieval, Santillana se destaca por su importante legado renacentista y barroco. 

Gtres

18 / 30

La Alberca

En el corazón de la Sierra de Francia, a unos 70 kilómetros de Salamanca, se halla este pueblo, parada de la Ruta del Camino de Santiago y de la Ruta de la Plata. Fusión de tres culturas, la cristiana, la musulmana y la judía, sus calles laberínticas y estrechas llevan hasta el corazón de la población, la plaza Mayor con espléndidos balcones y soportales. 

Turismo de La Alberca

 

Foto: iStock

19 / 30

Peñafiel

Vino e historia son una combinación perfecta y más si se trata de una comarca como la de Ribera del Duero. El castillo de Peñafiel atisba sobre los viñedos y protege a la población que nació en el siglo X y que se desarrolló en paralelo a la bondad de sus vinos. Para comprobarlo, nada mejor que una visita al Museo del Vino, que se halla en el castillo de Peñafiel. 

Foto: iStock

20 / 30

Pedraza

Esta población segoviana se erige como una de las mejor conservadas y rehabilitadas con varios premios que lo acreditan. Desde mediados del siglo XIV hasta bien entrado el siglo XVII, Pedraza fue un importante centro de elaboración de paños de lana de oveja merina, con talleres que abastecían a ciudades como Florencia y Brujas. Pero, además, Pedraza bulle de animación y vida cultural, con buenos restaurantes y grandes acontecimientos anuales como los Conciertos de la Velas que se celebran en julio. 

Foto: iStock

21 / 30

Aínsa (Huesca)

Sus viejas calles, su castillo del siglo XI, la muralla, la plaza Mayor, la iglesia de Santa María (siglo XII) y las fachadas de casa Arnal (siglo XVI) son algunas de las muestras de la dilatada historia de esta población que también conserva vestigios celtas y romanos. Aínsa es una de las puertas de entrada al Parque Nacional de Ordesa y Monte perdido. 

Foto: iStock

22 / 30

Peratallada

Como un museo al aire libre, pero vivo y trepidante, así es la visita a este pequeño pueblo ampurdanés, envuelto en sólidas murallas y con calles estrechas y tortuosas en la que se alinean bares y restaurantes con encanto. Conserva su carácter rural y su distribución medieval original en un alarde de preservación admirable. Rocomendación: sentarse a tomar algo en la Plaça de les Voltes, rodeados de siglos de historia.

Foto: iStock

23 / 30

Montefrío

Bastión del Reino de Granada, fortaleza inexpugnable, Montefrío creció alrededor de un gran castillo que sucumbió ante los Reyes Católicos en 1486. El paseo por las calles descubre retazos de esta historia a través de sus monumentos y plazas, como el mismo castillo que preside la población. 

Foto: iStock

24 / 30

Olite

Un pueblo de leyenda, con torreones, almenas y fosos, así es Olite, enclavado en el corazón de Navarra. La entrada por la Torre del Chapitel al recinto amurallado medieval que esconde vestigios romanos es un buen anticipo de lo que depara el recorrido. El casco antiguo de Olite conserva el mismo trazado de calles e incluso los mismos nombres medievales que hace siete siglos.

Foto: iStock

25 / 30

Zafra (Badajoz)

Fundada hace casi un milenio como fortaleza fronteriza entre los reinos de taifas de Sevilla y Badajoz, esta localidad fue creciendo poco a poco hasta convertirse en una de las localidades más monumentales de España. Sus dos plazas principales y siamesas y el Palacio del Duque de Feria (actual Parador Nacional) son los grandes referentes de una urbe que, por lo demás, se esparce formando callejuelas retorcidas y encaladas. Una mezcla de pasado defensivo y andalusí que la convierte en un lugar lleno de encanto.

iStock-1147650932 (1). Buitrago de Lozoya (Comunidad de Madrid)

Foto: iStock

26 / 30

Buitrago de Lozoya (Comunidad de Madrid)

El casco antiguo de este pueblo de la Sierra de Guadarrama se alza sobre un meandro del río Lozoya que en el pasado ejercía como foso defensivo natural. Al norte del recinto medieval, el río se puede cruzar por el Puente del Arrabal o Puente Viejo (siglo XIV), construido en piedra de granito con un único arco central. Los orígenes de Buitrago se remontan a su fundación como la colonia romana de Licabrum (siglo I a.C.) y luego pasó a ser un asentamiento musulmán. En el siglo XI, el rey Alfonso VI conquistó la plaza de Buitrago a los árabes y el pueblo empezó a prosperar, recibiendo los privilegios de los monarcas cristianos hasta el siglo XIV, época de su máximo esplendor.  

