Las otras Provenzas

Brihuega no es única: ruta por los campos de lavanda de España

Julio es el mejor mes para contemplar la floración de la lavanda. Y no hace falta ir a Francia para disfrutar del espectáculo.

Un tapiz de color violeta se extiende en ordenadas ringleras mientras al fondo se distingue un pueblo que no tiene nada que ver con la Provenza. Esto es Brihuega, Tiedra, Toledo, Olite, Moratalla o Santa Eulàlia de Ronçana. Aquí mismo, a la puerta de casa, hay casi una decena de enclaves donde disfrutar de los campos de lavanda en pleno apogeo sin necesidad de cruzar la frontera.

Aromática y vistosa, la flor de la lavanda o espliego es apreciada desde antiguo por sus propiedades curativas, desde cicatrizar heridas hasta el alivio del insomnio y las migrañas. Pero, por muy bonitos que sean los saquitos, jabones y tarritos con esencia, nada iguala el espectáculo de contemplar un campo de lavanda en flor. La buena noticia es que no es necesario viajar hasta la Provenza francesa para admirar esos mares color violeta que ondean cuando sopla el viento.

Artículo relacionado

iStock-1327714594

Oro violeta

Provenza en flor: el paraíso de la lavanda

iStock-926498156

Campos de lavanda en Brihuega. Foto: iStock

shutterstock 1146080996

Brihuega (Guadalajara)

La zona de lavanda más conocida de España es Brihuega, en la provincia de Guadalajara. La noche del 16 de julio celebra su IX Festival de la Lavanda, después de dos años sin realizarse. Pasear por los campos es una actividad libre pero resulta mucho más interesante apuntarse a algunas de las rutas guiadas que salen los viernes, sábados y domingos, de 19 a 20.30h, del mes de julio (precio: 3 euros).

Además de describir los diversos usos de la flor (perfumes, aromas, cremas, esencias, miel...), los guías explican que la variedad que se cultiva es el lavandín (Lavandula híbrida), un híbrido de lavanda (Lavanda angustifolia) y espliego (Lavanda latifolia) que produce unas espigas más largas y de un violeta intenso. En la Península Ibérica crecen hasta ocho especies del género lavandula, y solo se cultivan cuatro.

El Romeral (Toledo)

Hay otro lugar castellanomanchego donde ver campos de espliego: El Romeral, en la provincia de Toledo. Allí la plantación Lavanda en Flor organiza rutas guiadas de 1h30min que incluyen la visita de un molino y la posibilidad de probar o comprar la miel de lavanda que se elabora en la misma finca. Incluso se ofrecen paseos nocturnos para ver las estrellas desde los campos.

Campo de lavanda en Tiedra, Valladolid. Foto: Getty Images

Tiedra (Valladolid)

Castilla y León también tiene sus propios campos de lavanda: uno en San Felices (Soria) y otro en Tiedra (Valladolid). Este último cuenta con un centro de interpretación junto a la destilería que permite descubrir a fondo todo lo referente al cultivo y los usos de esta planta desde su introducción en 2006. Se organizan charlas, demostraciones, talleres de elaboración de jabones y, claro, rutas por los campos.

Olite (Navarra)

El palacio medieval de Olite, en Navarra, no solo se asoma a viñedos sino también a campos de girasoles y de lavanda, aunque para ver estos últimos haya que alejarse unos kilómetros. Se trata de la plantación de Queen Country, una empresa familiar que, entre otros cultivos, produce espliego para la elaboración de esencias naturales.

Detalle de la recogida de la lavanda en Olite. Foto: iStock

El Pobo (Teruel)

Al llegar el mes de julio, la sierra de El Pobo (Teruel) se tiñe del violeta del espliego. A 1400 m de altitud, el color de las flores es más intenso y el contraste con los montes del entorno, más chocante. La plantación pertenece a la Fundación Térvalis y forma parte de uno de sus proyectos para la creación de empleo de sectores en riesgo de exclusión.

Can Rosselló, el campo de lavanda casi urbano de Lleida. Foto: Can Rosselló

Lleida

A pocos pasos del centro de la capital del Segre, la ciudad de Lleida, se extienden hileras de matas de espliego que aportan color a la panorámica urbanizada. Aromes de Can Rosselló invita a adentrarse en este mundo de aromas a través de visitas guiadas y también de noches gastronómicas.

Santa Eulàlia de Ronçana (Barcelona)

El Parc de les Olors, en Santa Eulàlia de Ronçana (Barcelona), destaca por su labor educativa acerca de las plantas aromáticas y medicinales como el espliego. En cooperación con otros centros de Cataluña y Baleares, realizan visitas y cursos a particulares y a escuelas.

Moratalla, un destino repleto de campos de lavanda. Foto: Shutterstock

Moratalla (Murcia)

El municipio de Moratalla (Murcia) es uno de los enclaves más meridionales de España donde se cultiva lo que los franceses llaman pomposamente "oro azul". Los campos se extienden en las pedanías del Campo de San Juan y de Béjar.