Dubrovnik ¡y mucho más!

Croacia a toda costa

Playas, ciudades, leyendas, pueblos marineros y muchas alegrías veraniegas para el destino costero definitivo.

La curiosa silueta de Croacia divide el país en dos partes muy claras. Una es el interior, rechoncho, agrícola y fértil. Y el otro es el litoral, uno de los lugares con más historia y encanto de la vieja Europa. No en vano, la Costa Dálmata es una maravillosa mezcla de vestigios romanos, delirios venecianos y fortificaciones fotogénicas. Una mezcla insuperable que se adereza con un mar Adriático cristalino e hipnótico para crear el destino costero definitivo.

1 / 9
Split de noche. Split y el esplendor veneciano

Foto: iStock

1 / 9

Split y el esplendor veneciano

En el siglo XV fue un valioso puerto de la República de Venecia. De aquella época le queda los honores de un bello conjunto monumental en el que destaca el palacio de Diocleciano, integrado en pleno corazón de la ciudad. Hay que visitarlo al caer la tarde mejor, cuando los alrededores se animan con música de artistas callejeros. Luego la ciudad regala vistas al mar y un laberíntico callejear al encuentro de bares y terrazas. El buen clima favorece el trasnochar y despierta las ganas de disfrutar de la gastronomía local.

Makarska, un universo playero

Foto: iStock

2 / 9

Makarska, un universo playero

Pocos kilómetros al sur de Split, esta zona presume de tener algunas de las playas más bellas de la Costa Dálmata. Se abre al mar como si fuera un anfiteatro a los pies del monte Biokovo. A partir de julio se llena hasta la bandera con un ambiente familiar aunque sus 60 km de litoral hacen que cada viajero encuentre su hueco. Ya sea hacia Omis, con su Festival del Verano, o Brela, en el entorno del Parque Natural del Monte Biokovo. Además de la enorme playa, el pueblo de Makarska tiene un interesante centro histórico con construcciones medievales, como su famoso monasterio franciscano.

Las deliciosas ostras de Ston. Ston o el destino veraniego perfecto

Foto: iStock

3 / 9

Ston o el destino veraniego perfecto

Playas, cultura, historia y, además, gastronomía. ¡El pack completo! Croacia pasó junto a España, Chipre, Grecia, Italia, Marruecos y Portugal, a representar la dieta mediterránea como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Pero en Ston, lo que toca probar son las ostras, que no serán típicas del Mediterráneo ni estarán dentro de la lista de la UNESCO, pero con una copa de vino blanco están riquísimas. Además, en Ston se encuentra la famosa 'Paredes de Piedra', una de las murallas más impresionantes del mundo al modo de la Gran Muralla China, pero sin toque oriental.

Korcula, Dubrovnik en miniatura

Foto: iStock

4 / 9

Korcula, Dubrovnik en miniatura

Dicen sus habitantes que el famoso Marco Polo nació aquí en 1254, pero la cosa no está muy clara. A pesar de ello, la visita es imprescindible. Está ubicada en el archipiélago dálmata central -esa especial constelación isleña- y su núcleo principal es la ciudad de Korcula, un entramado de calles empedradas y en cuesta. Esta localidad deslumbra de murallas afuera, pero el interior de la ciudad vieja también guarda detalles que dejan boquiabierto.

Zadar y (tal vez) la puesta de sol más bella del mundo

Foto: iStock

5 / 9

Zadar y (tal vez) la puesta de sol más bella del mundo

El sol se va poniendo, y el Adriático comienza a sonar. Hay gente sentada, las olas rompen con la subida de la marea y con ellas surge una extraña melodía que llena el ambiente. El sonido nace de los orificios de un especial órgano, uno de los más grandes del mundo. Es uno de los momentos más mágicos de Zadar, el lugar con la puesta de sol más bonita del mundo. O eso le pareció al gran maestro del suspense, Alfred Hitchcock.

Dubrovnik. Dubrovnik, la capital de los Siete Reinos

Foto: iStock

6 / 9

Dubrovnik, la capital de los Siete Reinos

Croacia fue de los primeros destinos en notar la influencia de Juego de Tronos. Dubrovnik fue el escenario del Desembarco del Rey. La fortaleza de Lovrijenac, sobre un acantilado de 37 metros de altura, albergó unas pocas escenas épicas. Hay diferentes tours para sentirte como tus personajes favoritos de esta serie popular. Pero, el peregrinar de los seriéfilos no acaba en en Dubrovnik. Split o la fortaleza de Kils, Meereen en la ficción, fueron otros de los escenarios escogidos por la serie.

 
Trogir, el pueblo pesquero perfecto. Trogir, esencia marinera

Foto: iStock

7 / 9

Trogir, esencia marinera

Tiene la curiosa forma de una isla puente, entre el litoral continental y la isla de Ciovo. Los griegos fueron los primeros en poblar este curioso enclave. Por aquí fueron pasando la mayoría de las culturas del Mediterráneo y dejaron su huella en numerosos vestigios. De ahí que la ciudad fuera declarada Patrimonio de la Humanidad en 1997. Rodeada por una muralla de dos puertas, tiene plazas con terrazas como pequeños tesoros que se encuentran al deambular, una catedral fabulosa y varios palacios. Son placeres irrenunciables el pasear por el animado puerto y visitar el mercado de pescado para sentir la esencia marinera de Croacia.

Parque nacional Krka, al alternativa. Parque nacional Krka, la alternativa a Plitvice

Foto: iStock

8 / 9

Parque nacional Krka, la alternativa a Plitvice

Si se necesita cambiar de aires playeros, la alternativa es el Parque Nacional Krka. A lo largo de su recorrido, el Krka regala bellos paisajes, pero es antes de llegar a su desembocadura que da un espectáculo en forma de cascadas. El parque cuenta con una red de senderos y caminos para bicicletas. Otro de los atractivos es que es el único de los nueve parques naturales de Croacia donde está permitido bañarse.

Zlatni Rat, la playa más famosa de Croacia

Foto: iStock

9 / 9

Zlatni Rat, la playa más famosa de Croacia

Hablar de la isla de Brac, frente a la costa de Split, es hablar de Zlatni Rat, probablemente la imagen playera más famosa de Croacia. Su forma de lengua de grava es espectacular vista desde arriba; mientras que lo que destaca en las distancias cortas son sus aguas cristalinas. No hay duda de que es una de las playas más asombrosas de Croacia, pero no será la más tranquila en plena temporada alta. Su ubicación la enfrenta habitualmente a vientos y oleaje, por lo que, además de ser un paraíso para Instagramers, también lo es para surfers de todo el mundo.

Korcula, Dubrovnik en miniatura

Croacia a toda costa

Seguir Viajando

Compártelo