Buitrago del Lozoya, pueblo declarado Bien de Interés Cultural, es la única villa madrileña que conserva completo su perímetro amurallado de 800 metros de recorrido construido en el siglo XI. Fue erigido en época de Abderramán III, con la intención de vigilar las incursiones cristianas a través del Sistema Central. Se puede entrar en el casco antiguo a través de la Torre Albarrana, una de las tres puertas de acceso al conjunto monumental. En el pueblo destacan el Castillo gótigo-mudéjar de los Mendona (siglos XIV- XV), con planta rectangular, siete torres y un patio de armas central. Muy cerca de levanta el Palacio del Bosque, en realidad un rústico pabellón de caza del siglo XVI. En sus calles se pasea entre bellas casas blasonadas.Otro de sus monumentos destacados es la Iglesia de Santa María del Castillo (siglo XIV) fundada por el Marqués de Santillana, y el único templo medieval que se mantiene en pie dentro del recinto amurallado. Como curiosidad, en Buitrago del Lozoya se puede visitar un inesperado Museo Picasso, creado por la amistad entre el pintor malagueño y su peluquero, nacido en esta localidad: el espacio recoge una peculiar colección de 60 piezas, entre las que se incluyen bocetos, pinturas, carteles y documentos que el artista realizó durante las décadas de los años 50 y 60 en el exilio francés.

shutterstock 1643134018. Granadilla (Cáceres)

Foto: Shutterstock

27 / 30

Granadilla (Cáceres)

Las Tierras de Granadilla es una de las comarcas más fértiles y verdes de la Alta Extremadura, un territorio de grandes ríos y embalses, oxigenados por bosques de alcornoques, robles y castaños, y sembrada con olivares. Fue uno de los territorios cruzados por la antigua Vía de la Plata, de la que se conservan en los alrededores los vestigios romanos de Cáparra, uno de los municipios de la época del emperador Vespasiano. Mitad naturaleza, mitad historia, en esta comarca extremeña se halla Granadilla, una villa que fue fundada en el siglo IX por los musulmanes y repoblada a partir del año 1170 por el rey Fernando II de León, quien la destacó como lugar de contención frente a las tropas almohades.

Sin embargo, este enclave fue forzado a cambiar su rumbo a mediados del siglo XX, cuando Granadilla fue expropiada por el gobierno del Francisco Franco y tuvo que ser abandonada a causa del proyecto de construcción del embalse de Gabriel y Galán. Sus últimos vecinos salieron del pueblo en barca el año 1964. En 1980 la antigua villa fue declarada Conjunto Histórico-Artístico, comenzando entonces los trabajos de recuperación de las zonas salvadas de la inundación.

Las aguas inundaron las zonas bajas del pueblo, con sus accesos y fosos amurallados que en otro tiempo la defendieron, dejando el caserío alto como una isla aislada en mitad de sus aguas. Conserva un tramo de 800 m del antiguo lienzo de muralla. Su paseo entre calles vacías y silenciosas sobrecoge, y a la vez hace sentir admiración por el esfuerzo de los vecinos implicados en la reconstrucción de su legado histórico. Se conserva el Castillo, que en 1473 mandó erigir en un altozano el entonces duque De Alba, y la Iglesia parroquial de la Asunción, levantada en el siglo XVI. El entorno de Granadilla también ha sido repoblado de pinos y eucaliptos que le confieren verdor. 

shutterstock 1067483645. Hondarribia

Foto: Shutterstock

28 / 30

Hondarribia (Guipúzcoa)

Hondarribia se asienta en un bello paraje natural abierto a la bahía de Txingudi, el estuario donde el río Bidasoa se vierte en el Cantábrico. Dicen que en sus aguas habitan lindas sirenas, tan celebradas en la localidad que hasta lucen en su escudo. Esta desembocadura del Bidasoa y Txingudi ha sido desde antiguo la frontera natural entre Hondarribia y la francesa Hendaya. Su ubicación estratégica ha determinado la configuración de la villa y ha legado una muralla que cuenta con un paseo que rodea el casco antiguo, al que se accede por las Puertas de San Nicolás y de Santa María, ambas del siglo XVI. 

En Hondarribia, los tramos de muralla que se conservan datan de los siglos XVI y XVII e incluyen cuatro baluartes: San Nicolás, de la Reina, San Felipe y Santiago. En la parte alta del pueblo se asienta el Castillo de Carlos V, una fortaleza medieval hoy reconvertida en Parador de Turismo. La Marina, antiguo barrio de pescadores, se ubica extramuros y es muy popular por sus casas de colores y tabernas de pescadores. 

En el corazón medieval de Hondarribia destaca la Iglesia de Santa María de la Asunción y del Manzano, un templo erigido entre los siglos XV y XVI, cuyo campanario barroco es visible desde prácticamente todo el pueblo; su interior recoge las pinturas murales la Subida de Cristo al Calvario (1882) y un pequeño museo sacro. El Palacio de Zuloaga, del siglo XVIII, alberga la Biblioteca y el Archivo Histórico de Hondarribia. Existen además multitud de calles que trasladan al pasado, como Ubilla, del Sol, Pampinot o del Obispo, con casas que se adaptan a las empinadas cuesta: por su belleza, vale la pena buscar la Casa Mugaretenea, de delicado estilo renacentista, y las barrocas Casa Casadevante y Casa Consistorial. 

