¡Que vivan las formas!

Copenhague para apasionados de la arquitectura

Un recorrido por la capital danesa entre edificios brutalistas, urbanismo sostenible y museos espectaculares.

Sin duda los palacios barrocos, teatros historicistas y los tantos edificios históricos que hacen de Copenhague una de las ciudades con más encanto de Europa son una parada obligada cuando se pasea por sus canales. Pero también lo son los cada vez más numerosos ejemplares de arquitectura contemporánea que rompen con los cánones y generan una postal donde las alturas, el acero y las formas imposibles dominan la vista. Intentar verlo todo resultará algo complicado, pero he aquí un pequeño compendio de los edificios que todo friki de la arquitectura no debería perderse en una escapada a la capital danesa y sus alrededores.

1 / 12
Opera Danesa. La pareja perfecta del canal

Foto: Eleonora Costi - Visit Copenhagen

1 / 12

La pareja perfecta del canal

Omnipresentes y majestuosos, el paseo por el Canal tiene dos protagonistas absolutos: la Real Ópera Danesa y la Biblioteca Real Danesa. Separados por cuatro kilómetros, son estos dos edificios gigantes que custodian la ciudad, dos emblemas cuando se habla de Copenhague y, por supuesto, dos joyas que todo amante de la arquitectura debe admirar nada más llegar a la ciudad. Mejor en barco, claro.

En la primera (Ekvipagemestervej 10), la música suena desde el 2005. Fruto de una donación de la Fundación A.P. Møller al pueblo danés, sobrecoge con sus 41.000 metros cuadrados, su gran foyer vidriado y su imponente techo metálico en voladizo directamente enfrentado al Castillo Amalienborg (residencia de la familia real). Por su parte, la Biblioteca Real Danesa, más conocida como El Diamante Negro (Søren Kierkegaards Plads 1), llegó a la ciudad en 1999 como una extensión azabache y trapezoidal de la ya existente biblioteca de la mano de  los arquitectos Schmidt, Hammer & Lassen. Sus facetas negras, sostenidas por vigas de hierro, reflejan el agua, el cielo y, por supuesto, juegan con las tonalidades según la luz del día; ofreciendo una estampa que siempre es recomendable completar adentrándose en el atrio que conecta ambos edificios para disfrutar de la impresionante pintura de 200 metros cuadrados de Per Kirkeby que adorna el techo.

Blos Copenhagen. La ciudad en una caja

Foto: Wonderful Copenhagen - Visit Copenhagen

2 / 12

La ciudad en una caja

Junto al Diamante Negro espera BLOX, el edificio donde hace unos años se mudó el Centro de Arquitectura Danés. Ejemplo fiel de la planificación urbana sostenible y la integración del edificio en la vida cotidiana general por la que apuesta Copenhague con cada creación reciente, BLOX (Bryghuspladsen 10) no solo es un juego de cubos que se erige hacia el cielo con sinuosas formas, es una estructura que en sí misma nace albergando una plaza pública, espacios para deporte y hasta un puente para bicicletas.

Diseñada por la firma de arquitectos OMA, el edificio nació de la inspiración de meter la ciudad en un solo espacio, en “una caja”. De ahí su diseño y su variedad de usos, pues junto a espacios de exposición, un restaurante o una coqueta cafetería, esperan oficinas, una librería y un gimnasio que cabalgan sobre la calzada creando conexiones públicas tanto hacia arriba como abajo.

Copenhill. Una incineradora en la que esquiar

Foto: iStock

3 / 12

Una incineradora en la que esquiar

Lleva dos años en funcionamiento aproximadamente, pero CopenHill (Vindmøllevej 6) quizá aún sea un gran desconocido. Craso error ir a la ciudad y no subir la colina artificial de esta pista de esquí futurista y sin nieve ubicada en una planta de gestión de residuos. Solo podía llevar la firma del estudio BIG esta loca creación. Basándose en el concepto de sostenibilidad hedonística, el estudio de Bjarke Ingels apostó por darle a la ciudad de Copenhague una nueva loma en la que pasárselo bien aprovechando los 80 metros de altura del centro de residuos. Así, como si de una alfombra se tratase, 450 metros en descenso se han convertido en una colina verde donde, en vez de nieve, se esquía sobre un césped preparado para la ocasión.

Sin duda subir a pie disfrutando de la bella fachada de ladrillos de aluminio, por un lado, y de los remontes incluidos para que los visitantes puedan subir hasta la cima con sus esquíes, merecerá la dura caminata de ascensión hasta la cima; donde, además de anillos de humo, espera una cafetería en la que disfrutar de unas magníficas vistas de Copenhague y, con suerte, de la vecina Malmö.

