Weeeeee are the Champions

Los estadios de la Champions que merecen una visita

Haya o no partido, estos templos del fútbol ya forman parte del mapa turístico de sus ciudades.

1 / 9
iStock-1150015752. San Siro (Milán)

Foto: iStock

1 / 9

Stadio Giuseppe Meazza (Milán)

La tradición dice que este estadio cambia de nombre dependiendo de cuál de los dos equipos milaneses juegue en casa. Cuando lo hace el A.C. Milan, se conoce como San Siro. Cuando es el Inter el que disputa su encuentro como local, recibe el nombre de Giuseppe Meazza, de ahí que en esta temporada la UEFA lo designe de este modo. De hecho, el Atalanta de Bérgamo también disputará aquí sus encuentros ya que su coqueto campo no cumple con las exigencias de esta competición. Sea como fuere, tanto follón nominativo significa una cosa: aquí hay mucha historia y muchos goles. De ahí que merezca la pena conocerlo y descubrir todos sus secretos en un tour en el que se habla desde la innovadora carcasa que diseñaron para el mundial de 1990 los arquitectos Ragazzi y Hoffer hasta de las anécdotas que genera su bipolaridad. Y, por supuesto, no falta un museo en el que, para no enfadar a nadie, se muestran reliquias de ambas escuadras así como de la selección italiana, siendo de este modo el auténtico templo para los aficionados de la azzurra. Además, su anunciado derribo le añade un punto nostálgico al que ha sido y será una de las grandes casas del fútbol. 

iStock-157772353. Allianz Arena (Múnich)

Foto: iStock

2 / 9

Allianz Arena (Múnich)

Diseñado para alberga la final del Mundial de Fútbol de 2006, este prodigio arquitectónico ideado por Herzog & de Meuron se ha convertido en el verdadero icono de la Múnich contemporánea. Por eso merece la pena coger el tren, apearse en la estación de Fröttmaning e ir llegando, poco a poco, hasta sus inmediaciones. Es entonces cuando la famosa cubierta de poliedros romboidales que se iluminan al antojo de cada acontecimiento se va desvelando poco a poco. Conocerlo por dentro es mucho más que ver lo que hay detrás de esta hipnótica piel. Es, también, fascinarse con su acústica gritando "¡GOOOL!" desde lo más alto, entrar en los vestuarios, alucinar con su zona VIP y saltar al césped por su particular túnel que se abre poco a poco como si fueran las fauces de un cocodrilo. Piel de gallina. 

iStock-1044080714. Juventus Stadium (Turín)

Foto: iStock

3 / 9

Juventus Stadium (Turín)

Inaugurado en la temporada 2011-12, este estadio apenas cuenta con historia, y mucho menos si se compara con el viejo Delle Alpi. No obstante, esta ausencia de nostalgia la mitiga con una arquitectura fascinante en la que sus esbeltas torres son las protagonistas pero cuyo principal hito es el hecho de ser uno de los primeros estadios sostenibles del planeta. Entre sus peculiaridades, destaca el hecho de alimentarse solo con energía solar o el sistema de reutilización del agua de lluvia. Eso sí, este icono tiene también su cuota para los verdaderos tiffosi, con un museo en el que se encumbran los logros del equipo bianconero y se rinde memoria a los fallecidos en la tragedia de Heysel así como con un paseo de la fama en el que se homenajean a los grandes ídolos locales entre los que hay uno español: Luis del Sol. 

iStock-1069821530. Camp Nou (Barcelona)

Foto: iStock

4 / 9

Camp Nou (Barcelona)

Los más de 1,9 millones de visitantes anuales del estadio del F.C. Barcelona aúpan a este campo como el museo más visitado de la Ciudad Condal. Un hito que levanta la ampolla de los viajeros más culturetas pero que, también, ilustra la relevancia de este equipo y de su casa en el imaginario pop mundial. La experiencia de visitarlo incluye alucinar con sus dimensiones (sigue siendo uno de los estadios más grandes del continente) y asombrarse con los mitos que han lucido su camiseta y que hoy son leyenda como Cruyff, Messi o Ronaldinho. 

