Árboles y espirales

Kistefos, el nuevo bosque-museo de Noruega

Situado a poco más de 60 kilómetros de Oslo, este espacio cultural se ha renovado de manera espectacular.

1 / 6
Jeppe-Hein---The-Path-to-Silence-2

Foto: Kistefos Museum

1 / 6

Historia de un molino

Para comprender mejor lo que es este museo hay que remontarse a la antigua utilidad de este complejo situado en la región de Hadeland. Abierto en 1889 en medio de un frondoso bosque y junto a los rápidos del río Storelva, la vieja fábrica de celulosa de Kistefos trabajó sin descanso hasta 1955, cuando sus instalaciones se mudaron a una sede más moderna. Sin embargo, cuando Christen Sveaas recuperó el control del negocio familiar allá por 1993 tras varios vaivenes empresariales, decidió instalar en el lugar donde empezó todo un parque de esculturas contemporáneas, muchas de ellas site specific, que dialogaran con los árboles y el agua creando una especie de bosque lleno de criaturas fantásticas. 

Kistefos---EA---Marc-Quinn---All-of-Nature-Flows-Through-Us-0003. Todo fluye

Foto: Kistefos Museum

2 / 6

Todo fluye

Abierto en 1996, este museo al aire libre destaca, sobre todo, por sumergirse en la naturaleza de una forma única. El hecho de que muchas de las esculturas, como es el caso de esta de Marc Quinn, fueran creadas ad hoc para cada rincón, hace que el entorno sea una parte activa de todo lo que aquí se exhibe.

Anish-Kapoor---S-Curve

Foto: Kistefos Museum

3 / 6

El museo al aire libre más grande de los países nórdicos

Con todos estos elementos y con obras de figuras como Olafur Eliasson o Anish Kapoor (en la imagen), el Kistefos Museum llegó a ser el espacio de estas características más amplio a este lado del Mar Báltico. Y en paralelo, supuso un hito para las regiones interiores de Noruega ya que también se convirtió en un santuario para el patrimonio industrial del país y un ejemplo para otros lugares similares. 

01 BIG KIS The-Twist Image-by-Benjamin-Ward

Foto: Benjamin Ward

4 / 6

Y de repente... ¡Twist!

El éxito de este concepto de bosque-museo y la inquietud innata de Christen Sveaas hizo que, poco a poco, el complejo necesitara más espacio. Y lo encontró al otro lado del río. Pero, claro, para ello necesitaba un puente que estuviera a la altura del museo. Fue entonces cuando dio con el siempre divertido arquitecto danés Bjarke Ingels, quien le propuso crear una pasarela "inhabitable" tal y como él mismo la definió. En definitiva, un icono arquitectónico para irrumpir a vista de pájaro y a pie de ribera. 

copyright laurianghinitoiu kistefosmuseum-(4-of-17)-7898

Foto: Laurian Ghinitoiu

5 / 6

No del todo inútil

Pero Twist no es solo una solución creativa y un tanto excesiva. Es, también, una sala con la que el museo busca acoger exposiciones de pintura y de escultura 'de interior'. Es decir, un pabellón-puente que no solo conecta riberas, también lenguajes creativos. De hecho, hasta mediados de noviembre acogerá la muestra Hodgkin and Creed-Inside Out.

copyright laurianghinitoiu kistefosmuseum-(14-of-17)-7622

Foto: Laurian Ghinitoiu

6 / 6

Ida y vuelta

Twist es, además, una escultura que podría estar firmada por Richard Serra. ¿Por qué? Pues porque su curiosa forma obedece a la intención de Ingels de someter al visitante a sorpresas y hallazgos. Si se accede por la entrada sur, lo que espera es una espiral retorcida que acaba transformándose en una enorme sala de exposiciones. Si se opta por hacerlo desde la cara norte sucede todo lo contrario: el habitáculo se va retorciendo hasta parecer un embudo. Y siempre con las vistas sobre el río y el molino como recompensa. 

Kistefos---EA---Marc-Quinn---All-of-Nature-Flows-Through-Us-0003

Kistefos, el nuevo bosque-museo de Noruega

Compártelo