En papel y en vivo

Los destinos que darán que hablar en el mes de julio

Siete propuestas para sacarle todo el jugo viajero el primer mes de auténtico verano.

Durante el mes de julio el sol traza amplios arcos en los cielos del hemisferio norte. Bosques y playas multiplican sus atractivos. Anochece tarde y la inminencia de las vacaciones despierta al viajero que tantas personas llevan dentro. Las consultas a las páginas web dedicadas a los viajes se acrecientan. Se acerca el momento de cambiar de escenario vital en pos de nuevos estímulos y horizontes. El próximo número de la revista Viajes National Geographic propone siete grandes destinos para disfrutar de naturaleza en estado puro o apreciar culturas con un pasado o un presente fuera de lo común. 
 
1 / 7

Foto: iStock

1 / 7

Fiordos Noruegos

Los fiordos fluyen como anchos y largos ríos entre vertiginosos acantilados, pero en realidad son brazos de mar que inundaron valles excavados por antiguos glaciares. Algunos superan los 1000 m de profundidad y avanzan hasta 200 km tierra adentro, mientras que las paredes rocosas que los siluetean alcanzan el millar de metros de altitud. El viajero llega en busca de esta espectacular naturaleza y descubre, además, una cultura agrícola y pesquera que pervive en pequeños pueblos y granjas colgadas de farallones a las que en algunos casos solo se puede acceder desde el agua.

Foto: iStock

2 / 7

Creta

Creta es un mundo en sí misma. Su belleza reside tanto en el litoral, con playas extraordinarias como las de Gramvoussa, Elafonisi o Vai, como en el interior, donde se esconden cañones de leyenda, aldeas acogedoras, mesetas y cumbres que se cubren de nieve en invierno y monasterios ortodoxos donde el tiempo parece detenido. La mayor isla griega, cuna de la primera gran civilización europea, del mito del laberinto y de Zeus, ha preservado un carácter propio y enclaves de naturaleza excepcional, con ciudades como Hania, de rico pasado y espíritu acogedor.

Foto: iStock

3 / 7

Eslovenia

Eslovenia un país de fondo de pantalla. Este paraíso para el excursionista regala imágenes que siempre se querrían tener ante los ojos: el lago Bled, los montañas del Parque Nacional Triglav, las grutas de Postojna… El viaje por Eslovenia ofrece una sorpresa tras otra, en saltos cromáticos y artísticos que cautivan desde que se aterriza en la amable capital de Liubliana. Esta es también una tierra astuta, dúctil, cualidad que le permitió salir casi indemne de la disolución de la antigua Yugoslavia en los años 90 y convertirse en el primer país del mundo con la certificación internacional «Green Destination». El verde es, sin duda, el color que inunda nuestras retinas al pasear por sus bosques de abetos y hayas, donde viven centenares de osos pardos.

Foto: iStock

4 / 7

Nantucket

La isla de Nantucket, el puerto ballenero que describió Herman Melville en "Moby Dick", exhibe una efervescencia artística que combina de maravilla con sus largas playas de arena y sus puestas de sol inolvidables. El ajetreo de pescadores, herreros y almacenes del siglo XVIII ha sido sustituido por esbeltos veleros que fondean en la luminosa bahía durante los meses de verano. Este perfil de mástiles y cuidadas casas de madera define el actual Nantucket, destino predilecto para intelectuales y poetas procedentes de todos los Estados Unidos. La bicicleta es perfecta para descubrir el resto de la isla gracias a 64 km de vías ciclistas. El 14 de agosto de 2019, Nantucket celebrará los 200 años del nacimiento de Herman Melville con una serie de eventos conmemorativos, como la lectura de fragmentos de sus obras por diversos escritores, incluido Nathaniel Philbrick, autor de En el corazón del mar.

Foto: iStock

5 / 7

Bolivia

Este inmenso país despliega un abanico de paisajes que incluye la espesura esmeralda de la Amazonia, la inmensidad del altiplano, misiones coloniales y enclaves incas junto al mítico lago Titicaca. Sucre, patrimonio mundial por su arquitectura colonial, es el punto de partida de un viaje que recorre Santa Cruz de la Sierra, Samaipata, el Parque Nacional Amboró, la exuberancia amazónica del Beni con el paraíso ornitológico de Madidi, La Paz, el lago Titicaca, la Carretera de la Muerte, Oruro con su alucinante carnaval que gira en torno a la Virgen del Socavón, la antigua ciudad minera del Potosí y los asombrosos paisajes del Salar de Uyuni, el más extenso y elevado del planeta, cuya superficie acuática refleja el firmamento nocturno e incluso permite calibrar satélites espaciales.

Foto: iStock

6 / 7

Los imprescindibles de Japón

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 se auguran como los más innovadores que se hayan organizado jamás, con jueces robots y la última tecnología al servicio de este gran espectáculo deportivo. Este contraste entre tradición y modernidad es una constante en cualquier viaje por Japón y, especialmente, en un recorrido ideal para quien visita el país por primera vez, que enlaza, gracias al tren bala, la cosmopolita Tokio, los paisajes y pueblos tradicionales de los Alpes Japoneses y las antiguas ciudades imperiales de Kioto y Nara. Los japoneses procuran que todos los elementos contribuyan a la armonía y belleza de su entorno. Donde más evidente resulta es en los exquisitos jardines, que albergan espacios organizados por estaciones para disfrutar de las plantas que en ese momento luzcan más bonitas. Es la filosofía del Mono no aware, la contemplación de la belleza y la sensibilidad por lo efímero. El verano constituye un buen momento para experimentarlo, a pesar de las temperaturas altas y la humedad imperante.

Foto: iStock

7 / 7

Madagascar

La cuarta isla más grande del mundo es el hogar de una asombrosa cantidad de fauna endémica. Los curiosos e inofensivos lémures, con más de cien especies, son su animal más emblemático, aunque la población aprecie sobre todo al cebú, símbolo de status además de fuente motriz y alimenticia. En la Avenida de los Baobabs, abrazar uno de esos árboles inmensos es como hacerle mimos a un anciano de un millar de años. En el Tsingy de Bemaraha asombra su impresionante laberinto de pináculos calizos, entreverados de vegetación, que más parecen producto de una ensoñación que de la paciente labor de las fuerzas erosivas. Las plantaciones de vainilla, cacao, pimienta y ylang-ylang del cuerno norte de la isla son otro aromático destino viajero. En el extremo noroccidental se alinean islas legendarias en el Océano Índico. La más famosa es Nosy Be, con algunas de las playas más bellas del mundo y arrecifes de aguas transparentes surcadas por tortugas y miríadas de peces de colores.

Los imprescindibles de Japón

Los destinos que darán que hablar en el mes de julio

Compártelo