GettyImages-1329671428. Urueña

Foto: Getty Images

29 / 30

Urueña (Valladolid)

Urueña es una de las localidades medievales mejor preservadas de la provincia de Valladolid. Declarada Conjunto Histórico-Artístico en 1975, conserva gran parte de su perímetro amurallado, con dos de sus puertas, lienzos de su Castillo, casonas de piedra y la hermosa iglesia parroquial gótico-renacentista de Santa María del Azogue (siglo XVI). En 2014 fue elegido como uno de los pueblos más bonitos de España.

Su historia traslada a los primeros asentamientos de pueblos prerrománicos como los vacceos, antes de ser romanizada en el siglo X y convertirse en cabeza del Infantado de Valladolid a partir del siglo XII. Su trazado y edificios restaurados hacen que mantengan su esencia medieval. La muralla que rodea la localidad data de los siglos XII y XIII. El Castillo de Urueña conserva la Torre del Homenaje y el 80% de su perímetro defensivo. La Puerta de la Villa está sobrevolara por un arco, y la Puerta del Azogue es un arco de medio punto flanqueado por dos cubos que crean un estrecho pasillo defensivo. 

La Casona del Mayorazgo alberga el Museo Etnográfico, pero una de las singularidades de Urueña son los museos que reúne. Es el caso del Museo del Cuento, cuya exposición esta formada por ilustraciones de los más conocidos relatos de la literatura clásica infantil; incluye una valiosa colección de libros desplegables, procedentes de todo el mundo y diversas épocas. El Museo de la Música cuenta con más de mil instrumentos de diversos orígenes, materiales y épocas. También cuenta con un Museo del Gramófono, el primero que hubo en España, y el Museo de Campanas, con una veintena de piezas de distintos tamaños, con cronología comprendida entre los siglos XV y XVI. Por último destaca el Centro e-LEA Miguel Delibes, creado para potenciar la lectura, la escritura y sus aplicaciones, que incluye un área expositiva donde ver distintos soportes y técnicas utilizadas a lo largo de la historia, así como salas de conferencias.

Pero Urueña guarda un tesoro más. Extramuros, además de ser un mirador privilegiado sobre los paisajes de la Tierra de Campos, allí pueden visitarse varios palomares tradicionales y la ermita santuario de Nuestra Señora de la Anunciada, originaria del siglo XI y uno de los mejores ejemplos de románico de la meseta castellana. 

GettyImages-543139144. Jerez de los Caballeros

Foto: Getty Images

30 / 30

Jerez de los Caballeros (Badajoz)

Al aproximarse a Jerez de los Caballeros, el pueblo más barroco de Extremadura, su blanco caserío ya deslumbra desde la lejanía. Su trazado parece estar dispuesto para la contemplación, con monumentos de distintos estilos además del citado barroco: también mudéjar y gótico. La mayoría de calles conducen a la Plaza Mayor, donde se levanta la Iglesia de San Miguel. En el centro de esta madeja de calles intrincadas se asentó en el siglo XIII la Orden de los Templarios, cuyos monjes-guerreros construyeron un castillo defensivo sobre los restos de una alcazaba árabe, junto a los barrios judíos y moriscos; quedan en pie tramos de la muralla defensiva, con varias torres almenaras. A esta fortaleza se accede por las Puertas de Burgos y de la Villa. La tradición narra que junto a la Torre del Homenaje, tradicionalmente conocida como en Torre Sangrienta y alzada en un extremo del castillo, perecieron degollados decenas de templarios al disolverse la Orden por decisión del papa Clemente V.

Jerez de los Caballeros sobresale por la belleza de sus torres campanario, la mayoría de factura barroca. Hoy nada amenaza la tranquilidad de esta localidad de la provincia de Badajoz, sobrevolada por las cigüeñas que puntualmente llegan para anidar en sus campanarios como el de la Iglesia de San Bartolomé (siglo XV), que luce una de las torres barrocas más bellas de Extremadura. Está recubierta con cerámica vidriada y policroma, que aporta cierto regusto oriental a tanta severidad. Los templos de Santa Catalina, el de San Miguel Arcángel y el de la Encarnación, también enseñan líneas barrocas en sus silenciosas paredes. Además, la localidad y su entorno están salpicados por una docena de conventos y ermitas. Por último, Jerez de los Caballeros no es solo un recinto monumental. También se siente orgullosa de haber dado hijos ilustres como Vasco Núñez de Balboa (1475-1519), el primer navegante español que vio las aguas del océano Pacífico, cuya casa es hoy un museo que se puede visitar, ampliado en un centro cultural y archivo histórico de líneas contemporáneas, donde se recrean sus hazañas.

GettyImages-543139144