guía playera

Las mejores playas de España según Viajes National Geographic

Viajes National Geographic selecciona 25 arenales y calas que son representativas de las diversidad que se pueden encontrar en lo más de 8.000 kilómetros de costa del país.

España cuenta con un total de 7.905 kilómetros de litoral bañado por el mar Mediterráneo y el océano Atlántico. Ante esta certeza, la abundancia de playas deja un inventario espectacular. En cada región geográfica, este extenso frente costero presenta sus propias particularidades geológicas, climáticas y, por supuesto, aspectos culturales únicos. Es imposible caer en la rutina al hablar de las mejores playas de España.

Existen playas ideales para contemplar puestas de sol, playas de arena blanca y aguas cristalinas que parecen sacadas de una postal, calas vírgenes, extensiones de arena protegidas debido a su biodiversidad, y playas con condiciones óptimas para practicar el surf. Algunas tienen un origen volcánico, como las de las Islas Canarias, mientras que otras ofrecen aguas templadas, como las de la región de Murcia. También están las playas ideales para disfrutar en invierno, rodeadas de exuberantes paisajes verdes en Asturias o el País Vasco, así como las playas perfectas para dejarse acariciar por el sol en verano, como las de Andalucía. En resumen, en España se pueden encontrar playas para todos los gustos, ya sea para relajarse, leer, enamorarse o simplemente desconectar. Pero, ante todo, en España existen playas que brindan felicidad.

 

Las mejores playas de España

Esta es la selección de mejores playas de España realizada por el equipo de Viajes National Geographic. Las imágenes más abajo:

9 /25
Playa de Gulpiyuri, Asturias

Foto: Turismo Asturias - Manuel S.

1 / 25

Playa de Gulpiyuri, Llanes (Asturias)

El ser una pequeña playa de mar situada en el interior es una característica suficiente para que se considere a Gulpiyuri una de las más singulares entre las playas de Asturias. Apenas 50 metros de longitud de arena blanca que recibe el mar de forma indirecta, por debajo de los acantilados que la cercan. Por ello está catalogada como Monumento Nacional. No es accesible, por lo que para llegar a esta maravilla hay que caminar por un camino agrícola rodeado de prados. Prepárate, porque cuando la marea sube, parece una piscina salvaje más que una playa.

Castro de Baron~a

Foto: iStock

2 / 25

Castro de Baroña, La Coruña (Galicia)

Los celtas eligieron este lugar como asentamiento por su belleza y ubicación estratégica. Desaparecieron, pero los restos del castro de Baroña han permanecido junto al mar ajenos al paso del tiempo. De aspecto salvaje y natural, hay que llegar hasta esta playa por un sendero de tierra. No hay servicios ni duchas, pero sin calma y una arena fina y blanca que es una delicia pisar con los pies descalzos. Las aguas son algo frías, sobre todo para los acostumbrados al Mediterráneo, pero a cambio dicen los entendidos que tienen tanto yodo que son perfectas para broncearse. Mejor sin traje de baño, que no por nada este fue uno de los escenarios míticos del primer nudismo patrio.

iStock-494281362. Playa Las Catedrales, Galicia

Foto: iStock

3 / 25

Playa de las Catedrales, Ribadeo (Galicia)

Cerca de Ribadeo se localiza la espectacular playa que da nombre al Espacio Natural de As Catedrais. Sus arcos de hasta 30 metros de alto se aprecian mejor con la marea baja, cuando es posible entrar en sus cuevas y pasar bajo los arbotantes de esta catedral esculpida en roca. Para acceder en verano es necesario realizar una reserva previa. Sin duda es una de las mejores playas de todo Galicia.

iStock-804049912. Cala Aiguablava, Cataluña

Foto: iStock

4 / 25

Cala d'Aiguablava, Begur (Cataluña)

Un entorno de acantilados, vegetación de pinares y aguas turquesa y cristalinas convierten a esta cala en una de las mejores playas de Cataluña. No obstante, es la calidad del agua la que le otorga nombre: Cala "aiguablava" significa "agua azul", en catalán. Fiel representante de las playas de Costa Brava, solo tiene 100 metros de longitud, pero eso es suficiente para poder colocarla entre las mejores playas de España.  

