Castillos de Irlanda que te embrujarán

Irlanda es tierra de leyendas en la que los castillos lo dominan todo. Desde torres en ruinas hasta preciosos castillos medievales reconvertidos en casas solariegas. ¡Nos vamos de ruta por los castillos de Irlanda!

1 / 10

Foto: AgeFotostock

1 / 10

Castillo de Dunluce

En ruinas, este castillo se ubica al borde de un acantilado en la localidad de Bushmills, en el condado de Antrim. Fue construido por el segundo Conde del Ulster, Richard Òg de Burgh, en el siglo XIII y tras él pasó por las manos de varios propietarios entre los que estuvieron el clan MacDonnell de Antrim. Este castillo aparece en la serie de Juego de Tronos como el castillo de los Greyjoy en Pyke, en las Islas del Hierro. Su acceso se hace a través de un puente que une el pináculo de basalto en el que se encuentra a tierra firme.

Foto: Andrew Parnell / Wikicommons

2 / 10

Castillo de Trim

El mayor complejo de arquitectura normanda en Europa es este castillo del siglo XII. Construido por Hugh de Lacy y su hijo Walter a orillas del río Boyne en la localidad de Trim, lo más llamativo de él es su torre, el edificio principal de tres plantas. Esta torre está construida en forma cruciforme, de tal manera que un cuadrado parece superponerse a una cruz, lo que le da hasta 20 ángulos distintos. El Castillo de Trim fue uno de los escenarios de la película Braveheart.

Foto: Rafesmar / Wikicommons

3 / 10

Castillo de Malahide

El Castillo de Malahide es el castillo medieval más antiguo de Irlanda. En muy buen estado de conservación, las partes más antiguas datan del siglo XII, aunque la mayor parte se construyó en el siglo XIV. Este castillo ha pertenecido a la familia Talbot desde el siglo XII hasta 1976, cuando Rose Talbot lo vendió consejo del Condado de Dublín como pago de los impuesto de sucesión. Actualmente, acoge un museo ferroviario y una colección de muebles del siglo XVIII.

Foto: Age Fotostock

4 / 10

Castillo de Dromoland

Reconvertido en hotel de lujo, el Castillo de Dromoland se ubica en Newmarket-on-Fergus y los primeros datos de este castillo datan del XV cuando se registra una casa torre a nombre del hijo de Shane Mac Anerheny. Hogar de ocho generaciones de los O'Brien, la construcción actual es de 1835, ideado por Edward O'Brien. Fue el estadounidense Bernard P. McDonough quien lo convirtió en hotel en 1962.

Foto: Tpower / Wikicommons

5 / 10

Castillo de Birr

En el condado de Offaly, en Birr, este castillo nació como fortaleza medieval en el siglo XI. Desde el siglo XIV hasta el XVII perteneció a la familia O'Carroll y en 1620 pasó a manos de Sir Laurence Parsons quien le dio parte del aspecto que tiene hoy, ya que el gótico que se ve en su construcción data del siglo XIX. Este castillo pertenece al séptimo Conde de Rosse por lo que las áreas residenciales no están abiertas al público. Sí lo están los jardines y su gran telescopio astronómico de 1845.

Foto: Carogonmu / Wikicommons

6 / 10

Castillo de Dunguaire

Del siglo XVI y ubicado en la parte sur de la bahía de Galway su nombre deriva del “Dun” -fortaleza medieval- del rey Guaire, el legendario rey de Connacht, quien se cree que levantó una torre defensiva en este lugar en el siglo VII. Sobre ella, el clan Hynes construyó este castillo en el siglo XVI. Fue restaurado a mediados del siglo XX y hoy está abierto al público.

Foto: Age Fotostock

7 / 10

Castillo de Lismore

Reconstruido en estilo gótico en el siglo XIX, nació como abadía en el siglo VII. Tras ser un importante centro monástico, en el siglo XII Juan de Inglaterra construyó un castellum y los Condes de Cork y Burlington lo fortificaron en siglos posteriores. Actualmente es propiedad de los duques de Devonshire y solo se puede visitar sus jardines.

Foto: Age Fotostock

8 / 10

Castillo de Blarney

En la localidad de Blarney, cerca de Cork, este castillo del siglo XIII fue levantado sobre una construcción de madera del siglo X. Parcialmente derruido, actualmente se puede ver su torre de 38 metros de altura y la "piedra de la elocuencia" o "piedra de Blarney". Esta piedra, se dice que es un fragmento de la Piedra de Scone, obsequio de Robert I de Escocia a Irlanda en agradecimiento de su colaboración en la Batalla de Bannockburn, en la Guerras de la Independencia de Escocia contra Inglaterra en el siglo XIV. Según cuenta la leyenda, quien besa la piedra adquiere el poder de la palabra.

Foto: AP Images

9 / 10

Castillo de Kilkenny

Levantado sobre una torre normanda del siglo XII en un promontorio a orillas del río Nore, este castillo perteneció a la familia Butler, condes de Ormond, desde el siglo XIV hasta 1936, cuando pasó a manos estatales. Actualmente, se puede visitar y en su interior acoge la una colección de la Galería de Arte Nacional de la República de Irlanda.

Foto: Age Fotostock

10 / 10

Castillo del Rey Juan

En Limerick, el Castillo del Rey Juan es una espectacular fortificación de 800 años de antigüedad, construida sobre un bastión vikingo. Ubicado a orillas del río Shannon, en la Isla del Rey, es uno de los castillos mejor conservados de Irlanda del permanecen sus muros exteriores y las torres fortificadas. En su interior, los visitantes puedes ver dramatizaciones y exposiciones de la historia del castillo así como el asedio de Limerick de 1690.

Castillo de Blarney

Castillos de Irlanda que te embrujarán

La Irlanda celta se caracterizó por una sociedad basada en un sistema de clanes, sistema que llegó hasta la Edad Media. La rivalidad entre los mismos hizo necesaria la creación de sistemas de defensa del territorio, es decir, castillos y torres fortificadas. Esta es la principal razón por la que Irlanda posee tantos, algunos en ruinas y otros en perfecto estado. Y es que no hay siglo en el que no se haya construido alguna de estas edificaciones, dejando atrás incluso la Edad Media, y llegando al siglo XIX cuando estos castillos eran en realidad lujosas mansiones en las que habitaban los nobles.

Tal es la cantidad que en una ruta por Irlanda se hace raro no encontrarse con un castillo. Algunos de ellos se han reconvertido en hoteles, otros son las casas de campo de sus dueños y otros están en ruinas, haciendo aún más encantador si cabe el lugar que los rodea. En un territorio mágico donde habita el leprechaun (duendes con bolsas de monedas de oro), el visitante se siente embrujado en todos y cada uno de estos castillos que os proponemos. Y es que si por algo se caracteriza Irlanda, además de por su Guinnes y la celebración de San Patricio, es por estos castillos.

Artículo relacionado

The Crown Liquor Saloon

Gastronomía

5 pubs irlandeses esenciales (en Irlanda)

Compártelo