Ørestad: el barrio futurista

Foto: Thomas Høyrup Christensen - Visit Copenhage

4 / 12

Ørestad: el barrio futurista

Si hay un barrio en mayúsculas en el que es obligatorio perderse si se es amante de la arquitectura es este. Fue a finales de los noventa cuando comenzaron las construcciones en este sector de la isla de Amager, por entonces prácticamente vacío. Sin duda la llegada de VM Mountain de Bjarke Ingels (BIG), JDS y Plot, supuso el inicio del cambio visceral del hoy barrio más moderno de la capital danesa. Por supuesto será VM Mountain una de las paradas obligatorias en Ørestad, con sus 80 unidades residenciales, todas con terrazas y exuberantes jardines en la azotea que sobresalen de la base de un edificio cuya parte inferior es un aparcamiento con paredes de 16 metros dramáticamente coloreadas y un ascensor residencial que se mueve oblicuamente a lo largo de la pared interior del edificio. No es de extrañar que fuese galardonado como el mejor edificio residencial del mundo en la Feria Mundial de Arquitectura.

Pero hay mucho más en este barrio de diseño estrecho y alargado, véase la Residencia Universitaria Tietgen (Rued Langgaards Vej 10-18), un edificio circular con intersecciones verticales y un patio interior comunitario inspirado en las casas redondas de la etnia Hakka de China; la Casa de Conciertos proyectada por el francés Jean Nouvel; las dos torres inclinadas del hotel más grande de Escandinavia, el Bella Sky; o el edificio 8-tallet (la casa ocho) que, como su nombre indica, tiene forma de ocho y es obra de BIG. Lleno de sorpresas, para quien quiera conocer más en profundidad las joyas de Ørestad, la guía Mira Margaritha Cordsen ofrece visitas guiadas por la arquitectura del barrio.

Nordhavn: lo último de lo último

Foto: iStock

5 / 12

Nordhavn: lo último de lo último

Las novedades arquitectónicas hierven en esta antigua zona portuaria industrial que poco a poco se va reconvirtiendo en un barrio con un concepto muy interesante: “el de la ciudad de los cinco minutos”. Y es que aquí se pretende crear una ciudad donde no falte de nada y sin necesidad de transporte (y por ende, contaminación). Rendirse a un paseo por Nordhavn supone perderse entre el ballet de obras y grúas que van dando lugar a las nuevas creaciones, pero también descubrir algunas joyas ya terminadas como El Silo (Fortkaj 30).

Como su nombre bien indica, es un antiguo silo de granos reconvertido por COBE en un edificio residencial de estética brutalista. Acero crudo y las estructuras originales de hormigón se funden en este conjunto de casas de niveles y alturas diferentes que, como si de un rompecabezas se tratase, invita a recorrerlo en todos sus puntos de vista. Otra parada obligatoria en la zona son las Torres de Portland (Gotemburgo Plads), también antiguos silos que en su día sirvieron para almacenar cemento y que desde 2014 albergan oficinas bajo un diseño ultramoderno que demuestra cómo pasado y presente pueden convivir a la perfección.

Ordrupgaard . Un museo de Zaha Hadid

Foto: Roland Halbe - Visit Copenhage

6 / 12

Un museo de Zaha Hadid

Merece subir al norte de la ciudad, ya cerca de Dyrehaven, para dejarse sorprender por la ampliación que Zaha Hadid llevó a cabo en el Museo Ordrupgaard (Vilvordevej 110, 2920 Charlottenlund). Construido en 1918 como casa de campo y lugar de exposición para la notable colección de pinturas impresionistas y fauvistas francesas y danesas que poseía el magnate Wilhelm Hansen, este edificio señorial pasó a ser museo público en 1953 y en 2005 se llevó a cabo una ampliación con la clara impronta de la arquitecta anglo-iraquí.

Junto a Patrick Schumacher llegó al museo un juego de armonías que permite a los visitantes un recorrido no fragmentado entre la construcción, las colecciones y los jardines. Descodificando el terreno circundante, la ampliación es una sofisticada y moldeada figura que casi “cuelga” en el terreno ondulado con fachada de cristal y una piel de hormigón negro. Además, el museo cuenta también con la casa de Finn Juhl, arquitecto y diseñador danés especialmente conocido por sus muebles en la década de 1940. Construida en 1942, sus puertas se abrieron al público en 2008.

Radisson Collection Royal. El mejor secreto de Arne Jacobsen

Foto: Shutterstock

7 / 12

El mejor secreto de Arne Jacobsen

Famoso es sin duda el (hoy) hotel Radisson Collection Royal que ocupa el edificio que el gran arquitecto y diseñador danés crease para la aerolínea SAS en 1960. Pero aunque el primer rascacielos de Copenhague siga enamorando a todo nostálgico de la arquitectura, existe un secreto fuera de la ciudad que también lleva la impronta de Jacobsen: se trata nada menos que de una gasolinera.

Construida en Skovshoved, en la carretera de la costa cerca de Copenhague, corría el año 37 cuando llegó este prototipo para la cadena Texaco. Una caja de hormigón, impecablemente forrada de piezas cerámicas blancas y con una marquesina sujeta con una única columna central, esta joya aun en funcionamiento es uno de los mejores bocetos de la forma de entender del arquitecto.

