Versión on line

Así ha sido del solsticio de invierno en Stonehenge

La esperada contemplación anual del efecto del sol en este monumento megalítico se ha podido seguir de manera virtual gracias a un equipo de cámaras.

La jornada solar más corta del año tiene lugar en torno al 21 de diciembre, se trata el solsticio de invierno. El sol se encuentra en su posición más alejada de la tierra, es el día en que su luz desaparece más pronto, anunciando la llegada de los días más largos. Uno de los lugares más mágicos del mundo para vivir este día único en el calendario es el sitio arqueológico de Stonehenge, en el condado de Wiltshire, Inglaterra. Todos los años, una multitud de personas se congregan alrededor de este monumento megalítico para dar la bienvenida a la estación invernal. Y en esta ocasión, a pesar de la pandemia provocada por el coronavirus, los asiduos de esta tradición también han tenido la oportunidad de hacerlo, aunque haya sido de manera virtual.

iStock-95748038

iStock-95748038

Tras años de estudios e investigaciones, todavía hoy no se ha podido establecer con seguridad el propósito de esta construcción que los arqueólogos suelen situar entre el Neolítico y la Edad de Bronce, esto es entre el 3.000 a.C y el 2.000 a.C. Es posible que fuera un lugar de observación astronómica, aunque también se han encontrado evidencias de enterramientos. Lo que sí está claro es que tiene una relación directa con los solsticios y su observación, pues en ambas fechas el recorrido del sol coincide con la orientación de los enormes bloques de piedra.

Este año English Heritage, la entidad encargada de la gestión del monumento, ha pedido a la gente que no acuda físicamente al lugar debido a la situación de emergencia médica. Aún así, el evento ha sido retransmitido en directo gracias a un equipo audiovisual desplazado a Stonehenge que ha permitido contemplar el solsticio como si se estuviera entre los muros de los propios monolitos. El atardecer del 20 de diciembre ha puesto el punto y final al día más corto del año. Ha comenzado entonces la noche más larga, y el nublado amanecer del día 21 ha inaugurado la primera jornada en la que los días empiezan a alargarse.

Con el cielo de Wiltshire solo moteado por pequeñas nubes, el atardecer del 20 de diciembre se pudo contemplar con total claridad. Los últimos rayos de sol se colaron entre los resquicios del crómlech de Stonehenge.

Esta ha sido una oportunidad única para muchas personas que nunca se han podido desplazar hasta Inglaterra para contemplar un fenómeno único en el mundo. Así, durante la tarde de ayer y esta mañana, las cámaras y los operadores de English Heritage han ofrecido al público las imágenes del sol alumbrando el misterioso monumento milenario, anunciando así la cercanía del fin del 2020.

En la mañana del 21 de diciembre, el día en que el sol ya se pondrá unos segundos más tarde, el monumento ha amanecido envuelto en una espesa niebla que, si bien ha reducido la visibilidad, le ha otorgado un halo todavía mayor de misterio al evento.

Artículo relacionado

Stonehenge

Vídeo Viajes NG

Vídeo: Los enigmas de Stonehenge

Compártelo