¡Esencial en otoño!

El hayedo de León que esconde uno de los árboles más singulares de España

El reconocimiento público ensalza las labores que se han realizado en esta Reserva de la Biosfera para conservar esta joya natural.

Cada otoño y primavera el hayedo de Faedo de Ciñera tiñe de colores con sus hojas los alrededores de este paraje natural convirtiéndose en uno de los lugares más visitados de la provincia de León. A tan sólo 40 kilómetros de su capital de provincia, se encuentra este bosque centenario nombrado en 2007 el bosque mejor cuidado de España por parte del Ministerio de Medio Ambiente y la ONG Bosques Sin Fronteras. Con este reconocimiento, ambas entidades ensalzaron las labores que se han realizado en esta Reserva de la Biosfera no solo para conservar esta reliquia natural, sino también para dinamizarla para los viajeros, con un sistema de senderos y pasarelas de lo más excepcional. 

 

Ciñera
Shutterstock

Ruta por el Faedo de Ciñera

Una de las visitas más habituales a Faedo de Ciñera es la ruta que sale desde la bonita localidad de Ciñera de Gordón, en el curso alto del río Bernesga, donde también es posible visitar una antigua mina de carbón que se ha acondicionado como museo para dar a conocer el trabajo en las galerías de esta mina. El recorrido a través del hayedo dura cuatro horas (dos de ida y dos de vuelta) y se realiza a través de un sendero que se prolonga a lo largo de siete kilómetros.

En el corazón del hayedo, atravesado por el Arroyo del Villar, se encuentran numerosos tesoros naturales, como Fagus, una de las hayas más antiguas. Con una edad que se calcula de aproximadamente de 500 años, y más de 6 metros de perímetro en la base, está catalogada como uno de los 100 árboles más singulares de España.

 

Ciñera
Shutterstock

En esta ruta los visitantes pueden descubrir algunas de las maravillas naturales que esconde este hayedo centenario como Fagus, una de las hayas más antiguas e imponentes del bosque -catalogada como uno de los 100 árboles más singulares de España- con un perímetro de 6 metros y una edad de alrededor de los 500 años. Pero esto no es lo único con lo que el visitante se va a encontrar en su recorrido.

A lo largo de la ruta sorprende el estrecho el desfiladero de las Hoces del Villar, que se prolongan hasta el pueblo de Villar del Puerto, donde se encuentran las Marmitas de Gigante, unas bellísimas cascadas y pozas de agua que ponen el broche y final a este recorrido en plena naturaleza en el bosque considerado mejor cuidado de España.

Ciñera
iStock

LA LEYENDA DE LA BRUJA HAEDA

Además de este espectacular sendero por pasarelas, el Faedo de Ciñera tiene su propia historia misteriosa. Está protagonizada por una bruja llamada Haeda, quien vivía aquí haciendo el mal. No obstante, en una dura nevada, Haeda se apiadó de una familia que no lograba llegar a una cueva cercana donde resguardecerse. Para ello, arrancó unas piedras de la montaña y las prendió fuego con los que calentar a grandes y pequeños. 

Como el sino de la bruja era el hacer el mal, este acto la fue consumiendo, por lo que antes de morir decidió llenar las colinas circundantes en carbón con el que calentar a los pueblos vecinos, dándole no solo calor a esta zona, también una fuente de riqueza. Entonces, Haeda decidió retirarse al Faedo para morir, de ahí que su presencia aún se pueda sentir en lugares tan mágicos como la Haya Madre