Misión ¿imposible?

Almería sin pisar la playa

Abandonando la orilla y comenzando a caminar hacia tierra firme hay toda una provincia esperando su oportunidad para exhibirse y sorprender.

Pero, ¿cómo? ¿es posible? ¿Se puede concebir Almería como un ente aislado de su litoral capitaneado por las evocadoras playas de Cabo de Gata? Es difícil, sí. Pero no imposible. Dicen los autóctonos que la provincia almeriense alberga todos los paisajes que uno puede imaginarse: urbano, playa, montaña, bosque y desierto. Y razón no les falta.

1 / 9
Almería Guerra Civil. Los refugios de la Guerra Civil

Foto: Turismo de Almería

1 / 9

Los refugios de la Guerra Civil

Se trata de uno de los atractivos turísticos más valiosos de la capital y, a pesar de ello, unos grandes desconocidos. Tanto es así que, incluso, algunos almerienses aún ignoran su existencia e importancia. En cambio, con casi 4’5 kilómetros de galerías subterráneas son los refugios antiaéreos más grandes de toda España y Europa y que sirvieron para salvar la vida de casi 40.000 personas durante los 52 bombardeos que sufrió Almería durante la Guerra Civil. A día de hoy, es un espacio musealizado que se puede conocer mediante visitas guiadas que recorren casi un kilómetro de estos túneles que discurren bajo las calles de la ciudad.

1620px-Sala Homenaje a John Lennon. Casa del Cine de Almería. La casa museo del cine

Foto: Wikimedia Commons

2 / 9

La casa museo del cine

También en la capital se puede visitar el conocido como Cortijo Romero. Un poco alejado del centro de la ciudad -donde reside la mayor parte de la vida cultural de la misma-, el edificio alberga, a día de hoy, la Casa Museo del Cine. Un lugar para conocer la importancia que tuvo Almería en la industria cinematográfica. La elección de este inmueble no es casual, pues sirvió de alojamiento a actores y actrices durante el rodaje de numerosas películas que se grabaron en el Desierto de Tabernas o en Cabo de Gata, durante los años 60 y 70 del pasado siglo XX.

Entre sus huéspedes se encontraban figuras como Brigitte Bardot o Clint Eastwood, pero fue el beatle John Lennon el encargado de darle una mayor fama al cortijo, ya que en el año 1966 se alojó en el mismo durante el rodaje de la película “Cómo gané la guerra”. Una estancia que, además, le resultó verdaderamente provechosa, pues allí acabó componiendo la famosa canción Strawberry Fields Forever. Y un pequeño tip para viajeros más curiosos: En el Paseo Marítimo de Almería, se encuentra el Hostal Delfín Verde. Fue allí donde Lennon se alojó durante los primeros días de su viaje y el lugar en el que comenzó a componer dicha canción.

iStock-468559708. La alcazaba y sus vistas

Foto: iStock

3 / 9

La alcazaba y sus vistas

Coronando la ciudad desde lo alto de su promontorio, la Alcazaba de Almería es un mirador excepcional que sirve, además, para comprender la extensión de la capital. Se trata de la fortaleza más grande construida por los árabes en España. Tras la toma de la ciudad por parte de los Reyes Católicos, en 1489, estos mandaron construir un castillo en su parte más occidental, por lo que el visitante puede distinguir claramente la diferencia entre los dos recintos musulmanes y el cristiano. Los fans de Juego de Tronos la reconocerán, además, por ser Sunspear, Dorne, en su sexta temporada. Y para hacer la experiencia más completa, nada como cenar en el Restaurante Almedina Baraka, a los pies de la Alcazaba, desde cuya terraza, al caer la noche, se puede obtener una inolvidable vista panorámica de la capital con fortaleza iluminada a unos pocos pasos.

iStock-858682076. El desierto de Tabernas

Foto: iStock

4 / 9

El desierto de Tabernas

Separar el paisaje desértico de Tabernas y el mundo del cine es una tarea inviable. En los ojos de todos están sus áridos parajes rojizos acompañando a personajes de numerosos Westerns. Porque el oeste cinematográfico, en realidad, está, más bien, al este de la Península Ibérica. Películas como la Trilogía del Dólar -formada por Por un puñado de dólares , La muerte tenía un precio y El bueno, el feo y el malo -, Lawrence de Arabia, Cleopatra o Conan El Bárbaro fueron rodadas en este lugar.

Herencia de todos aquellos filmes que se rodaron durante los años 60 y 70 son los decorados que aún se mantienen, como Mini Hollywood o Western Leone y que, a día de hoy, se pueden visitar, convertidos en parques temáticos. Actualmente, el interés cinematográfico por esta zona está viviendo un nuevo repunte que se traduce en el regreso del único desierto en Europa tipificado como tal a las grandes producciones, como territorio dothraki en la sexta temporada de Juego de Tronos o, más recientemente, en los exteriores del capítulo Black Museum, de la cuarta temporada de Black Mirror.

iStock-1150921657. Sierra de los Filabres

Foto: iStock

5 / 9

Sierra de los Filabres

No muy lejos del anterior, se abre paso la Sierra de los Filabres, el principal macizo montañoso de la provincia y que aparece como un verde refugio al borde del desierto.

