Arde Escocia

Hogmanay, la Nochevieja en llamas que celebran los escoceses

El nuevo año llega a Escocia con hogueras, procesiones de antorchas, marchas de vikingos y un baño helado en el Forth.

Fuego, cánticos y whisky son los protagonistas del Hogmanay, la Nochevieja escocesa. La fiesta hunde sus raíces en los ritos de culto al fuego y en la celebración del solsticio de invierno (hacia el 22 de diciembre), tradiciones previas a la llegada del cristianismo a las islas. 

 

 

WEN-33525052
age fotostock

Edimburgo, capital del Hogmanay

En Edimburgo, la noche del 31 de diciembre, una procesión de antorchas recorre la Royal Mile desde el Castillo hasta el parque de Holyrood o a los jardines de Princess. La marcha la encabeza un ejército de vikingos seguido por decenas de miles de personas. Cuando cesan las doce campanadas, todos cantan al Auld Lang Syne(Hace mucho tiempo), un poema de 1788 de Robert Burns. Luego, un espectáculo pirotécnico da la bienvenida al nuevo año entre vítores y brindis.

shutterstock 751988281
shutterstock

La mañana del 1 de enero los participantes del Loony Dook se sacuden la resaca con un baño en el estuario del Forth, en la vecina ciudad de South Queensferry. Antes de meterse en las frías aguas del río, los dookers desfilan por el centro de la ciudad luciendo disfraces de lo más variados. El nombre del estrafalario baño tiene todo el sentido: loony (lunático) y dook, en escocés significa "remojo" o "baño".

Origen del Hogmanay

La palabra "Hogmanay" tiene orígenes inciertos, pero se cree que proviene del francés antiguo, escandinavo antiguo o gaélico.

Una de las teorías más comunes sobre su origen es que deriva de las celebraciones vikingas que coincidían con el solsticio de invierno en Escandinavia. Los vikingos celebraban el Yule (la fiesta pagana del solsticio de invierno) con festividades que incluían grandes banquetes y bebidas para dar la bienvenida a la temporada de días más largos.

Cuando los vikingos se establecieron en partes de Escocia, su celebración del Yule se mezcló con las costumbres celtas locales. Con el tiempo, estas tradiciones se fusionaron con las festividades cristianas de Año Nuevo, especialmente después de que la Reforma Protestante en Escocia en el siglo XVI desalentara la celebración de la Navidad.

Loony dook
VisitScotland

Fuego por toda Escocia

El fuego centra los actos del Hogmanay por toda Escocia, desde Edimburgo y las islas Hébridas hasta las Highlands. La ciudad de Biggar es famosa por su gigantesca hoguera y la localidad de Comrie, por su desfile de ocho antorchas de tres metros de alto.

Burghead celebra el Hogmanay el 11 de enero, como antes de que se impusiera el calendario gregoriano. Esa noche el clavie, un barril lleno de palos, desfila hasta una colina en la que se le prende fuego y arde hasta la mañana siguiente.

 

Hogmanay en Stonehaven
Foto: Getty Images

Un festival de bolas de fuego

En Stonehaven, la temperatura se eleva en Nochevieja. Aquí se organiza uno de los festivales más singulares del invierno escocés: el desfile de las bolas de fuego en Aberdeenshire. Este espectáculo visual, de acceso gratuito, lleva atrayendo a curiosos más de un siglo, aunque no fue concebido como un show de luces. Originalmente, constituía un ritual de purificación, destinado a quemar los espíritus negativos del año anterior para dar paso a un nuevo año limpio y purificado. Es todo un espectáculo ver cómo el gaitero lidera la procesión que avanza por la calle justo antes de la medianoche, sosteniendo bolas de fuego sobre sus cabezas en una última demostración de valentía para culminar el año en Stonehaven.

 

¡Viajes National Geographic, directo en tu Whastapp! Síguenos para descubrir lugares fascinantes, destinos sorprendentes y sabores impresionantes.