Ayer y hoy

El esplendor barroco de la plaza de Makart

Con la iglesia de la Santa Trinidad como protagonista, esta famosa plaza de Salzburgo debe su nombre al pintor Hans Makart.

Frente a los jardines del palacio de Mirabell se abre esta hermosa plaza. preside la iglesia de la Santa Trinidad, considerada uno de los templos barrocos más importantes y delicados de la bella y musical Salzburgo.

1 / 2
plaza-makart-hoy

Foto: Age Fotostock

1 / 2

2017

La plaza de Makart sigue dominada por la iglesia de la Santa Trinidad, con su cúpula oval, las torres gemelas, las alas palaciegas que flanquean la fachada y, en el interior, el fresco central que representa la coronación de la Virgen. En el número 8 de la plaza destaca la Tanzmeisterhaus, que fue el hogar de la familia Mozart entre 1773 y 1787, y que hoy aloja un museo dedicado a la obra y la vida familiar del genial compositor. Justo enfrente se abren los idílicos Jardines de Mirabell –en primavera, esplendorosos de flores– y antesala del suntuoso palacio. Quien pasee por el barrio puede acudir a una representación del famoso teatro de marionetas de Salzburgo y sentarse en algún café clásico de la zona.

plaza-makart-ayer

Foto: Getty images

2 / 2

1884

Al morir el pintor salzburgués Hans Makart se decidió poner su nombre a la plaza en la que tanto había jugado de niño. Cuando nació en 1840 su padre era tesorero en el vecino Mirabell, así que su infancia discurrió alrededor del palacio. Mirabell empezó a construirse en 1606 por orden del príncipe-arzobispo Wolf Dietrich –durante mil años la iglesia gobernó Salzburgo– para alojar a su amante, que le dio 15 hijos. Dietrich deseaba convertir Salzburgo en la Roma germánica, de modo que la embelleció y la hizo crecer más allá de la muralla, en la otra orilla del Salzach. Antes de acabar el siglo, el «nuevo» barrio fue coronado con la iglesia de la Santa Trinidad (1694), la primera obra en la ciudad del maestro del barroco Fischer von Erlach.

plaza-makart-hoy

El esplendor barroco de la plaza de Makart

Seguir Viajando

Ayer y hoy

Compártelo