Con un importante pasado minero y salpicado por tranquilos y encalados pueblos tan característicamente andaluces y moriscos, su abrupto paisaje se despliega bajo un nítido y tranquilo cielo que es seña de identidad de la comarca y que la convierte en el lugar perfecto para la práctica del astroturismo. De hecho, en la cima más alta de los Filabres, a 2.168 metros de altura, se encuentra el pico del Calar Alto, hogar del observatorio astronómico y mayor telescopio de toda la Europa continental.

La Geoda de Pulpí

6 / 9

La Geoda de Pulpí

Aunque fue descubierta accidentalmente hace veinte años, ha sido este 2019 cuando el nombre de la Geoda de Pulpí ha recibido la atención de casi todos los medios, ya que, desde el pasado 5 de agosto, es posible visitarla. Y no es para menos, tratándose de la geoda mineral más grande de Europa y la segunda del mundo. Con forma de embudo, ocupa una cavidad de 8 metros de largo, 1,8 de ancho y 1,7 de alto y hay que bajar hasta 60 metros de profundidad para poder ver en primera persona los transparentes cristales gigantes de yeso que la forman. Esta monumental joya se encuentra en la pequeña pedanía de Pilar de Jaravia, perteneciente a Pulpí, y para poder visitarla, primero, hay que hacer una reserva a través de su web. 

iStock-494509792. El Cortijo del Fraile

Foto: iStock

7 / 9

El Cortijo del Fraile

A pesar de su estado actual de abandono y ruinas, el Cortijo del Fraile fue escenario de una de las tragedias más conocidas del siglo XX: el Crimen de Níjar. Un suceso que, además, de estremecedor, fue fuente de inspiración para grandes autores de la época y que dio lugar a obras universales como Bodas de Sangre de Federico García Lorca o Puñal de Claveles de la almeriense Carmen de Burgos. A medio camino entre las pedanías nijareñas de Rodalquilar y Los Albaricoques -también de obligada visita ambas- y, a pesar de haber servido de tan interesantes inspiraciones, el asolado edificio sigue esperando que las administraciones se pongan manos a la obra para recuperar y poner en valor su importancia histórica y arquitectónica.

iStock-97485640. Mojácar

Foto: iStock

8 / 9

Mojácar y sus leyendas

Cuenta una singular leyenda muy extendida por territorio almeriense que este pueblito fue el lugar de nacimiento de uno de los hombres más célebres de nuestra época: Walt Disney, el hijo de una joven lavandera, que emigró desde Mojácar a Chicago. Cierto o no, tal fue el revuelo que se montó que el creador de Mickey Mouse envió a cuatro hombres hasta allí para buscar la partida de nacimiento de José Guirao Zamora o, lo que es lo mismo, Walt Disney. Nunca apareció.

Más allá de esta historia que por sí misma ya merecería ser narrada por la factoría Disney, el legado árabe de este pueblecito blanco encaramado en la montaña es evidente y sempiterno. Y sus irregulares calles plagadas de cuestas, incesantes. Tanto es así que ,incluso, existe un ascensor para poder acceder a la parte alta del pueblo. Una vez allí, en lo más alto, el Mirador de la Plaza Nueva ofrece unas extraordinarias vistas del mar y del paisaje desértico de la zona de Cabo de Gata.

De casas blancas, puertas y ventanas azules, su fuente mora de doce caños y sus siempre bien cuidados maceteros coloridos llenos de flores, Mojácar está incluido en la lista de los Pueblos más Bonitos de España. Un apellido bien merecido. Además, también son muy conocidas las estatuas en honor a las mojaqueras, ya que el vestido típico de las mujeres del lugar era muy característico, cubriendo su cabeza con pañuelos de alegres colores que caían hasta sus rodillas y sobre los que transportaban grandes cántaros de agua.

iStock-615825412. La Alpujarra almeriense

Foto: iStock

9 / 9

La Alpujarra almeriense

En la faldas de Sierra Nevada y siendo menos conocido que su hermana granadina, el territorio alpujarreño se extiende hasta la provincia almeriense, donde el paso del río Andarax marca la cultura y la orografía del lugar. Se trata del último refugio de los moriscos antes de ser expulsados, definitivamente, de la península y su legado está muy presente en los nombres de los pueblos de la zona: Alboloduy, Alcolea, Bayárcal o Canjáyar, entre otros. Pero también en su arquitectura, leyendas y, por supuesto, la gastronomía alpujarreña.

iStock-494509792

Almería sin pisar la playa

Compártelo