¡Last call!

Escapadas de última hora para viajar en octubre

Nunca es tarde para organizar un viaje a alguno de estos rincones cercano

1 / 8
shutterstock 1599670900. Valle del Ambroz

Foto: Shutterstock

1 / 8

Valle del Ambroz

Se podría decir que los castañares son los nuevos hayedos. O, mejor dicho, que son los bosques más fotogénicos del otoño, y más si tienen mucha solera y muchos inviernos a sus espaldas ya que es cuando sus troncos se retuercen haciendo las delicias de excursionistas de toda clase y gustos. Y en este valle cacereño lo saben bien, por eso en los últimos años han apostado por reivindicar no solo este ecosistema, también todas las masas forestales que alfombran este pequeño paraíso otoñal. Como complemento están sus pueblos, entre los que sobresale Hervás, uno de los pueblos más bonitos de Cáceres en cuyo casco histórico brilla con luz propia su judería. 

 

iStock-1174949415. Monsaraz y el embalse de Alqueva

Foto: iStock

2 / 8

Monsaraz y el embalse de Alqueva (Alentejo, Portugal)

Cruzar la frontera siempre tiene algo épico. Pero en este caso, la recompensa es mucho más que un cambio de idioma y de huso horario. Consiste en llegar a un paisaje inesperado en el que el Guadiana de repente se detiene y deja de ser un río pausado pero constante para convertirse en un espectacular embalse. Eso sí, la presa de Alqueva es mucho más que un prodigio constructivo que durante años ha ostentado el récord de tamaño de la Europa occidental. Es, también, un destino muy variado en el que hay desde resorts donde se avistan las estrellas hasta casas-barco que se pueden pilotar sin carnet de patrón. Y, por supuesto, un reguero de pueblos con encanto que, durante esta época del año, tienen el trasiego propio de la vendimia. 

iStock-123079614. Formentera

3 / 8

Formentera

Este año, el festival de salud y bienestar Formentera Zen ha desplazado sus fechas a finales de septiembre, lo que no quita que, más allá de las exigencias virtuales de este año, esta cita sea una puerta a descubrir la isla durante octubre. Y, sobre todo, conocerla en modo relax, sin la vertiginosidad del verano pero con unas temperaturas que aún invitan al aire libre. El modo de empleo es muy variado, desde pedalear por sus senderos hasta bucear sus aguas, sin olvidar los paseos con cualquiera de sus faros como recompensa e icónica meta. 

Artículo relacionado

iStock-526325965

Mediterráneo íntimo

Formentera, un refugio zen fuera de temporada

iStock-1177586592. Córdoba

Foto: iStock

4 / 8

Córdoba

Normalmente, la capital omeya siempre se ha reservado para la primavera por razones florales obvias. Y es que sus palacios, sus jardines y sus parques lucen más con la llegada de la floración, ofreciendo un espectáculo un tanto voyeur y muy espectacular. Sin embargo, las exigencias del COVID ha desplazado la fiesta de los Patios a este mes, permitiendo descubrir estos espacios comunitarios privados durante el otoño sin por ello perder espectacularidad. Un cambio de paso para los vecinos más floristas que seguro que se resuelve con ingenio. Por plantas que no quede. La guinda es un recorrido por una ciudad que posee hasta cuatro bienes patrimonio de la Humanidad (Mezquita-Catedral, la fiesta de los Patios, la judería y la cercana Medina Azahara) que, en estas condiciones, se visita con más paz. 

Artículo relacionado

Casas de la Judería de Córdoba 1

Un barrio Patrimonio de la Humanidad

Todos los secretos de la judería de Córdoba

Redes

5 / 8

Parque natural de Redes (Asturias)

La montaña asturiana no es que sea un secreto, pero es inmensa. Por eso, siempre es un placer remontar sus ríos y valles para descubrir rincones aislados que tienen mucho, mucho encanto. Uno de ellos es el Parque Natural de Redes, un paraje que aún permanece virgen y que conserva unos bosques variadísimos que al llegar octubre multiplican sus colores. Especialmente, los hayedos, robledales, castañares y abedulares que se pueden encontrar en la senda de los Arrudos (partiendo de Caleao) o en las inmediaciones de la cascada Tabayón (en Tarna). Y como recompensa, una visita con cata a cualquier quesería de queso Casín, un hallazgo... gastronómico. 

iStock-1072007656 (1). Albarracín y su sierra

Foto: iStock

6 / 8

Albarracín y su sierra

Antes de que apriete el frío, aquí muy persistente y machacón, merece la pena acercarse a este paraje aragonés en el que se combina a la perfección cultura y naturaleza. Y es que cualquier viaje a esta preciosa localidad debe de comenzar con una visita guiada por el pueblo, honrando a la que fue uno de los primeros pueblos que apostaron por este modelo de financiación mediante la fundación Santa María, y descubriendo las peculiaridades que lo hacen tan bello. Después, toca pasear por la senda fluvial que acompaña y sortea al río Guadalaviar a lo largo del meandro. Y como colofón, una excursión al paisaje protegido del Pinar de Rodeno, un paraje donde este árbol crece frondoso sobre rocas rojas y donde se pueden contemplar algunas pinturas rupestres. 

iStock-1272328687. Cahors y el valle del Lot

Foto: iStock

7 / 8

Cahors y el valle alto del Lot

Para todo aquel que busque una escapada más lejana y, a la vez, accesible, nada como acercarse hasta este departamento francés que se conserva como un joyero medieval. Empezando por su capital, que presume de puente (el de Valentré), de peregrinos que van a Santiago y de un casco histórico aún abigarrado y nervioso plagado de casitas de entramado de madera. Después espera el río, que acompaña en un viaje hasta pueblitos llenos de artistas como Saint-Cirq-Lapopie o santuarios como el de Rocamadour. Y todo entre bosques que desembocan en viñedos de Malbec que, poco a poco, vuelven a repoblar aquellos pagos de donde nacieron. 

iStock-532567356. Priorat (Tarragona)

Foto: iStock

8 / 8

Priorat (Tarragona)

Pero, si alguna comarca puede presumir de resurrección vitivinícola, esa es el Priorat. Bajo el amparo de las antiguas viñas de la Caruja de Escaladei, en las últimas décadas han florecido numerosos proyectos enoturísticos que permiten mirar (y beberse) esta región con mucha calidad. Por un lado, están los proyectos de Ferrer Bobet, Trossos del Priorat o Marco Abella que apuestan por una imagen y un concepto contemporáneo. Por el otro, cooperativas como la de Falset que ofrecen modernismo y tradición en sus instalaciones y modernidad en sus vinos. Todo ello con el aliciente de pueblitos como Porrera o Siurana donde el tiempo se ha detenido y donde las postales se suceden sin pedir permiso. 

iStock-532567356

Escapadas de última hora para viajar en octubre

Compártelo