Y sin salir de Manhattan

Hudson Yards: lo que no hay que perderse en el nuevo Nueva York

El flamante barrio de la Gran Manzana se ha convertido en un nuevo imprescindible a base de fotogenia, sabor y espectacularidad.

A pesar de que hasta 2026 no estará completamente finalizado, Hudson Yards, el nuevo barrio de Nueva York surgido de la más absoluta nada, no está dejando indiferente a nadie. Razones no le faltan a este complejo que estará formado por un centro comercial, un parque, un centro de artes escénicas, seis rascacielos y una retahíla de valoraciones y comentarios. 

Un prodigio que se hizo en apenas 7 años como demuestra este vídeo.

 

 

1 / 11

Foto cortesía de Related-Oxford

1 / 11

"Antes aquí no había nada"

“Antes todo esto era nada”, cuentan los guías que ahora desgranan el milagro de Hudson Yards. Y continúan: “aquí no vivía nadie y solo quedaban algunas viejas fábricas”. Y es que, aunque cuesta imaginar que en Nueva York aún quedaran espacios repletos de “nada”, lo cierto es que razón no les falta: esto era, literalmente, un enorme campo atravesado por unas vías del tren que ahora han quedado soterradas y sobre las cuales se levanta este complejo urbano ubicado entre las avenidas 10 y 11 y las calles 30 y 34, junto al río Hudson. Es, realmente, una ciudad dentro de otra ciudad que tardará 18 años en ser completada pero que ya cuenta con sus principales iconos operativos para deleite del vecindario, de la propia ciudad… y del mundo entero.

 

Foto: Cordon Press

2 / 11

The Vessel: ¿una escultura o un edificio?

Para este nuevo barrio, la ciudad querían una escultura que resultara representativa, pero no un adorno al uso, algo con lo que la gente pudiera interactuar. Dicho y hecho. El nuevo icono de Nueva York es un ¿edificio? hueco repleto de escaleras que no has dejado de ver en Instagram en las últimas semanas, ya está plenamente operativo y es, tal y como estaba concebido, una escultura interactiva.

Foto: Cordon Press

3 / 11

El mirador desde dentro

The Vessel fue diseñada por el Heatherwick Studio como un punto de encuentro donde las personas pueden disfrutar de nuevas perspectivas de la ciudad, desde diferentes alturas, ángulos y puntos de vista. ¿Cómo? Gracias a su entramado de escaleras (154 tramos) interconectadas formadas por 2.500 escalones que hay que subir y bajar a pie en un laberíntico recorrido. Aunque, bueno, también hay un ascensor, pero salvo casos de fuerza mayor,  merece la pena no cogerlo. Entrar es gratuito pero hay que reservar entrada a través de su web.

Foto: The Shed

4 / 11

El hogar de las artes

475 millones de dólares de atractiva arquitectura para el nuevo centro de artes escénicas de Nueva York, The Shed. Esta fantasía de edificio alberga en su interior todo un complejo entramado dedicado a la cultura, tanto a nivel físico como en cartelera. Arte, música, teatro, librería, bar… no hay nada que no se haya pensado aquí. Y si lo que encierra en su interior goza de un valor incalculable, el exterior no iba a ser menos.

Foto: DS+R

5 / 11

La entidad cultura más grande y novedosa

Su particularidad arquitectónica reside en su techo retráctil, que adopta una posición u otra en función de las necesidades de la programación, dando cabida a unas 3000 personas. Y a pesar de la controversia generada con el proyecto Hudson Yards en general, no ocurre lo mismo con The Shed en particular y aquí sí que hay quórum: para la ciudad de Nueva York, se trata de la entidad cultural más grande y novedosa (amén de su generosísimo presupuesto) desde que Lincoln Center abrió sus puertas en la década de los 60.