Cala Saladeta, Islas Baleares

Foto: Turismo de Ibiza

5 / 25

Cala Saladeta, Ibiza (Islas Baleares)

Con un fondo arenoso poco profundo y aguas de precioso azul turquesa, esta cala es una de las más valoradas de todas las playas de Ibiza. Se puede acceder desde la también famosa y más concurrida cala Salada, a la que se accede desde Sant Antoni de Portmany y donde siempre suele haber barcas fondeadas en sus aguas. 

shutterstock 615613268. Playa de Poo (Asturias)

Foto: Shutterstock

6 / 25

Playa de Poo, Llanes (Asturias)

Esta playa de Asturias es de una belleza muy curiosa: junto a la desembocadura del Río Vallina, tiene forma de embudo, lo cual hace que desde sus 150 metros de arenal no se llegue a ver el mar en el horizonte. Esto es así sobre todo durante la bajamar. En cambio, cuando la marea sube, el mar de color esmeralda entra por el canal formado a lo largo de los siglos. El agua mansa, casi una piscina, es ideal para los juegos infantiles. En la playa de Poo los niños y los padres puedes disfrutar sin peligros. Suele estar muy concurrida, por lo que es mejor madrugar para pasar en ella un buen día de playa.

iStock-1303344242. Playa de Itzurun (País Vasco)

Foto: iStock

7 / 25

Playa de Itzurun, Zumaia (País Vasco)

Si esta es una de las mejores playas del País Vasco no es solo porque se haya convertido en escenario para la serie Juego de Tronos. Esta playa de arena dorada y no muy extensa  (apenas 250 metros) de la localidad de Zumaia, merece también atención por sus impresionantes acantilados de gran valor geológico.

iStock-1286183967. Playa de Matalascañas, Andalucía

Foto: iStock

8 / 25

Playa de Matalascañas, Almonte, Huelva (Andalucía)

Esta playa de Huelva, de ambiente familiar, es una de las más populares de la provincia y una de las mejores de toda Andalucía. Se trata de un extenso arenal con más de cinco kilómetros de longitud, por lo que es una de las más grandes de la Costa de la Luz. Se la reconoce por su peculiar "Piedra" que sobresale en la orilla. No es ninguna formación geológica extraña, sino la antigua Torre de la Higuera, una de las torres que protegían el litoral de ataques, pero que no resistió el fuerte maremoto de Lisboa en 1755. 

Macarella

Foto: iStock

9 / 25

Cala Macarella y Cala Macarelleta, Menorca (Islas Baleares)

A estas idílicas calas menorquinas solo se puede llegar por mar o a pie. Juntas conforman uno de los conjuntos más fotogénicos de las Baleares, con sus aguas claras enmarcadas por acantilados cubiertos de pinos que parecen a punto de caer al mar. Aunque en verano son muy frecuentadas, a primera hora del día permanecen tranquilas. 

iStock-611291102

Foto: iStock

10 / 25

Playa La Carolina, Águilas (Murcia)

Playa Carolina forma parte del paraje conocido como “Cuatro Calas”, en el límite de la región junto a la provincia de Almería. La que está considerada una de las mejores playas de Murcia es un rincón virgen del Mediterráneo. Su paisaje está protegido dentro de la Red Natura 2000 debido a su importancia en cuanto a biodiversidad.

Cala Pola, Tossa de Mar (Catalunya)

11 / 25

Cala Pola, Tossa de Mar (Cataluña)

A solo 4 kilómetros del encantador municipio de Tossa de Mar, en la provincia de Girona, encontramos esta cala que está entre las mejores playas de Cataluña. Es representativa de los paisajes del litoral en la Costa Brava, enclave turístico reconocido por el valor y la belleza de sus calas salvajes. Se caracteriza por una arena gruesa y dorada y aguas cristalinas y calmas por lo que es un lugar ideal para pasar un día de playa en familia. El paisaje del entorno es de una belleza espectacular.

