Incas y sostenibles

Machu Picchu quiere ser el primer destino turístico sin huella de carbono

Además, el santuario inca reabre al público con nuevas medidas de sanidad y medioambientales.

Tras siete meses con las puertas cerradas al turismo, Machu Picchu reabrió este 1 de noviembre con una gran ceremonia y nuevas perspectivas. Desde que cerró en marzo, solamente un turista había accedido al recinto el pasado mes de octubre. Ahora, un total de 675 personas, el 30% de su capacidad, podrán acudir diariamente a la Maravilla de la Humanidad, que incluye nuevos protocolos de seguridad y de sostenibilidad.

1 / 4
Machu Picchu. El primer destino turístico sin huella de carbono

Foto: Prom Perú

1 / 4

El primer destino turístico sin huella de carbono

El número de visitantes de 2020 quedará muy lejos del alcanzado el año anterior cuando, según el Ministerio de Cultura de Perú, alcanzó los más de 1,5 millones. Tales cifras pusieron sobre la mesa la necesidad de hacer de Machu Picchu un destino más sostenible, con la intención de reducir el 45% de las emisiones de CO2 en 2030 y de alcanzar la neutralidad en 2050. Se prevé que en un plazo de cinco meses, la empresa Green Initiative otorgue la certificación al santuario inca y que se convierta en un referente a nivel internacional y del resto de maravillas del mundo.

Machu Picchu. Menos residuos y más bosque

Photo by Rod Long on Unsplash

2 / 4

Menos residuos y más bosque

Para conseguir la neutralidad carbónica, Machu Picchu lleva años trabajando en la creación de una planta de tratamiento de residuos orgánicos, conocida como planta de pirólisis, que transforma la basura en carbón natural (biocarbón). Asimismo, existe una planta de transformación de aceite que produce biodiesel y glicerina a partir de aceites vegetales desechados de los hogares y restaurantes de la zona.

En otra línea de actuación, está prevista la reforestación de un millón de árboles en el recinto del santuario histórico, que está dirigida por el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas (SERNANP).

Machu Picchu. ...

Imagen de la ceremonia de reapertura de Machu Picchu.Foto: Prom Perú

3 / 4

Nuevos protocolos de seguridad

Unas medidas de sostenibilidad que llegan junto a los protocolos de sanidad necesarios para reabrir Machu Picchu al turismo. Este pasado 1 de noviembre se celebró una gran fiesta con la presencia de 45 artistas locales y diversas expresiones culturales del país para dar el pistoletazo de salida a su reapertura, pero también para otorgar el sello Safe Travels al destino “Machupicchu”, lo cual incluye el estricto cumplimiento de protocolos de bioseguridad desde la llegada de visitantes a la estación del tren de Aguas Calientes, hasta en los restaurantes, alojamientos, transporte y el interior del santuario histórico. El sello certifica el cumplimiento de los protocolos para evitar el contagio del virus.

 

Machu Picchu

Foto: iStock

4 / 4

Reapertura gradual

A parte de nuevos protocolos de limpieza, desinfección y manejo de residuos, también se ha establecido una actividad turística progresiva. Primero abre con un 30% de su capacidad, más de 600 visitantes diarios, que irá aumentando gradualmente con el objetivo de conseguir preservar todas las normas de sanidad y de seguridad. 

De esta manera, la actividad turística regresará para implementarse de manera progresiva, sostenible y responsable, y como el inicio de un marco de acciones para iniciar la nueva campaña de turismo de Perú: #SueñoLuegoViajo.

Machu Picchu

Compártelo