Peregrinación de ‘bon vivants’

Jerusalén después de Cristo: planes para refrescar esta sagrada ciudad

La ciudad bíblica más perfecta es el corazón del cristianismo, el islam y el judaísmo, pero también una ciudad moderna que comienza a rivalizar incluso con su vecina Tel Aviv.

Jerusalén comienza a sacudirse el polvo que la vincula, de forma obligada, a una profunda historia religiosa. Poco a poco la Ciudad Santa comienza a ganar terreno como destino moderno gracias a sus ganas de seguir adelante, sus inquietudes y tal vez un ligero hartazgo que invita a pensar en nuevas emociones. Amén de los lugares de visita obligada, la ciudad se esmera en promocionar sus nuevas aperturas hoteleras, interesantes experiencias culinarias o imanes culturales más allá del Santo Sepulcro. Es inevitable viajar a Jerusalén y no pasar por la Ciudad Vieja, pero también lo es, y cada vez más, no considerar los lujos contemporáneos que comienzan a aflorar en la capital de Israel.

Hacer que Jerusalén no sea solamente visto como un lugar de peregrinación religiosa no es una tarea fácil, pero sí es legítima. De ahí que relamiéndose las heridas y construyendo -a pesar de la evidente falta de espacio- una ciudad menos bíblica y más actual, no son pocos los atractivos que hacen de Jerusalén un destino más indulgente que religioso. O casi.

 

1 /5
shutterstock 487302142. Museo de Israel

Foto: Shutterstock

1 / 5

Museo de Israel

Es la principal institución cultural de Israel y también uno de los principales museos enciclopédicos del mundo. Y si bien es cierto que ya solo con este enunciado la visita está más que justificada, lo cierto es que solo hace falta acceder a su amplia colección de arte y arqueología para catalogar su presencia como fundamental. El campus, de un tamaño considerable, también incluye el Santuario del Libro, que alberga los Rollos del Mar Muerto de 2000 años de antigüedad encontrados al principio del siglo XX y que son los manuscritos bíblicos más antiguos del mundo. De hecho, si el tiempo es limitado, esta debería ser la visita imprescindible dentro del museo, aunque a pesar de toda la parafernalia, lo que hay expuesto sea una copia de los pergaminos y no los originales. Fundado en 1965, a esta institución cultural le ha bastado poco más de 50 años para dar vida a una amplia e interesante colección de casi 500.000 objetos a través de un legado sin igual de donaciones y apoyo de un amplio círculo de amigos y mecenas en todo el mundo. Pero esto no es todo. El Museo también cuenta con un dinámico programa que incluye nuevas exposiciones, actividades educativas y eventos culturales especiales que integran no solo a turistas, sino a todos los sectores de la población. Y anda que no es esto difícil en la ciudad.

Artículo relacionado

Nazaret

Oh-Dios-Mío

Tierra Santa: una ruta para no perderse nada

99310854 2655472007892777 5954530384157868032 n. Más allá del Hummus

Foto: Adom

2 / 5

Más allá del Hummus

Especializado en mariscos y pescados frescos y con una carta con marcada inspiración de cocina mundial, el restaurante Adom es un veterano establecimiento ubicado, además, en uno de los hubs gastronómicos y culturales de moda de la Jerusalén moderna, conocida como ‘The First Station’. Más allá de lo que encierra, que también, el lugar en sí ya cuenta con un particular interés, además de una larga historia que se remonta al siglo XIX, cuando fue construido como estación de ferrocarril; El 26 de septiembre de 1892, el primer tren de Jaffa entró en la estación de Jerusalén y unos 100 años más tarde, en 1998, la estación cerró y se abandonó. En 2013 se iniciaron los trabajos de reconstrucción y conservación. Dada la arquitectura clásica, el abundante espacio, el valor histórico y la excelente ubicación, era inevitable que la estación encontrara una nueva vida. Y así fue. Tras años de trabajo conservando la fachada de los edificios de la antigua estación de tren y rehabilitando el espacio, en abril de 2013 la ‘Primera Estación’ volvió a la vida.

 

Y también al otro lado de las murallas de la ciudad, y pasando totalmente desapercibido, Satya es una joya gastronómica donde merece la pena reservar mesa para degustar auténtica cocina israelí con un punto, el que bordan en platos como la coliflor asada, las carnes a la brasa o su singular atún.

bezalel-hotel-jerusalem-10. Santo Refugio

Foto: Bezalel Hotel

3 / 5

Santo Refugio

Ubicado en pleno centro de una de las áreas más bulliciosas de la Jerusalén moderna, pero lo suficientemente insonorizado para no enterarse ni del paso del tiempo, lo mejor del hotel Bezalel -además de su estupenda situación a tiro de piedra del renovado Mercado Mahane Yehuda-, es que es pequeño, coqueto y tiene buenos precios. Cada una de sus 37 habitaciones presenta un estilo artístico influenciado por un trasfondo cultural envuelto en historia, claro, pero con un estilo sofisticado. Con una estética contemporánea que une el espíritu y el carácter de Jerusalén, este hotel ofrece, además, cada tarde de 5 a 7, su famoso happy hour, gracias al cual todos los huéspedes del hotel están invitados a socializar mientras se disfruta de una copa de vino con algo de picoteo, e incluso hasta sopa, de forma gratuita.

 

Booking.com

shutterstock 1313616527. El mercado donde palpita Jerusalén

Foto: Shutterstock

4 / 5

El mercado donde palpita Jerusalén

Es posible que el Muro de las Lamentaciones, la Torre de David y el mercado Mahane Yehuda sean algunos de los iconos más famosos de Jerusalén, pero así como los dos primeros representan los aspectos religiosos e históricos de Jerusalén, el Mercado Mahane Yehuda representa el corazón de Jerusalén en la actualidad y en un futuro más o menos previsible, un adjetivo nada asociado al destino. De una manera única, Mahane Yehuda integra lo antiguo y lo nuevo. Como la mayoría de mercados del mundo, aunque tal vez de una forma más ordenada, es un mercado bullicioso donde encontrar desde puestos de fruta, verdura, carne o pescado hasta puestos de comida, bebida, compras o bares. Y sí, también es turístico, pero aquí está lo importante, el hecho de haber sabido mantener su carácter auténtico de forma intacta.

Artículo relacionado

Jerusalén

Un sacro-test

¿Cuánto sabes del Jerusalén bíblico?

Windmill CarmitEhrenreich

Foto: Jerusalem Winery

5 / 5

Una cata de vino kosher... bajo un molino

Bodegas de Jerusalén (Jerusalem Vineyard Winery) es, actualmente, la única instalación de producción de vino que queda en la capital de Israel. La bodega cultiva y compra uvas de calidad principalmente de la región de Shomron y las llanuras de Judea, y aunque no cuentan con uvas locales, gracias a su afán por recuperar la tradición enólogica de la tierra -y a la gran aceptación de sus vinos- la bodega ha ampliado significativamente su volumen de producción a aproximadamente tres millones de botellas al año. Sus etiquetas, además, son muy reconocibles, porque deben su nombre a un período significativo en la historia de Jerusalén. El nuevo Centro de visitantes de la bodega está situado en el famoso molino de viento de Montefiore, en el característico barrio de Mishkenot Sha'ananim. La visita incluye una cata de sus mejores vinos, una selección de quesos y patés y unas espectaculares vistas a las murallas de la Ciudad Vieja.

Oh