Playa de Nogales, Islas Canarias

Foto: Turismo Canarias

12 / 25

Playa de Nogales, La Palma (Islas Canarias)

La Palma tiene algunas de las mejores playas de Islas Canarias. La de Nogales es una de ellas. Se encuentra en el municipio de Puntallana, en el noroeste de La Palma, en un paisaje rural con montañas y senderos. Se llega a esta joya tras descender durante 15 minutos por un acantilado. No es una playa de aguas calmas, pero el paraje merece la excursión. Y para los amantes del surf es una auténtica delicia porque es uno de los mejores lugares del archipiélago canario para coger olas.

iStock-1001295648. Playa de Benijo, Islas Canarias

Foto: iStock

13 / 25

Playa de Benijo, Santa Cruz de Tenerife (Islas Canarias)

Al norte de la isla de Tenerife encontramos el arenal más fotogénico de las playas de las Islas Canarias. Sólo por eso ya merece estar entre las mejores playas de España. Com la mayoría de playas del archipiélago, su origen es volcánico. Para los viajeros más habituados a arenas doradas o blancas, estas otras negras son todo un motivo de sorpresa. Su carácter salvaje, alejada de núcleos urbanos, permite desconectar al contacto con la naturaleza, y disfrutar de unos de los mejores atardeceres de las Islas Canarias.

iStock-1139744975. Playa de Laga (País Vasco)

Foto: iStock

14 / 25

Playa de Laga, Ibarranguelua (País Vasco)

En la Reserva de la Biosfera de Urdaibai y próxima al cabo de Ogoño tenemos una de las mejores playas del País Vasco. La Playa de Laga ocupa un bellísimo paisaje de dunas y arena fina y dorada. Abierta al mar, es una de las mejores playas para hacer surf en el Cantábrico con olas cortas con picos de derechas y de izquierdas. 

shutterstock 431222491. Playa de Trengandin (Cantabria)

Foto: Shutterstock

15 / 25

Playa de Trengandín, Noja (Cantabria)

Esta es una de las mejores playas de Cantabria. Es un arenal extenso de unos tres kilómetros de arena fina ubicado juntos a las Marismas de Santoña, que es la zona de humedales más importante de todo el norte peninsular. Además de disfrutar de sus aguas cristalinas, la playa de Trengandín está equipada para pasar un día espléndido de playa en Cantabria. Su acceso están adaptados a todo tipo de usuarios.

Playa de Los Genoveses

Foto: Shutterstock

16 / 25

Playa los Genoveses, Níjar, Almería (Andalucía)

Almería es una provincia afortunada en playas vírgenes. Playa de los Genoveses, en el Parque Natural Cabo de Gata, es una de ellas: una bahía de cine de singular belleza que la ha llevado a convertirse en escenario de muchas películas. Sin duda, se trata de una de las mejores playas de Andalucía. En ella encontramos dunas de arena fina y dorada junto a las características chumberas y pitas de la zona. Bañarse aquí es todo un placer de cine.

shutterstock 1910545474. Playa de Oyambre y la Rabia

Foto: Shutterstock

17 / 25

Playa de Oyambre, San Vicente de la Barquera (Cantabria)

Entre los municipios de Comillas y San Vicente de la Barquera y junto al Parque Natural de Oyambre, tenemos una de las mejores playas de Cantabria. Dos kilómetros de playa con arena blanca y un campo de dunas bellísimo para disfrutar de los paisajes marineros de Cantabria con el aliciente de contar con un arenal siamés, el de La Rabia, que forma una ensenada insuperable. Además, en invierno, con las marejadas, se convierte en unas de las mejores playas para el surf del cantábrico.

Calò des moro, Islas Baleares

Foto: Guiomar Huguet

18 / 25

Caló d'Es moro, Mallorca (Islas Baleares)

Esta pequeña cala ubicada a seis kilómetros de Santanyí es una de las más populares entre las playas de Mallorca. ¿Las razones? Una arena fina y blanca, sus aguas turquesas y cristalinas y los laúd que llegan como si levitaran sobre el mar. Su acceso es algo complicado y se realiza siguiendo un sendero. A pesar de ello, es tal su belleza que, en verano suele estar muy concurrida por lo que si no madrugas será difícil que encuentres un hueco libre.

Cala Granadella

Foto: iStock

19 / 25

Cala Granadella, Jávea (Comunidad Valenciana)

Esta playa es una de las más bonitas de España y sin duda una de las más bellas de Alicante y de la Comunidad Valenciana. Caminar temprano por esta playa alicantina abrazada por montañas, escuchando el rumor de las olas y el crujir de los guijarros bajo los pies, produce una grata sensación. Desde la cercana y turística población de Jávea se accede por la carretera que atraviesa el Parque Forestal de La Granadella y que finaliza en el cabo de Nao. En diversas ocasiones esta ensenada ha sido elegida la mejor de España. 

