Estella: viaje a la ciudad navarra que llegó a ser capital de España

Desde su fundación en el siglo XI hasta la actualidad, la ciudad ha mantenido su monumentalidad como prueba de su gran importancia.

La llaman la Toledo del norte por su gran patrimonio monumental, y lo cierto es que en Estella, o Lizarra en euskera, no solo su conjunto exhala grandeza, sino también su pasado. El 31 de julio de 1835, Carlos V hizo de la ciudad del Ega capital de España bajo la autoridad carlista, lo que marcó para siempre su historia. A medio camino entre Pamplona y Logroño, el epicentro de Tierra Estella guarda en su centro urbano-histórico tres barrios emblemáticos que dan testimonio del papel de los franceses en su fundación y de la gran importancia que llegó a tener en Navarra.

1 /10
1) estella-lizarra

Turismo Estella-Lizarrra

1 / 10

La Puerta de Castilla

Para entrar a conocer Estella nada mejor que una puerta, y no cualquiera. La puerta de San Nicolás es la única parte que queda en pie de la muralla de la ciudad. Aunque no parezca majestuosa, era conocida como Puerta de Castilla, pues marcaba el final de la ciudad y el inicio del Camino de Santiago hacia Logroño. En ella se puede ver un frontón triangular, una estrella de ocho puntas en alusión al símbolo de la ciudad.

Este símbolo, colocado en el siglo XVI, era el que se utilizaba en los sellos del fuero de Estella. Convertidos en escudo, representaban para los estelleses la existencia de una jurisdicción propia, un signo de poder y autonomía del que se sentían orgullosos. Una pequeña muestra de la grande y larga historia que aguarda dentro del conjunto histórico de la ciudad y al que da paso este vestigio de épocas gloriosas.

2) estella-lizarra

Turismo Estella-Lizarrra

2 / 10

Un triángulo de poder

La calle que se adentra en el barrio de San Pedro revela, a pocos metros, dos edificios señoriales y una larga escalinata coronada por una iglesia que recorta su silueta contra el monte. La primera construcción es el Palacio de los Duques de Granada de Ega, popularmente conocido como Palacio de los Reyes de Navarra, ahora sede del Museo Gustavo de Maeztu. Una de las características que más fascinan a los visitantes es la escena de uno de sus capiteles, donde se refleja la lucha entre el paladín de Carlomagno, Roldán, y el gigante Ferragut.

El segundo edificio hace referencia al antiguo ayuntamiento, donde ahora se encuentran la Oficina de Turismo y el Centro de Interpretación de la Ciudad Estella – Lizarra, en el que se puede observar una copia a tamaño real del Fuero de 1164. El tercer poder, tras la realeza y el gobierno, es el de la Iglesia, concretamente la de San Pedro de la Rúa, que desde 1256 ostenta el título de Iglesia Mayor de Estella.

3) iStock-1301384086

iStock

3 / 10

Iconografía peregrina en la Iglesia Mayor

Aunque pueda parecer que siempre estuvo ahí, la larga escalinata que lleva al templo sagrado se construyó en la década de los 70. Su portada, que data del siglo XIII, da la bienvenida al peregrino mezclando formas geométricas y vegetales de influencia árabe con centauros y grifos románicos. Otro de los tesoros de mayor riqueza de este estilo se esconde en su claustro, que a día de hoy solo conserva sus galerías norte y oeste.

Las restantes quedaron destruidas tras la orden de Felipe II, en 1572, de volar el Castillo de Zalatambor, que se ubicaba en el cerro tras la iglesia y cuyos restos cayeron sobre el conjunto. Por suerte, los restos en pie conservan en buen estado iconografía religiosa sobre el Camino de Santiago y otros elementos escultóricos. En el interior del templo se guarda con celo un crucifijo del siglo XIII que, según cuentan, remontó la corriente del rio Ega hasta la Iglesia del Santo Sepulcro tras ser arrojado por un judío.

4) estella - lizarra02 003 0001

Turismo Estella-Lizarrra

4 / 10

Un camino de palacios y templos

La calle de la Rúa que dirige hasta la Iglesia del Santo Sepulcro obliga a pararse a contemplar dos bellos edificios: la Casa de la Cultura Fray Diego de Estella, casa natal del religioso franciscano, y el Palacio del Gobernador, donde ahora se encuentra el Museo del Carlismo, un lugar imprescindible para conocer una parte importante de la historia de Estella y su papel en las Guerras Carlistas. Cuando la rúa se abre al pasto y la montaña, se divisa un edificio que comenzó a construirse en el siglo XII y cuyas obras se interrumpieron tres siglos más tarde.

De estilo sobrio, llama mucho la atención su portada gótica con influencia francesa custodiada a cada lado por doce hornacinas ocupadas por esculturas de apóstoles. Al igual que parte del monumental Convento de Santo Domingo que se alza tras él y que ahora sirve de residencia de la tercera edad, el sepulcro no se puede visitar por dentro, pero merece la pena observar su estilo y monumentalidad desde su exterior.

5) iStock-527276411

iStock

5 / 10

El puente de la cárcel

Cerca del Centro de Interpretación del Románico y del Camino de Santiago que se esconde en la iglesia de Santa María Jus del Castillo, construida sobre los restos de una de las dos sinagogas que hubo en Estella, se encuentra el Puente de la Cárcel, que cruza el río Ega. Este paso, que los locales conocen como ‘puente picudo’ por su elevada inclinación, tuvo durante un tiempo una prisión en uno de sus extremos.

