Grottaglie, el secreto mejor guardado de Puglia

Este pequeño rincón famoso por su cerámica es una mezcla irresistible de elegancia, decadencia y mucho arte.

A Grotagglie le ocurre lo que no a muchas otras ciudades del tacón de la bota italiana. En su skyline no despunta una imponente torre eclesial, ni el paisaje mediterráneo lo enmarca en una postal de ensueño. Ni falta le hace. Grotagglie guarda todos sus secretos en el corazón, un encanto que debe vivirse en primera persona para percatarse de que allí la belleza se encuentra en el interior. Por si fuera poco, a su patrimonio artístico, le acompaña una gran tradición vinícola, pero mejor ir por partes.

Artículo relacionado

St Andrea

Sin secretos

La Puglia es siempre necesaria

1 / 10
shutterstock 1536770231. Un viaje en el tiempo

Foto: Shutterstock

1 / 10

Un viaje en el tiempo

Desde tiempos de la Edad de Hierro la ciudad se asienta sobre el Monte Fellone, por donde transcurre la Lama del Fullonese que aún conserva las cuevas – o grottos- que la han puesto en el mapa, además de bautizarla. Estas cavernas prehistóricas que convierten a Kriptalys (su nombre en latín) en un Emmental no son lo único que le llena de atractivo. La ciudad, situada en la provincia de Tarento -que hace 3000 años se encontraba bajo el dominio de la Magna Grecia-, es conocida por su tradición ceramista y cuenta con su propio barrio dedicado a ella, un arte presente en numerosos rincones de la ciudad, al igual que otros como el urbano que decora tantas de sus paredes.

Ajena al ruido del exterior, los que la recorren y la viven se mimetizan entre un entresijo de calles blancas con alma antigua; aún con carácter, conservan una belleza singular que roza lo decadente. No hay que olvidarse de sus plazas y plazuelas, con un ambiente envidiable que otras vecinas del tacón, saturadas por el turismo, ya querrían. Adentrándose de golpe y porrazo a su centro histórico es cuando irrumpe el factor wow.

Sus fachadas, decoradas con cactus, macetas, platos y otros ornamentos de cerámica, conducen a icónicos lugares como la ‘Chiesa Madre’, construida sobre una cueva en el siglo XV. No muy lejos se encuentra la Chiesa Maria Ss.Del Monte Carmelo, que conserva un belén de piedra tallado por Stefano da Putignano en 1530 y es uno de los tesoros más preciados de la ciudad. La Iglesia San Franceso de Gerononimo cuya cúpula con detalles cerámicos asoma por algunos recovecos del casco histórico y que recibe el nombre tras su patrón, también es parte del recorrido.

iStock-499807199. Alfarería certificada

Foto: iStock

2 / 10

Alfarería certificada

Hubo un tiempo en que la cerámica no era meramente ornamental, ahora la función de almacenamiento que guardaba en el pasado ha quedado en desuso y al margen de algunos pocos que sobreviven e innovan gracias a clientes animados por modas que van y vienen, ya no tiene tanta presencia en casa. En Grotagglie aún se conserva y se mima esa tradición que desde tiempos Medievales ha perdurado. Se trata de un territorio rico en arcilla, lo que ha facilitado que este arte se cultivara, basando en él su estructura y economía. Forma parte de las 28 ciudades italianas que tienen el sello D.O.C. de arte cerámico italiano original.

Un reconocimiento adquirido por el valor histórico y el proceso de trabajo que las acompaña, antiguamente destinado a materiales de construcción y a la fabricación de jarrones para la conservación del aceite, el vino y las aceitunas hasta que en el siglo XVIII con el descubrimiento del esmaltado coloridos platos, urnas y figuras pasaran a formar parte del catálogo.

iStock-979483804. Un castillo para la causa

Foto: iStock

3 / 10

Un castillo para la causa

En lo alto de la ciudad el Castillo Episcopio acoge el Museo de Cerámica, con piezas en su interior con más de 2700 años de historia. Después de visitarlo, lo mejor que se puede hacer es formar parte de ella paseando por los más de 50 talleres de cerámica que acoge el distrito. Algunos, bajo tierra, fueron tallados en la roca y esconden hornos a los que acompañan historias meritorias de ser contadas que se han ido transmitiendo de generación en generación.

Muchas de ellas han sido afortunadas de haberse formado en el Instituto de Arte del Estado. Fundado en 1887, es uno de los más antiguos de Italia y supuso una gran contribución para el devenir de la ciudad que sigue practicando un arte floreciente.

IMG 6977. El Picasso de la cerámica

Foto: Natalia Martínez

4 / 10

El Picasso de la cerámica

Uno de los que pasó por allí fue Antonio Fasano quien heredó el negocio de su padre, junto a su hermano Ciro, quien es allí la estrella. Desde hace años sufre una parálisis en la cara que lejos de dificultarle la vida, le ha servido de motor. Es su rostro el que plasma en diferentes piezas de cerámica como platos y vasijas o macetas de gran sensibilidad que cautivan a cualquiera que visita la tienda.

Ambos hermanos son eslabones de la gran familia Fasano, un apellido que lleva ligado a la ciudad desde hace siglos, desde que allá por el 1620 se sumergieran en el mundo de la cerámica y acabaran construyendo el gran imperio que forman hoy, 18 generaciones después.

