En Viajes National Geographic

Las aventuras y escapadas para superar septiembre

Las montañas Dolomitas, en los Alpes italianos, protagonizan la portada de una revista con propuestas para aprovechar el final del verano.

A finales de agosto estará ya a la venta la nueva revista Viajes National Geographic. Con las montañas Dolomitas en portada el número propone también viajar a otros cinco grandes destinos: Mallorca con la sierra de Tramuntana y sus playas, la luminosa Copenhague, el valle del Mosela (en Alemania), el Perú inca (ruta de Cuzco a Machu Picchu) y los vestigios griegos de la costa de Turquía. Y por si fuera poco, escapadas a la comarca de la Ribera del Duero y a la ciudad francesa de Poitiers, un enclave entre medieval con vocación futurista.

 

1 /8
iStock-960861338. Mallorca

istock

1 / 8

Mallorca

Septiembre y octubre son meses perfectos para descubrir la mayor de las Baleares. Como dice Marga Font, la autora del reportaje, en esa época "La isla reverdece con la lluvia y se libera de los tópicos de sol y playa, mostrando por fin su cara auténtica". La rutina disuelve el empalagoso verano, el calor ya no es un inconveniente y hay muchos menos visitantes. Llega el tiempo de caminar por senderos de montaña, andar por playas desiertas, recorrer los pueblos con calma, sentarse en una terraza y mantener una conversación con alguna persona residente. Mallorca enamora entonces con sus reservas naturales junto a la costa, con los pueblos y sendas de la sierra de la Tramuntana y con su siempre fascinante capital, Palma.

iStock-469241836. Copenhague

istock

2 / 8

Copenhague

La capital danesa desborda colorido y animación durante los meses más cálidos, un ambiente que se prolonga a lo largo de septiembre. Paseando por Stroget, su larga calle peatonal, hasta el puerto de Nyhavn, el visitante descubrirá el carácter abierto de una ciudad que conjuga a la perfección la conservación de un patrimonio histórico exuberante con la clásica modernidad que impacta en las capitales nórdicas. Ahí está la Radhusspladsen o plaza del Ayuntamiento, con el edificio de ladrillo rojo del consistorio y la estatua de Hans Christian Andersen en una esquina. O la escultura de La sirenita, el personaje de cuento que ahora se sienta modestamente frente al paseo marítimo. Los jardines de Tívoli con su parque de atracciones del siglo XIX y el distrito de Christiania son otros dos espacios que contrastan y despuntan en esta cautivadora ciudad.

 

iStock-520977713. Valle del Mosela

istock

3 / 8

Valle del Mosela

Entre Coblenza y Tréveris, el río Mosela fluye por un territorio que parece un jardín de viñas y bosquecillos, jalonado en las orillas por ciudades medievales que se miran en sus aguas y castillos que parecen salidos de un cuento. El oeste de Alemania tiene en este afluente del Rin uno de sus enclaves más encantadores. Un destino fácil de recorrer en coche, en bicicleta o a bordo de alguno de los barcos que lo surcan en verano. Además de las ciudades de inicio y final, este viaje tiene otros enclaves esenciales: el castillo de Eltz, la ciudad de Cochem, el pueblo de Beilstein y sus casas con fachada de entramado a la vista, o la localidad de Bernskastel-Kues, asentada en un meandro del Mosela.

 

iStock-584589490. Montañas Dolomitas

istock

4 / 8

Montañas Dolomitas

Las Tres Cimas de Lavaredo, la Marmolada o el Grupo Sella son algunos de los macizos más emblemáticos de las Montañas Dolomitas, en los Alpes italianos. Esta región situada en el nordeste de Italia, por encima de Venecia y Milán, es un escenario magnífico para disfrutar del senderismo, la escalada y las vías ferratas, una modalidad que permite atreverse a trepar por paredes que se ajusten al nivel técnico y físico de cada uno.

La bella ciudad de Trento es el punto de inicio de esta ruta por un territorio de grandes macizos, valles verdes, pueblos de aire austriaco y cumbres con pinceladas de nieve. Las localidades de Bolzano, Madonna di Campiglio, Bressanone y Cortina d’Ampezzo son coquetas islas en medio de este océano de montes deslumbrantes.

 

iStock-637116072. Perú inca

istock

5 / 8

Perú inca

Machu Picchu, la ciudad inca perdida, es el gran objetivo del viaje que desde Cuzco descubre los enclaves más sorprendentes de aquella civilización en el Perú andino.

La ciudad de Cuzco es el punto de partida... de todo, del viaje al pasado y del recorrido actual. Bajo el trazado colonial y las iglesias y monasterios barrocos yace la antigua capital inca y sus santuarios al Sol y a la Luna. Perderse por su mercado y sus calles permite entender el sincretismo cultural que colorea esta región de Perú. 

La forma de llegar hasta Machu Picchu es primero en coche, taxi o transporte público y, después en tren, en una ruta que conecta Ollantaytambo con Aguas Calientes, la población más cercana a la ciudadela inca. A lo largo de este itinerario, hay varias paradas indispensables y realizables en un día, puesto que todos los pueblos están relativamente cerca. Chinchero por ejemplo, una ciudad de tradición textil, o Maras y sus minas de sal, el curioso anfiteatro/ huerto inca de Moray, o Pisac, donde se encuentran los restos de un observatorio astronómico incaico.

iStock-1301066601. La costa del Egeo turca

istock

6 / 8

La costa del Egeo turca

Entre los numerosos destinos atractivos de Turquía, la costa del Egeo destaca por sus impresionantes vestigios griegos, antiguas ciudades y templos que aún se ven magníficos a pesar de los siglos transcurridos desde que fueron abandonados. Nuestro viaje visita Pérgamo, Éfeso y Mileto, en la desembocadura del río Meandro. También hay tiempo para disfrutar de extraordinarias playas y poblaciones como Priene, bañada por un mar de aguas turquesas. El final del viaje será Pamukkale, las piscinas escalonadas de travertino junto a las ruinas de Hierápolis, especialmente atractivas al amanecer o al atardecer.

 

 

iStock-1334882497. Ribera del Duero

istock

7 / 8

Ribera del Duero

Las riberas del Duero son muy extensas y generosas en tierras fértiles y en patrimonio monumental. Es una comarca vinícola jalonada por abadías medievales y ciudades con núcleos que son auténticos museos a cielo abierto, como Peñafiel o el monasterio de Santa María de Valbuena, un tesoro cisterciense muy próximo a algunas de las bodegas más famosas de España.

iStock-512272925. Poitiers

istock

8 / 8

Poitiers

La duquesa Leonor de Aquitania convirtió esta ciudad en una de las más sofisticadas de la Europa medieval. La memoria de la que fue reina consorte de Francia y de Inglaterra en el siglo XII está presente en toda la región y especialmente en el palacio de los Condes de Poitou, donde acogía veladas con trovadores y filósofos de su época. La iglesia románica de Notre-Dame es una visita ineludible que contrasta con Futuroscope, un parque de atracciones de aspecto futurista y centrado en la ciencia espacial. La escapada a Poitiers se puede completar con la visita a algunos enclaves de sus alrededores, como Chauvigny, un pueblo con cinco castillos.

iStock-1301066601