Pasado y futuro

El icono contemporáneo que reivindica el arte románico del norte de Portugal

La experiencia multimedia e interactiva es el eje principal de este museo, punto de partida de la Ruta del Románico del norte luso.

Entre los valles de Sousa, Douro y Tâmega, ubicados al norte de Portugal, un recorrido de piedra e historia sorprende al visitante entre el verde exuberante de la región. Se trata de la Ruta del Románico, un viaje al pasado a través de 58 monumentos repartidos entre doce municipios que salpican el paisaje. Dos centros de interpretación complementan la ruta, siendo el más actual el Centro de Interpretación del Románico, en Lousada, toda una experiencia interactiva que permite conocer esta ruta monumental de una forma dinámica y contemporánea.

1 / 6
CentRoma EnRui sergio 395

Foto: Spaceworkers / Sergio Pirrone

1 / 6

Un edificio contemporáneo para conocer el románico

Abierto al público en 2018, el centro se encuentra en Lousada, a media hora de Oporto, llama la atención por su aspecto, obra de los arquitectos de Spaceworkers. Mientras el exterior es un reflejo de la arquitectura contemporánea, su interior guarda los mejores secretos del románico de la región portuguesa. Sus 650 metros cuadrados toman la simbología del arte románico, como las torres que conforman cada una de las seis salas y la recepción, o la imitación de la orientación que siguen las iglesias

SEGUNDA. Un viaje interactivo a la Edad Media

Foto: Rota do Românico

2 / 6

Un viaje interactivo a la Edad Media

El Centro de Interpretación del Románico es el escenario ideal para iniciar la Ruta del Románico. Seis salas temáticas ofrecen al visitante una muestra de aquello que verá durante la ruta: Simbolismo y color, Territorio y Formación de Portugal, Sociedad medieval, El románico, Los constructores, y Monumentos a través de las edades. El arte y la simbología que marcaron Portugal y el resto de Europa durante los siglos de la Edad Media se pueden comprender a través de las múltiples experiencias sensoriales que brindan sus contenidos museográficos.

fb tercera. Una inmersión que transporta al románico

Foto: Rota do Românico

3 / 6

Una inmersión que transporta al románico

En la sala de los constructores podremos observar la reconstrucción del astillero de una iglesia medieval, complementado por la sala del románico, donde una gran mesa interactiva hará las veces de historiadora con un viaje multimedia a través de las fechas clave del románico, rodeada de elementos escultóricos recogidos en algunos monumentos de la ruta. En la sala dedicada a estos últimos se pueden observar imágenes antiguas, ademas de diversas herramientas y materiales de obra. Al entrar a la sala de territorio y formación de Portugal, el visitante podrá conocer la historia de los doce municipios de la ruta a través de una cronología y una maqueta interactiva del territorio.

fb sala sociedad. El papel de la sociedad y el poder simbólico

Foto: Rota do Românico

4 / 6

El papel de la sociedad y el poder simbólico

La visita al Centro de Interpretación del Románico no puede acabarse sin pasar antes por la sala de sociedad medieval, donde pueblo, clero y nobleza son el eje principal de la temática. Para mostrar el lugar y el papel que ocupaban cada uno en la Edad Media, tres conos proyectan pequeños videos de animación. Pero aquí no se acaba la experiencia multimedia: la sala de simbolismo y color muestra algunos dibujos, retablos y pinturas de la época, que van tomando forma dependiendo de la interacción del visitante con los materiales de la sala. Quien se quede con ganas de más, tiene a su disposición una biblioteca donde consultar material sobre el románico y la Edad Media.

Mosteiro de Pombeiro Felgueiras.original. Una ruta de doce pueblos por el románico tardío

Foto: Rota do Românico

5 / 6

Una ruta de doce pueblos por el románico tardío

Aunque la arquitectura románica se desarrolló en la Europa medieval entre finales del siglo X y el XI, otras zonas, como la Península Ibérica, alargó su cronología hasta el siglo XV. Lo más recomendable para recorrer la Ruta del Románico del norte de Portugal es comenzar por el Valle de Sousa y sus pueblos: iglesias, monasterios, torres y puentes esperan al visitante en Felgueiras, Paços de Ferreira, Paredes y Peñafiel. De aquí se puede dar el salto al Valle del Duero, donde otros catorce monumentos se reparten entre Castelo de Paiva, Cinfães, Resende, Baião y Marco de Canaveses. Para finalizar, la parte más larga de la ruta conduce por el Valle de Tâmega y recorre algunos puntos del segundo tramo, además de adentrarse en los pueblos de Amarante y Celorico de Basto.

iStock-621237940. Disfrutar del arte más allá de los monumentos

Foto: iStock

6 / 6

Disfrutar del arte más allá de los monumentos

Adentrarse en el estilo arquitectónico de la Edad Media no es solo visitar monumentos. Algunas de las experiencias que pueden nutrir el viaje por esta región incluyen visitas guiadas, rutas en bicicleta por Amarante, cruceros por el Duero o incluso clases de iniciación al arte ecuestre. Un paseo por la centenaria línea ferroviaria del Duero o una sesión termal en Resende pueden acabar en un paseo por las minas de Paredes o el muelle de Cinfães. Parques, puentes, museos e islas son sólo parte de una gran oferta de ocio y cultura que espera a todo aquel que quiera adentrarse en el románico del país vecino.

CentRoma EnRui sergio 395