IMG 6959. 'Felicitá' e incertidumbre

Foto: Natalia Martínez

5 / 10

'Felicitá' e incertidumbre

El árbol genealógico la amplia el carismático Giuseppe Fasano, propietario de otro taller en la misma calle. Entre canciones y anécdotas, con Al Bano como protagonista, el empresario desvela los secretos que acompañan a la tienda, que ocupa el espacio donde hasta el 200 d.C se alzaba una pequeña Iglesia. Mientras muestra las distintas piezas que salen de su horno se lamenta del incierto futuro que le depara a su oficio, tan necesario “hace 50 años hasta que llegó el plástico”.

Al margen de su pasión por la cerámica, el apellido es lo único que comparten los diferentes integrantes de la familia Fasano, que desarrollan su actividad de manera independiente tratando de ofrecer en cada localización diseños diferentes. Aunque en todas ellas hay siempre ese estampado presente, tan típico de Puglia, a base de gotas irregulares salpicadas que en italiano se conoce como smarmorato.

IMG 7060 (1). Arqueología revisada

Foto: Natalia Martínez

6 / 10

Arqueología revisada

Algo distinto y fascinante es lo que guarda el estudio Giuseppe Anti en su interior. Allí su propietario – de nombre homónimo- junto a su hermano Arturo, a través de la coroplastia (arte de fabricar figurillas o relieves de barro, moldeándolos y cociéndolos) reproducen objetos de cerámica rescatados de la Magna Grecia como máscaras, esculturas y alfarería. Muchos de ellos han formado parte de colaboraciones con museos como el Museo Arqueológico de Tarento y otros prestigiosos nombres. Es, sin duda, el lugar ideal para llevarse una vasija de la Antigua Grecia a casa como recuerdo.

shutterstock 1371168881. Recuerdos esmaltados

Foto: Shutterstock

7 / 10

Recuerdos esmaltados

Tanto en Grotagglie como en otras muchas ciudades de Apulia es frecuente encontrar en las esquinas de los balcones o entradas a las casas sus famosos ‘Pumi’, el objeto más representativo y simbólico que produce la ciudad. Algunos lo asemejan a una piña, otros al capullo de una rosa y las versiones en torno a su significado también varían, unos apelan a que trae éxito y buena suerte, otros que antiguamente servía como un símbolo de distinción, pero el turismo lo ha cosificado.

Una realidad que comparte con otros objetos como la alcachofa, el Pupe, o el gallo pazzo y que también comercializan en las tiendas de barrio y cuya presencia también se nota en otros rincones de Puglia.

iStock-979485788. Más arte, otros lenguajes

Foto: iStock

8 / 10

Más arte, otros lenguajes

El arte está presente en muchos otros rincones de Grotagglie y en otras muchas formas. Gran parte lo acaparan sus paredes en forma de pinturas y murales. Hace 15 años la ciudad albergó el sonado festival Feme, cuya dirección corrió a cargo del artista Ángelo Marino y cuyo talento, además de carisma, le sirvió para tender puentes entre prestigiosos artistas nacionales e internacionales y su ciudad. De aquella cita y posteriores intervenciones se conservan murales de los brasileños Os Gêmeos o el portugués Vhils, entre otros.

67228750 2169473489848239 1072875284283260928 n. Gastronomía primitiva

Foto: Osteria La Capasa

9 / 10

Gastronomía primitiva

Tal vez el paisaje mediterráneo que lo abraza no sea exuberante, pero si fructífero. La zona es conocida por su riqueza vinícola y aceitera. A los pies de la ciudad se extiende una importante área de viñedos donde, entre otras varietales como la Fiano o Negroamaro, se cultiva la primitiva, autóctona de Puglia y realmente deliciosa. No en vano, desde 2011 Grottaglia se encuentra dentro del marco que engloba la IGP ‘Uva di Puglia’.

Para poder echar mano a vinos como esos, además de sus bodegas -como San Marzano-, la ciudad cuenta con unos cuantos restaurantes que merecen la pena. Entre ellos destaca la Osteria La Capasa, un coqueto restaurante distinguido por servir lo mejor de la cocina local a la mesa. Su carta incluye deliciosas recetas tradicionales con la orecchiette, la reina (de la pasta) en la región, como protagonista.

La hora del café se puede pasar en el acogedor Porta San Giorgio Café y el momento Aperol se puede vivir en las alturas gracias a la fabulosa azotea que esconde el Bar delle Torri y que por las noches se llena de ambiente.

IMG 6872. Ciudad festival

Foto: Natalia Martínez

10 / 10

Ciudad festival

Y del vino a la música, sin dejar el vino. Ambos son los ingredientes del festival Vino è música que celebran en julio en el Quartiere delle Ceramiche y reúne a numerosas bodegas de la zona – cerca de 60 productores- y diferentes artistas musicales, así como de otras corrientes.

Otra cita que se suma a la agenda veraniega de la que la ciudad presume es el Festival Cinzella, que viene celebrándose en agosto desde hace tres años en la Cave di Fantiano, donde artistas rinden culto a la música y al cine.

shutterstock 1536770231

Grottaglie, el secreto mejor guardado de Puglia

Seguir Viajando

Actualidad

Italia

Compártelo