Construido en el siglo XII, fue destruido por completo durante las Guerras Carlistas en el 1873 y vuelto a levantar con el mismo estilo que su antecesor. Esta mole de piedra escarpada salva las distancias entre el barrio de San Pedro de la Rúa y los de San Miguel y San Juan, donde se concentra gran parte del conjunto histórico-artístico de la ciudad.

6) estella-lizarra 02 002 0006

Turismo Estella-Lizarrra

6 / 10

Una biblia cincelada en una fortaleza

Elevada sobre una mota y erigida como centro del barrio de San Miguel, la Iglesia del mismo nombre es una prueba más del auge económico que vivió Estella durante los siglos XII y XIII gracias a que parte del recorrido del Camino de Santiago pasaba por sus calles. Desde lejos puede parecer un amasijo de torres y cúpulas de diferentes tamaños, pero esto tiene una explicación.

Sumado a la imponente cabecera románica y la fachada a sus pies, no hay duda de que se concibió como una iglesia fortaleza. Aun así, el protagonismo de su forma tiene un fuerte competidor: su portada norte, una de las más ricas del románico español, que hace un gran despliegue de iconografía para mostrar la Biblia en piedra, y que desde hace años está protegida por un voladizo y una reja para mejorar su conservación.

7) iStock-1027844632

iStock

7 / 10

La plaza de los estelleses

Las pequeñas y pintorescas calles empedradas son norma en esta parte del río. Pequeños pasajes, como el del Chapitel, desembocan en la orilla del río Ega, tras las casas, ofreciendo rincones de paz, y los vestigios del barroco y el renacentismo se suceden en algunos edificios de la calle Mayor, como la Casa Palacio de los Munarriz o la Casa Palacio de los Eguía, actual biblioteca. Junto a ellas, la Plaza de los Fueros palpita con sus bares y restaurantes a lo largo de sus pórticos.

Este lugar de encuentro de muchos estelleses, fue y sigue siendo epicentro del mercado, pero también se usó como coso taurino y lugar de reunión de la alta alcurnia, lo que atestigua el Casino Español que allí se encuentra y que este año celebra su centenario. Otra de las joyas de la plaza es, sin duda, la Iglesia de San Juan Bautista, levantada a finales del siglo XII y con una fachada renovada en el siglo XIX que, según algunos visitantes, guarda parecido con la iglesia de Trinità dei Monti de Roma.

8) estella-lizarra 02 007 0011

Turismo Estella-Lizarrra

8 / 10

Una basílica para atraer peregrinos

La larga subida hasta la Basílica de Nuestra Señora del Puy vale la pena no solo por las vistas que desde allá se tienen de la ciudad, sino por admirar esta obra arquitectónica moderna y de estilo neogótico terminada en 1951. En el lugar, tras una supuesta aparición de la Virgen, se alzó una ermita, que dio paso a una iglesia barroca y, finalmente, a esta basílica cuya forma estrellada recrea el efecto lumínico que supuestamente rodeaba la talla durante su descubrimiento.

La ermita que le precedió se levantó antes incluso del nacimiento de la ciudad, se cree que a manos de los mercaderes francos que ya se ubicaban en la zona con el objetivo de captar la atención de el rey Sancho Ramírez y la atención de los peregrinos de la zona. El origen francófono de sus precursores es el motivo por el que le dieron a la virgen el nombre de una de las más veneradas en Francia: Notre Dame du Puy.

9) estella-lizarra kkk

Turismo Estella-Lizarrra

9 / 10

Un paseo rodeado de historia

El Paseo de los Llanos, que sigue el curso del río y rodea parte de Estella, es un remanso verde de paz que redondea la visita a la ciudad. A sus orillas se encuentra el Convento de las Concepcionistas Recoletas, finalizado en 1731, y que, tras su fachada barroca, escondió un secreto durante más de cien años: una cripta funeraria oculta en el presbiterio. También se puede admirar el antiguo Convento de San Benito, alzado en el siglo XVII y que hoy es sede de la escuela de música municipal.

Frente a él, justo al otro lado del Ega, se ubica la Playa Fluvial, un lugar rodeado de castaños, plátanos, acacias, pinos y álamos bañado por un manantial de agua salada y propiedades medicinales que fluye bajo el imponente escarpe de Arieta.

10) iStock-477191926

iStock

10 / 10

Un monasterio con un futuro Parador

En los alrededores de Estella, siguiendo el Camino de Santiago, se encuentra el Monasterio Santa María la Real de Irache, ubicado en el término municipal de Ayegui. Este conjunto religioso, uno de los más importantes de la comunidad foral, fue erigido en el siglo VIII y regentado por los monjes benedictinos. Forman parte de él edificios que se fueron añadiendo con el paso del tiempo, como la iglesia románica, el claustro nuevo y la torre herreriana.

Uno de sus usos fue el de hospital jacobeo, el primero de Navarra, además de universidad, centro de formación y campo de concentración franquista antes de su cierre y posterior apertura al público por parte del gobierno. Aunque existe un proyecto para convertirlo en Parador Nacional, aún es pronto para saber si se cumplirá y si sus visitantes podrán alojarse en él como hicieron los monjes que se recluían entre sus paredes.

6) estella-lizarra 02 002 0006