Cirkelbroen. ¿Un puente o un barco?

Foto: iStock

8 / 12

¿Un puente o un barco?

Enfrente del Diamante Negro se erige un curioso puente cuyo diseño no tiene nada de fortuito: cinco mástiles y la silueta de un barco devuelven la mirada. Conocido como el puente circular por la conjunción de plataformas con las que el galardonado danés-isleño Olafur Eliasson unía el pasado 2015 Christiansbro y Appelbys Plads, este homenaje a la historia naviera de Copenhague es una parada que merece ser vista desde todos los ángulos y, por supuesto, cruzarlo. Porque al llegar allí uno se dará cuenta de que Cirkelbroen no es recto. ¿El motivo? Animar a bicicletas y peatones a reducir su velocidad y tomar un pequeño descanso en los diferentes círculos para disfrutar de las vistas de la ciudad.

El Museo Louisiana, epicentro del arte moderno

Foto: Ty Stange - Visit Copenhagen

9 / 12

El Museo Louisiana, epicentro del arte moderno

Seguro que poca presentación requiere el Museo Louisiana de Jørgen Bo y Vilhelm Wohlert. Inaugurado en 1958, esta obra maestra de la arquitectura moderna es el ejemplo perfecto de la interrelación entre la edificación y su entorno, entre la forma y el mensaje. En la que en su momento fuese solo una mansión erigida a mediados del siglo XIX en Humlebæk, a unos 40 km de Copenhague, al norte de la isla de Zelanda, pasó a convertirse en el icono que es hoy en día en la década de los cincuenta.

Descomponiendo el edificio compacto al borde del acantilado que había propuesto la propiedad, los arquitectos proyectaron una amalgama expositiva de pabellones interconectados, abiertos al paisaje y adaptados en todo momento al entorno que se han ido ampliando con el paso de los años entre cerramientos acristalados, maderas y cierta estética japonesa. Por supuesto, sobra decir que la visita al museo es obligatoria, donde esperan obras de arte colocadas en lugares estratégicos para que éstas también estén en directo contacto con la naturaleza.

Nykredit: un banco “en el que colarse”

Foto: iStock

10 / 12

Nykredit: un banco “en el que colarse”

No literalmente, claro, pero es posible meterse debajo del edificio bautizado como The Crystal (1562 København), cuarteles del banco Nykredit. Diseñado por Schmidt Hammer Lassen, esta mole de formas transparentes, geométricas y acristaladas descansa solo en un punto y una sola línea, invitando a hacerlo ligero, a flotar sobre la plaza en que se ubica. A medio camino entre la ciudad y el puerto, prácticamente al lado del Diamante Negro y el BLOX, no hay nada como situase en la esquina de Puggardsgade y Hambrosgade para sorprenderse con el pasaje que surge bajo el edificio.

Las torres Axel: reflejo perfecto del uso mixto

Foto: Christoffer Sandager - visit Copenhagen

11 / 12

Las torres Axel: reflejo perfecto del uso mixto

Hay una tendencia general mundial en la arquitectura de la necesidad de combinar los usos dedicados a los edificios y de reducir, por ende, el tener que desplazarse para contar con diferentes servicios del día a día. Pues bien, un ejemplo perfecto de ello son las torres Axel (Axeltorv 2), diseñadas por la talentosa Lene Tranberg de la galardonada firma de arquitectos danesa Lundgaard & Tranberg Arkitekter. Este conjunto de cinco torres alberga -y sin molestar- en un mismo espacio vida y trabajo. Así, oficinas, tiendas, restaurantes, jardines públicos y restaurantes conviven en sus pisos.

Museo Judío Danés. Una arquitectura dentro de otra arquitectura

Foto: Martin Heiberg - Visit Copenhagen

12 / 12

Una arquitectura dentro de otra arquitectura

Aunque ahora mismo se encuentra en obras, no está de más apuntarse que en el jardín de la Biblioteca Real Danesa espera no solo un patio público mágico, íntimo y lleno de flores, también una interesante, emotiva y serpenteante construcción integrada en la antigua Galley House de la Biblioteca Real Danesa. Se trata del Museo Judío Danés, diseñado por el reconocido arquitecto de origen judeo-polaco Daniel Libeskind, responsable también del museo judío de Berlín. Basando su trabajo en el hecho histórico de que la mayoría de los judíos daneses fueron salvados de la persecución nazi por sus conciudadanos daneses durante la Segunda Guerra Mundial, el museo es un reflejo de este compromiso humano donde el paseo fluye sorteando las letras hebreas de la palabra Mitzvá.

Copenhill

Existen varias empresas especializadas en rutas arquitectónicas por la ciudad, pero si quiere hacerse en español, la agencia A Spasso con Elena (De Paseo con Elena) se ha convertido en referencia. Especializada en rutas de arte, diseño y arquitectura e itinerarios alternativos en la ciudad de Copenhague, se necesita reserva previa.