Austria prohíbe los viajes por turismo hasta el final del confinamiento

Las autoridades del país centroeuropeo han decidido aplicar esta medida hasta, al menos, el 13 de diciembre

El aumento de casos positivios por COVID ha obligado a las autoridades austriacas no solo a aplicar un confinamiento para su población, también un cierre de fronteras de facto para los viajeros que se trasladen hasta este país por motivos no esenciales. A efectos prácticos y viajeros, esto supone la prohibición de viajes de ocio y de negocio a cualquier punto del estado además de la implantación de una serie de normas que se harán efectivo una vez finalice este nuevo confinamiento, previsto hasta el 13 de diciembre. 

iStock-1051391304

Foto: iStock

iStock-1051391304

Hoy comienza a hacerse efectiva la medida que anunció la semana pasada el canciller austriaco Alexander Schallenberg que limita los movimientos de los ciudadanos austriacos a solo las actividades esenciales (compras básicas, trabajo y emergencias médicas, grosso modo), cerrando de este modo todo el ocio a lo largo y ancho del país. El aumento de casos positivos hasta más de 13.000 diarios (la media de la semana pasada), provocado por la baja tasa de vacunación del país -un tercio de la población aún no ha recibido ninguna dosis de la vacuna- ha impulsado esta nueva política que también afecta a los viajeros extranjeros. Y es que, aunque las fronteras del país están abiertas, solo se permitirán aquellos viajes que obedezcan a un motivo esencial y justificado, tal y como apunta la oficina de turismo de Austria en su página oficial. Dicha decisión tendrá como vigencia el 13 de diciembre, aunque no se descarta que se amplíe hasta que los casos se estabilicen y decrezcan.

2G a partir del 13 de diciembre

Este nuevo confinamiento no se trata de una iniciativa aislada. De hecho, Austria es el primer estado de la Unión Europea que obligará a su población a vacunarse con el fin de contar con toda la ciudadanía vacunada en el mes de febrero. Pero, más allá de las medidas internas, también ha decidido aplicar nuevas restricciones para los que deseen viajar al país a partir del final del confinamiento.

La primera, la validez de la vacuna, ya que solo permitirá el acceso a aquellos que hayan recibido la segunda dosis en un periodo no superior a los nueve meses, siendo un año el límite anterior. Asimismo, todos los vacunados con la monodosis de Janssen necesitarán una segunda dosis de refuerzo a partir del 3 de enero de 2022 para poder acceder a Austria.

La segunda, la aplicación severa de la regla 2G en Austria, una norma que solo permite disfrutar de la hostelería, de los mercados de navidad, de los establecimientos de ocio y de los culturales (incluyendo los eventos de más de 25 personas) a aquellas personas que presenten un certificado de vacunación completo válido o bien un certificado de recuperación de la enfermedad, invalidando los tests de diagnóstico previo como prueba válida para acceder a estos espacios. Solo los niños menores de 12 años no se ven afectados por esta nueva política, si bien en la ciudad de Viena el límite se reduce a los seis años.

Y la tercera y última medida, la obligación del uso de la mascarilla FFP-2 en el interior de comercios y museos.