Hakuna Matata, viajero

Así es el parque natural de 'El Rey León'

Grandes manadas de animales y una geología caprichosa le dan vidilla al parque Hell's Gate en Kenia.

En 1994, Disney cautivaba una vez más al público estrenando El Rey León, con una animación impresionante para su época recreando la rica fauna de la sabana africana. Para hacer la película, sus creadores viajaron a Kenia para inspirarse en sus paisajes. De entre todos los encanto del país, el lugar escogido fue Hell’s Gate, un parque nacional a 90 kilómetros de Nairobi. Hoy, visitar el espacio que ha servido de inspiración para El Rey León no es un viaje a una reserva más, es hacerlo a uno de los parques más accesibles y fáciles de recorrer de todo el continente africano.

1 / 7
Hola, soy Simba y te voy a matar

Foto: D.R.

1 / 7

Sin monarca

En este vergel de fauna y naturaleza no viven grandes depredadores. Aquí los dueños del parque son los mamíferos herbívoros como las cebras, jirafas o antílopes que campan a sus anchas por los 68 kilómetros cuadrados que tiene esta reserva natural.

Foto: iStock

2 / 7

Pedaleando

En el Hell’s Gate es tan fácil pasear al lado de una manada de cebras como echar una carrera en bicicleta contra una jirafa. Y es que la opción de recorrer el parque en bici es una de las actividades más populares e inmersivas, además de ser todo un aliciente para el visitante.

A la luz de la luna

Foto: D. R.

3 / 7

Acampando como un rey

Su proximidad a la capital, Nairobi, hace que sea muy fácil visitar el Hell’s Gate en un viaje de ida y vuelta, aunque también existe la posibilidad de pasar la noche acampando dentro del parque para contemplar el cielo estrellado y entregarse a los brazos de Morfeo de igual forma que los animales que lo habitan.

Una fauna muy diversa

Foto: iStock

4 / 7

Una fauna muy diversa

A pesar de su relativamente reducido tamaño, esta reserva cuenta con una gran diversidad animal, donde además de los majestuosos mamíferos, también viven más de 100 especies de aves como águilas, buitres o flamencos.

Foto: iStock

5 / 7

La roca del rey

No solo de fauna vive el parque y es que las distintas formaciones rocosas que aquí se encuentran son el mejor reclamo para los amantes de la escalada y el montañismo. La geología es caprichosa y ha moldeado el parque para que existan formaciones como la Fischer’s Tower, una impresionante mole de roca de 75 metros que es posible escalar.

Foto: Shutterstock

6 / 7

Desfiladeros sin estampidas

Otros de los lugares más famosos de Hell's Gate son sus desfiladeros, tan protagonistas (snif, snif) en el famoso filme de Disney. El de Ol Njorowa es el más conocido y todo un reto para los senderistas. Una buena opción es contratar un guía masái y recorrer el desfiladero a través de riachuelos y paredes de roca que se sortean y se hollan hasta contemplar vistas espectaculares. 

Foto: iStock

7 / 7

Un baño caliente

El Hell’s Gate (Puerta del Infierno) no se llama así porque sí. La intensa actividad geotermal que encierra el parque ha dado el nombre al lugar y ofrece, además, la posibilidad de contemplar grandes columnas de vapor emergiendo de la tierra y hasta bañarse en alguna de sus piscinas calientes.

Rey león

Así es el parque natural de 'El Rey León'

Compártelo