Soria fortificada

El colosal castillo califal que todos temían en la Edad Media

El imponente bastión asombra por su tamaño y por las vistas de 360 grados que se ven desde él.

Los vestigios del imponente bastión de Gormaz se pueden recorrer libremente para impregnarse de su historia y asomarse a las vistas de 360 grados que regala sobre las tierras sorianas por las que discurre el río Duero.

shutterstock
Shutterstock

A una decena de kilómetros de la antaño ciudad episcopal El Burgo de Osma se halla el encantador pueblo de Gormaz, famoso por su castillo, un monumento colosal por su tamaño, su altiva ubicación, el grosor de los muros y una historia espectacular. La carretera que sale de Gormaz y se acerca al bastión, pasando antes por la ermita medieval de San Miguel, deja ver en lo alto de un cerro la descomunal fortaleza que se extiende de punta a punta sobre la loma.

Seguir viajando

En su época de esplendor en la edad Media ostentó el reconocimiento de ser la mayor fortaleza construida en Europa. Entonces el bastión tenía 1,2 kilómetros de muralla protegida con 28 torres desde las que se defendía la frontera de este territorio al norte del río Duero. Se conservan vestigios de 446 metros de longitud y 60 cm de grosor del lienzo amurallado y una decena de estos torreones.

El castillo se remonta al siglo X cuando fue construido por orden de al-Haquem II, que fue el segundo califa omeya de Córdoba desde el año 961 hasta su muerte en 976. Entonces este territorio era el escenario de cruentas batallas fronterizas entre moros y cristianos, pero también un rincón de belleza natural y riqueza patrimonial, con desfiladeros, colegiatas e iglesias dispersas y aldeas que desaparecieron o fueron crecido, según haya sido su suerte. A lo largo de la vida del castillo este fue morada de personajes que han pasado a la historia como el general omeya Gali, Almanzor o el Cid Campeador.

Seguir viajando

La entrada de la fortaleza cuenta con un panel informativo que relata la historia del monumento y recomienda una visita de cerca de una hora por los puntos principales. Entre estos se conservan un aljibe abovedado, atalayas y un paso de ronda que comunica los siete torreones que mantienen en pie.