Cipreses, colinas y viñedos

Los pueblos más bonitos de La Toscana: puro Stendhalazo rural

La histórica región italiana sublima la belleza más romántica gracias a una colección de pueblos que aparecen en el horizonte casi camuflados en la naturaleza.

Paisajes impresionantes, arquitectura sorprendente, arte de renombre mundial... la Toscana es un mosaico de estímulos donde los pueblos tienen un papel muy relevante. Y es que a las puertas de las grandiosas ciudades de Florencia y Siena, se alzan localidades pintorescas que parecen reproducir en miniatura las maravillas de las capitales medievales y renacentistas.

Estos rincones bucólicos son de un romanticismo sutil, casi intangible, que impregna incluso los lugares más inesperados, cautivando a los visitantes que se aventuran a explorarlos, siguiendo los pasos de artistas del pasado que hallaron aquí su fuente de inspiración. Y todo ello en pequeñas dosis, no vaya a ser que el famoso síndrome de Stendhal actúe cuando menos se le espera...

 

 

Pitigliano
Foto: Adobe Stock

Pitigliano

Un conjunto de serpenteantes, callejones adoquinados, elegantes arcos y pintorescas casas de roca dan forma a este pueblo de origen etrusco que se convirtió en feudo de las ricas familias Aldobrandeschi y Orsin. Éstos ampliaron la fortaleza, reforzaron las murallas y construyeron el imponente acueducto. De aquella época queda la Piazza Petruccioli y la Piazza Garibaldi, conectadas entre sí. Visita imprescindible en Pitigliano es la Piccola Gerusalemme, el antiguo gueto donde se estableció la comunidad judía cuando el papa Pío IV los expulsó de Roma en el siglo XVI.

 

 

 

Monterrigioni
Foto: iStock

Monteriggioni

Entre Siena y Florencia se encuentra este pequeño pueblo amurallado y altas torres medievales en el que el tiempo parece haberse detenido. El castillo fue fundado a mediados del siglo XIII por la República de Siena para defenderse de los florentinos, hasta que en el siglo XVI, ambas fueron anexionadas a Florencia. Con varias puertas de entrada a la ciudad, conviene hacer el paseo por las murallas para hacerse una idea exacta de cómo es la población y sus alrededores.

 

 

 

Montepulciano
Foto: Shutterstock

Montepulciano

Al sur de Siena se halla este pueblo de vinos deliciosos, como el Vino Nobile de Montepulciano, y arquitectura excepcional. La Piazza Grande es su centro y acumula un buen puñado de edificios como el Ayuntamiento, gótico y con una torre elevada desde la que se contempla todo el alrededor. La Catedral y la iglesia de San Agostino, junto con el santuario de la Madona del Biagio, en las afueras, son de visita obligada.

Montefioralle
Foto: Shutterstock

Montefioralle

En el valle de Chianti, famoso sobre todo por sus vinos, despunta este pequeño y encantador pueblo medieval de calles empedradas y flores en los alféizares. Cada mes de septiembre se celebra aquí el festival Expo del Chianti Clasico, que permite degustar los caldos de la región y conocer mejor sus excelencias.

Montalcino

Montalcino

Desde lo lejos se vislumbra la portentosa fortificación, aupada sobre una colina, de Montalcino. En esta localidad se producen algunos de los mejores vinos de Italia, los Brunello, además del Rosso di Montalcino i Sant'Antimo El pueblo se encuentra entre el monte Amiata y el mar, a unos 45 kilómetros de Siena, en pleno Valle de Orcia y su origen se remonta al siglo XII. El paseo por sus callejuelas empedradas cuenta con muchos alicientes, y uno de ellos, sin duda, es sentarse en una de sus plazoletas para degustar una copa de tinto. 

