Castilla en miniatura

Cinco pueblos para perderse por Soria

Un viaje en el tiempo, pueblo a pueblo, para adentrarse en una de las provincias más desconocidas.

Recorrer la provincia soriana supone encontrarse con pequeños tesoros en forma de pueblo. Esta ruta, por algunos de los más bonitos, rezuma historia y traslada al visitante hasta épocas celtíberas, romanas y medievales.

1 / 5
Calatañazor. Calatañazor

Foto: © iStock

1 / 5

Calatañazor

En lo alto de un cerro y rodeada por un castillo, se encuentra esta pequeña villa de origen medieval. Pasear por sus calles es como detener el tiempo en el siglo X, cuando Calatañazor alcanzó la fama en plena reconquista. Pues fue en este punto estratégico, que separaba la España cristiana de la musulmana, donde los sorianos en 1002 vencieron a caudillo al-Mansür bi-llah, más conocido como Almanzor. Una batalla que terminó haciendo que esta tierra pasase a formar parte de Castilla.

Su trazado, mantenido desde la Edad Media, consiste en una empinada calle empedrada que finaliza en la plaza mayor y en la parte principal del castillo. Mientras, a sus lados se desarrolla una pequeña localidad con casas construidas con madera de sabina, barro y adobe. En su interior se puede visitar la iglesia románica de Nuestra Señora del Castillo y la ermita de la Soledad. Y, en las afueras, el Espacio Natural del Sabinar de Calatañazor. Un inmenso bosque con árboles gigantescos que hacen alejarse a cualquiera de la realidad.

Berlanga de Duero

Foto: © iStock

2 / 5

Berlanga de Duero

Durante la Edad Media, Berlanga de Duero, jugó un importante papel como parte del sistema defensivo del Califato. Y es que, estaba situado en la famosa línea fronteriza del Duero que separaba la tierra cristiana de la musulmana. De ahí que tenga una de las fortalezas más imponentes de la provincia.

En sus calles se conserva, orgullosa, la arquitectura tradicional castellana que entremezcla las casas palaciegas con las casas de adobe típicas de la antigua barriada judía. Paseando por la villa se pueden ver la Excolegiata de Santa María del Mercado, la Ermita de Nuestra Señora de la Soledad y la Picota, símbolo de autonomía jurisdiccional.

Junto a ellas, otra de las visitas obligadas por ser un lugar de marcado interés cultural: la Ermita de San Baudelio, localizada a diez minutos  del centro del pueblo. Se trata de una ermita, de finales del siglo XI, que muchos la describen como la Capilla Sixtina del arte mozárabe. Aunque el exterior de este templo es de una sencillísima estructura, lo interesante está en su interior. Al entrar se olvida la austeridad de su arquitectura y se empieza a disfrutar de la historia que rezuman sus paredes, como la posibilidad de que en sus inicios fuera una mezquita y que con el paso del tiempo se cristianizase.

Burgo de Osma

Foto: © iStock

3 / 5

Burgo de Osma

Este pueblo fue en antaño una antigua ciudad episcopal, desde que San Pedro de Osma eligiera como sede catedralicia un monasterio ubicado junto a su río. Cuenta con uno de los recintos medievales mejor conservados de toda la provincia y ha sido declarada Conjunto Histórico-Artístico.

En el Burgo de Osma hay que visitar su plaza mayor, de estilo barroco del siglo XVIII, en donde se encuentra el antiguo Hospital de San Agustín y numerosas casas, de estilo castellano, cubiertas con soportales. Su catedral, de sorprendente monumentalidad, llama la atención por su estilo gótico clásico entremezclado con detalles barrocos. Igual que el Convento del Carmen, obra del siglo XVII que responde a los cánones arquitectónicos de la Orden del Carmelo. O la Universidad de Santa Catalina, actualmente convertida el hotel balneario Soria Termal.

Rello

Foto: © iStock

4 / 5

Rello

Se trata de uno de los pueblos más desconocidos y sorprendentes de la provincia soriana. Está localizado en medio de la naturaleza, en lo alto de un cerro rocoso que forma parte del Espacio Natural Protegido de los Altos de Barahona.

Rodeado por una muralla, de los siglos XII-XV, flanqueada con torres y almenas y una imponente puerta de entrada, en su interior guarda un conjunto medieval que fue declarado Bien de Interés Cultural en 2001. Sus calles, estrechas y empedradas, acogen una arquitectura muy bien cuidada de edificios señoriales hechos de piedra. La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, realizada a mediados del siglo XVII, la Ermita de las Angustias y la Torre Tiñón, una atalaya del siglo X que sirvió de vigilancia sobre río Duero para protegerles de los musulmanes, son algunos de los monumentos que se deben visitar si paseas entre sus calles.

Medinaceli

Foto: © iStock

5 / 5

Medinaceli

Al sur de la provincia de Soria, en el Valle del Jalón, se encuentra el que fuera un primitivo poblado celtibérico conquistado por los musulmanes, dándole el nombre de Medina Slim. A lo largo de su historia, celtas, romanos, cristianos y árabes pasaron por estas tierras dejando huellas en cada uno de sus rincones. De todas esas culturas quedan maravillosas reminiscencias que hacen de Medinaceli un municipio de gran valor cultural. Ejemplo de ello es su arco romano de triple arcada del siglo I d.C., cuya construcción es la única que se conserva en la península; la fortaleza de Medinaceli, ahora cementerio, que en su momento fue un alcázar árabe; la muralla, en la que se puede apreciar los restos de las diferentes murallas: romanas, árabes y cristiana; o, la Iglesia Colegiata de Medinaceli, de estilo renacentista y añadidos barrocos.

Calatañazor

Cinco pueblos para perderse por Soria

Compártelo