iStock-1019737158. Etihad Stadium (Mánchester)

Foto: iStock

5 / 9

Etihad Stadium (Mánchester)

Resulta un tanto complejo comprender que el Manchester City Stadium (renombrado después con el nombre de su dueño-patrocinador) sea el estadio del proletariado, del mancunian de verdad. La espectacularidad de su estructura, la presencia del color celeste en cada rincón y su gloriosa historia reciente ayudan a fascinarse sin necesidad de ser un aficionado desde la cuna. No obstante, compartir visita con jóvenes apasionados que hablan de Agüero como si fuera Maradona, alucinar con las rarezas (también arquitectónicas) de Guardiola y descubrir curiosidades como el hecho de que el terreno de juego se tuvo que realizar excavando en el suelo hace que la visita sea entretenida. 

iStock-1010198014. Wanda Metropolitano (Madrid)

Foto: iStock

6 / 9

Wanda Metropolitano (Madrid)

Apenas tiene unos años pero se ha merecido entrar en cualquier ránking por su espectacular forma. La cubierta diseñada por Cruz y Ortiz oculta las reminiscencias del viejo estadio de La Peineta con elegancia mientras que su interior es el sueño de modernidad hecho realidad de cualquier colchonero. En su visita, se alternan las sorpresas por su modernidad con las curiosidades del día a día del equipo. 

iStock-1170950767. Signal Iduna Park (Dortmund)

Foto: iStock

7 / 9

Signal Iduna Park (Dortmund)

La casa del Borussia del Dortmund es, según el Times, el mejor estadio de fútbol del mundo. Podría parecer una sorpresa, pero es que el ambiente que aquí se genera es irrepetible, mezcla del fanatismo de sus seguidores y de una arquitectura un tanto vertiginosa que favorece la espectacularidad. Como dato, tiene el fondo más grande del planeta fútbol donde entran hasta 25.000 espectadores que parecen estar encima, literalmente, del portero y su muralla amarilla (la grada de tribuna), se convierte en una fiesta cada vez que juega la competición local ya que en esta los seguidores pueden estar de pie. 

iStock-929101764. Santiago Bernabéu (Madrid)

Foto: iStock

8 / 9

Santiago Bernabéu (Madrid)

Quedan muy pocos estadios en el corazón de la ciudad y, entre ellos, el Bernabéu es el más carismático. Antes que llegue su renovación (de dudoso gusto, dicho sea de paso), se podrá seguir disfrutando de su piel de hormigón desnuda solo estilizada con cuatro torres ideadas para evacuar el graderío con más facilidad. Y eso, en el fondo, es historia del fútbol. Su tour compite en cifras con los mejores museos de la ciudad a base de un recorrido que incluye vista panorámica, entrada al vestuario y un museo único en el mundo. Al fin y al cabo, ningún equipo tiene mayor palmarés que el conjunto blanco y en su museo la tecnología y la museografía hacen mucho hincapié en ello. 

iStock-918535610. Johan Cruyff Arena (Ámsterdam)

Foto: iStock

9 / 9

Johan Cruyff Arena (Ámsterdam)

Condensar en una hora todo lo que este club ha aportado al universo futbolístico es casi una quimera. Pero en el tour por el Johan Cruyff Arena lo consiguen despertando la nostalgia por los viejos mitos (como el que da nombre al complejo) y por aquella Naranja Mecánica a la que tantos jugadores aportó y llamando la atención con curiosidades como su techo retráctil, el primero de toda Europa. Eso sí, los buenos resultados de las últimas temporadas y el fervor incombustible de sus fans hacen que conocerlo sea también entender mejor la filosofía que ha hecho de este club un equipo único por su amor por el buen fútbol. 

iStock-1150015752

Los estadios de la Champions que merecen una visita

Seguir Viajando

Destacado NG

Compártelo