Foto: Little Spain

6 / 11

Little Spain is different

Arquitectura, diseño, compras… y gastronomía. Es un hecho que ni un solo neoyorquino se desplazaría a Hudson Yards si la oferta culinaria no estuviese a la altura de sus rascacielos. En la zona oeste de la ciudad, la prosperidad gastronómica se sirve en vertical, todo un reto para cocineros de la talla de Thomas Keller, David Chang, Michael Lomonaco, Costas Spiliadis o José Andrés, entre otros, que no han dudado en abrir en Hudson Yards sucursales de sus famosos restaurantes o, en el caso de Little Spain, fundar otras nuevas.

Foto: Little Spain

7 / 11

La sucursal gastronómica de España

José Andrés ha llevado hasta la Gran Manzana todo el sabor de España con la ayuda de Ferran y Albert Adrià. Una plaza nada fácil de torear a sabiendas que antes que él ya lo integraron otros, y la cosa no funcionó. Pero Andrés lo tenía claro, solo necesitaba el momento. Y tal vez el lugar perfecto. Que las bravas, los churros y la tortilla de patata han llegado hasta Nueva York ya no hay duda, que lo han hecho para quedarse, tampoco. De eso se encarga el trío más famoso de la gastronomía española en un espacio multidisciplinar donde se sirve lo mejor de la cocina patria en mitad de un ambiente mucho más parecido a Barcelona que a Nueva York.

Foto: KPF

8 / 11

El observatorio más alto de la ciudad

En 30 Hudson Yards se ubicará el que será el observatorio exterior más alto de la Nueva York, y el quinto del mundo con 335 metros, aún no ha sido inaugurado, pero ya no habla de otra cosa. Su vertiginosa estructura lo ha convertido en una de las aperturas más deseadas de Hudson Yards. Este rascacielos destinado a ser una torre repleta de oficinas, cuenta ya con huéspedes ilustres como HBO, aunque es su terraza acristalada en la azotea del edificio lo que se espera con más ansia. Abrirá a finales de 2019 y no será, obviamente, apto para cardíacos.

Foto cortesía de Related-Oxford

9 / 11

Dormir en los cielos

Y si se puede comprar, comer, pasear o divertirse… ¿cómo no se iba a  poder dormir? El próximo desarrollo del vecindario es el Equinox Hotel, la división hotelera del conocido grupo de gimnasios americano. Y esto es solo el principio, porque tras su debut en Nueva York, la marca se expandirá a ciudades como Los Ángeles, Chicago, Seattle y Houston. 212 habitaciones, de las cuales 48 son suites, en un edificio de 72 plantas.

Foto cortesía de Related-Oxford

10 / 11

La nueva evolución hotelera

Más que un hotel o más que el único hotel de Hudson Yards, la idea aquí es crear un entorno de alto rendimiento para sublimar el  estilo de vida saludable comenzando con las condiciones óptimas para dormir: insonorización total (¿esto en Nueva York es posible?), y colchones de fibra natural COCO-MAT, que se adaptan a formas corporales individuales y edredones escandinavos que regulan la temperatura corporal. Además del hotel, la torre también contará con apartamentos de lujo para un puñado de privilegiados propietarios en el 35 Hudson Yards.

Foto cortesía de Related-Oxford

11 / 11

Y, por supuesto, compras

¿Necesita Hudson Yards un centro comercial para democratizar su lujosa oferta? Es una buena pregunta a la que no se puede dar respuesta. Pero sí arrojar un poco de luz. En este grandioso mall se junta lo mejor de cada casa, desde primeras firmas internacionales como Dior o Chanel hasta Zara, H&M o la conocida hamburguesería Shake Shack. Aquí también está presente la famosa cadena de exclusivas firmas Neiman Marcus, oficializando así su idilio con Nueva York en esta primera incursión en la ciudad. No hay duda, los amantes de las compras pueden venir hasta Hudson Yards a practicar uno de los mejores ‘shoppings’ de la ciudad, y ya de paso disfrutar de todas las atracciones de lo que ya es una ciudad dentro de otra gran ciudad.

The Vessel: ¿una escultura o un edificio?

Hudson Yards: lo que no hay que perderse en el nuevo Nueva York

Compártelo