PLaya de Tabarca

Foto: iStock

20 / 25

Playa de Tabarca, Alicante (Comunidad Valenciana)

Al pequeño archipiélago de Tabarca se llega en tabarqueras, esos barcos panzudos de color azul que cubren el camino desde el cabo de Santa Pola. Una vez se llega, se encuentran playas como las que se veían en el pasado en el Mediterráneo. Más piedra que arena, pero con un mar impecable, ya que la isla está rodeada de una extensa pradera de Posidonia oceánica. Considerada como Reserva Marina de interés pesquero desde 1986, es un lugar delicioso donde darse un buen chapuzón lejos del barullo de la costa valenciana. Para rematar la jornada playera, imprescindible probar un buen caldero tabarquino.

Playa de Papagayo

Foto: iStock

21 / 25

Playa de Papagayo, Lanzarote (Islas Canarias)

Resguardadas de los vientos del nordeste, en la Costa del Rubicón, al sur de Lanzarote, se extienden las playas de Punta Papagayo, de arena dorada y aguas tranquilas. Están enclavadas en el parque Natural de Los Ajaches. Desde el enclave turístico de Punta Blanca se puede llegar hasta ellas tanto a pie como en bicicleta.

Calò des Mort, Islas Baleares

Foto: Mateu Bennàssar | Fundació Formentera

22 / 25

Caló d'Es Mort, Formentera (Islas Baleares)

Esta cala es bellísima y una buena elección para desconectar de la rutina en vacaciones. Calò des Mort (una de las playas más bonitas de Formentera) es una ensenada que está ubicada en la parte más oriental de la bahía de Migjorn y es una las playas de Islas Baleares con las aguas más calmas y tranquilas, casi una piscina. Es una auténtica delicia poder disfrutar de los ocres y el turquesa del mar bajo un cielo limpio. Lo difícil es marcharse.

iStock-1152588653. Playa de Rodas, Galicia

Foto: iStock

23 / 25

Playa de Rodas, Islas Cíes (Galicia)

Con forma de concha y aguas de vidrio color esmeralda esta playa de las Islas Cíes es una de las más bellas de las Rías Baixas. Se halla unida por una lengua de arena con la playa de Figueiras, otro tesoro gallego. Las Cíes están integradas en el Parque Nacional de las Islas Atlánticas, accesibles en barca desde Vigo. 

Cuesta Maneli-huelvashutterstock 1758501185. Cuesta Maneli-huelva

Foto: Shutterstock

24 / 25

Cuesta Maneli, Huelva (Andalucía)

Saliendo en línea recta desde el Puerto Deportivo de Mazagón se tiene por delante una buena quincena de kilómetros de playas de arena fina sin ningún tipo de interrupción que dan idea visual de cómo ha ido evolucionando con el pasar del tiempo este litoral. Desde las zonas más urbanizadas de Mazagón, hasta enfilar Moguer y Almonte, a las puertas del Parque de Doñana, donde se encuentran las playas más salvajes de Huelva. Una de ellas es la Playa de Cuesta Maneli (o playa El Aspillero), en Almonte. Destaca por lo escénico del camino de llegada, una pasarela de madera que discurre desde el aparcamiento y que acaba en unas escaleras que van a dar en la arena. Aquí el protagonismo es tanto del mar como del Monumento Natural Acantilado del Asperillo, un sistema de dunas fósiles que se extienden a lo largo de doce hectáreas de costa, con unas características geomorfológicas de lo más singulares. Apta para quienes busquen una playa en un entorno de lo más natural.

 
Playa del Silencio

Foto: shutterstock

25 / 25

Playa del Silencio, Cudillero (Asturias)

De aspecto jurásico, esta es una de las playas más bellas de Asturias. Está enclavada en el Paisaje Protegido de la Costa Occidental asturiana y eso significa que el escenario es el propio de un arenal salvaje, enmarcado entre taludes rocosos y acantilados cubiertos de verde: es el espectáculo de la naturaleza, puro y sencillo. No hay que llegar a la playa en busca de chiringuitos y planes after sun. Más que silencio, lo que se nota es el murmullo constante de los cantos rodados que son empujados con las olas. No hay que olvidar los escarpines en casa.

 

Nuestra selección de playas, comunidad por comunidad:

Seguir viajando