Certaldo
Foto: iStock

Certaldo

La loma sobre la que se acuesta este pueblito es tan estrecha y abigarrada que Certaldo es uno de los pocos pueblos monumentales de la Toscana que no cuenta con plaza. Para compensar, este asentamiento poblado desde época etrusca cuenta con una calle, la Vía Bocaccio, que no solo recuerda que aquí nació uno de los grandes literatos de la lengua italiana. También acoge la catedral, los restos de la logia (ahora amurallada) y los principales palazzi, entre los que destaca el Stiozzi Ridolfi. Eso sí, aquí todas las señales turísticas conducen a su gran monumento, el Palacio Pretoriano, la casa madre de los Condes Alberti, donde la sala de audiencias, las cárceles, la capilla y las dependencias privadas de los Vicarios brillan con luz propia.

Cortona
Foto: iStock

Cortona

Es uno de los mas antiguos asentamientos etruscos de la Toscana, fundada en el siglo V a.C. Situada al sur de la región, Cortona se convirtió en centro de peregrinación viajera hace unos años cuando el libro y la película Bajo el sol de la Toscana pusieron en relieve su indudable encanto. Las vistas de toda la Val di Chiana desde lo alto de la población son impresionantes.

 

San Gimignano
Foto: shutterstock

San Gimignano

Cerca también de Siena se halla la ciudadela medieval mejor conservada de la región, que se erige sobre una colina, a 324 metros sobre el nivel del mar, dominando el valle de Elsa. Con sus catorce torres cuadrangulares asomando en el horizonte (en su origen contaba con 71), la ciudad está repleta de monumentos de imprescindible visita como la Collegiata, la catedral del siglo XII, con frescos renacentistas, el Palazzo del Popolo del siglo XIII y la iglesia de San Agostino, otra joya del románico toscano.

Pienza
Foto: Shutterstock

Pienza

Toda la esencia de la Toscana se concentra en esta localidad y en sus alrededores con leves colinas en las que zigzaguean hileras de cipreses. Pienza surge del sueño del Papa Piccolomini que en el siglo XV emprendió la tarea de convertir un pequeña aldea en una modélica ciudad renacentista. Todas las calles llevan a la plaza principal donde emerge el maravillosos Duomo y en cuyos alrededores se puede comprar y degustar el queso pecorino. No perderse la vista desde el mirador con una espectacular panorámica al Valle di Orcia.

Volterra
Foto: iStock

Volterra

A pocos kilómetros de San Gimignano se encuentra Volterra, un espléndido compendio de la arquitectura y del arte de los distintos períodos etruscos, romanos, medievales y renacentistas. El teatro romano y las sólidas murallas que rodean un bello casco medieval son algunos de sus alicientes.

Cortona
Foto: iStock

Cortona

Es uno de los mas antiguos asentamientos etruscos de la Toscana, fundada en el siglo V a.C. Situada al sur de la región, Cortona se convirtió en centro de peregrinación viajera hace unos años cuando el libro y la película Bajo el sol de la Toscana pusieron en relieve su indudable encanto. Las vistas de toda la Val di Chiana desde lo alto de la población son impresionantes.

Pistoia
Foto: Shutterstock

Pistoia

Apartada de las rutas turísticas más trilladas y situada a medio camino entre Florencia y Lucca, aparece Pistoia, con sus techos de tejas ocre que anuncian un núcleo toscano modelo. Esta ciudad se reivindica como una excelente parada para conocer la auténtica Toscana, cuyas raíces se asientan en la Edad Media. En la Piazza del Duomo encontramos el conjunto de edificios de visita imprescindible: la catedral, el baptisterio y el campanile. Para los amantes del arte, el Museo Civico y el Museo Marino Marini exponen la historia y el arte pistoiano. Y para los más folclóricos, la Giostra dell’Orso, un viaje en el tiempo que, cada año a finales de julio, transforma Pistoia en un escenario de medieval.

Anghiari
Foto: iStock

Anghiari

En la provincia de Arezzo destaca este pequeño pueblo de casa apiladas que se asienta sobre un antiguo emplazamiento romano. El monasterio de San Bartoleo y la iglesia de la Badia son sus dos monumentos medievales más representativos, pero hay mucho más, palacios, pequeños oratorios,patios que albergan agradables restaurantes que se descubren en un paseo por sus calles empinadas y estrechas.