Cusco, dormir en el nido de un cóndor

La aventura de pernoctar en cápsulas colgantes sobre el Valle Sagrado de los Incas en Perú.

Capsulas colgantes Andes peruanos

Capsulas colgantes Andes peruanos

En los Andes peruanos, el Valle Sagrado de los Incas, con sus pueblos indígenas, desfiladeros y ríos, es un lugar tan mágico que merece ser visto de una manera diferente. A una hora de Cusco y cerca de la legendaria ciudadela de Machu Picchu –ambas Patrimonio de la Unesco–, el valle se puede contemplar suspendido sobre el vacío a 400 metros del suelo, dentro de una cápsula de policarbonato transparente y aluminio aeroespacial de alta resistencia.

La actividad, promovida por Skylodge, está pensada para que viajeros sin habilidades escaladoras puedan vivir esa experiencia y disfrutar de vistas de vértigo. Desde las cabañas aferradas a las paredes rocosas se puede admirar de día el valle y, de noche, dormir rodeado por un sobrecogedor silencio y con el cielo estrellado enteramente a la vista.

El acceso a este singular campamento es también parte importante de la aventura. La base de salida es la aldea de Pachar-Ollantaytambo, popular por sus zonas de escalada. Para alcanzar las cabinas se puede elegir entre un puente colgante con una vía ferrata o una espectacular tirolina. El conjunto incluye 3 módulos de 7, 5 metros de largo por 2,6 metros de ancho, cada uno con capacidad para 4 personas (cama doble y dos individuales), con comedor y baño privado. Una cuarta cabina, con un sala interior y un plataforma a cielo abierto, permite a los visitantes reunirse para comer juntos y compartir sus vivencias.

Seguir Viajando

Compártelo