Las minas Almadén reciben el sello de Patrimonio Europeo

Este yacimiento milenario recibe, junto a otros once lugares, el reconocimiento que ensalza su relevancia cultural en la creación y consolidación de Europa.

La Comisión Europea ha anunciado los doce nuevos sitios que, a partir de ahora, forman parte de la red de Patrimonio Europeo, un sello creado para proteger y reivindicar los espacios que, a lo largo de la historia, han resultado claves para la cohesión del continente. Una calificación que, más allá del valor singular de cada lugar, busca ensalzar el legado cultural y la vigencia actual de estas coordenadas, que ejemplifican que Europa es mucho más que una distinción geográfica. De hecho, la comisaria de Innovación, Investigación, Cultura, Educación y Juventud, Mariya Gabriel, ha sido tajante y contundente en el anuncio de estos premios asegurando que los doce lugares designados "encaran nuestra rica historia, son manifestaciones geográficas de lo que somos". 

Con esta docena de nuevas coordenadas, esta red ya cuenta con un total de 60 sitios protegidos, entre los que ya hay tres españoles: el archivo de la Corona de Aragón (Barcelona), la Residencia de Estudiantes (Madrid), y desde este 2022, el parque minero de Almadén, en Ciudad Real. 

1 /12
shutterstock 1402922921. Parque minero de Almadén

Foto: Shutterstock

1 / 12

Almadén, testigo histórico de la minería

El grupo de expertos independientes de la UE, quienes valoraron hasta 21 candidatos, ha seleccionado este complejo minero Patrimonio de la Humanidad por diversos motivos. El primero, los 2.000 años en los que la extracción del mercurio y otros materiales y metales enriqueció esta comarca y que permitió desarrollar un complejo de veinte edificios e infraestructuras en esta localidad de Ciudad Real. El segundo, el hecho de se un modelo en la evolución de la minería durante los últimos cinco siglos y que hoy lo convierte en un ejemplo de patrimonio industrial anterior a la Revolución Industrial muy relevante a nivel local y comunitario. 

Por otro lado, el palmarés de este lugar es indiscutible y apabullante. No es solo Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, también forrma parte de la Asociación Europea del Patrimonio Industrial y es, además, un punto clave de la Ruta Europea del Patrimonio Industrial. Y, sobre todo, es un complejo que transmite al viajero las peculiaridades de la minería en este lugar y su evolución. No en vano, la galería del siglo XVII-XVIII es la única histórica visitable de todo el país y, hasta su cierre en 2003, se trataba de la explotación minera en uso más antigua del mundo. 

vucedol-web-dron-shot. Yacimiento y museo de la cultura Vučedol (Vukovar, Croacia)

Foto: Museo de la cultura Vučedol

2 / 12

Yacimiento y museo de la cultura Vučedol (Vukovar, Croacia)

Más allá de Almadén, otros once lugares han sido incluidos en esta prestigiosa categoría. En orden cronológico, el que acoge un bien más antiguo es el Yacimiento y Museo de la Cultura Vučedol de Croacia, un complejo moderno creado para poner en valor esta civilización que se asentó y prosperó en actual territorio croata entre el año 3.000 y el 2.200 antes de Cristo. 

iStock-598087982. Yacimiento arqueológico de Nemea

Foto: iStock

3 / 12

Yacimiento arqueológico de Nemea (Grecia)

Más allá de por la indiscutible belleza de sus templos y sus restos arqueológicos, el principal valor de este conjunto está en haber acogido, ya en el año 573 a.C., competiciones deportivas en las que se reunían los mejores atletas de toda la Antigua Grecia. 

shutterstock 2098610677. Tumba tracia de Aleksandrovo (Bulgaria)

Foto: Shutterstock

4 / 12

Arte Tracio en el este de las montañas Ródopes (Alexandrovo, Bulgaria)

Este museo, ubicado en la localidad de Alexandrovo, muestra a los viajeros y visitantes lo mejor del arte de los tracios, una de las civilizaciones claves de la antigua Europa. 

iStock-1146247086. Basílica y legado de San Willibrord (Echternach)

Foto: iStock

5 / 12

Basílica y legado de San Willibrord (Echternach, Luxemburgo)

Más que un santo, este monje benedictino anglosajón fue un hábil inventor y diplomático que, usando la fe y la cultura como herramienta, trató de unificar la Europa medieval. En esta abadía se muestra gran parte de su legado y de su trabajo, así como diferentes artefactos de la época y evidencias del intercambio cultural y social que inspiró su trabajo. 

274533139 1647334032282560 3850337389302435301 n. Murales medievales en las regiones de Gemer y Malohont (Eslovaquia)

Foto: Gotická cesta

6 / 12

Murales medievales en las regiones de Gemer y Malohont (Eslovaquia)

Un total de doce iglesias y ermitas conforman la conocida como Ruta Gótica de Eslovaquia, un conjunto de templos que destacan por las pinturas murales que en ellos se realizaron durante los siglos XIV y XV. Unas representaciones pictóricas que dan fe de los intercambios económicos, culturales y artísticos en la Europa medieval y que, además, destacan por recurrir a un lenguaje artístico entendido por miembros de diferentes etnias y grados de alfabetización.

 

shutterstock 1803571549. Centro histórico de Turaida (Letonia)

Foto: Shutterstock

7 / 12

Centro histórico de Turaida (Letonia)

Este enclave ha jugado un papel fundamental en la integración de los países bálticos en la Unión Europea. Primero como bastión evangelizador del cristianismo occidental en toda la región. Segundo, como epicentro de la Revolución Cantada que permitió a estas naciones independizarse de la URSS y unirse a la actual UE. 

iStock-499663849. Paisaje de Oderbruch

Foto: iStock

8 / 12

Oderbruch (Alemania)

Lo particular de este paisajes pantanoso que se extiende a lo largo de 60 kilómetros por la frontera de Alemania con Polonia es su origen, ya que es fruto del drenaje del río Oder y de su reconducción que mandó ejecutar el rey de Prusia Ferderico el Grande en el siglo XVIII. Una intervención faraónica que domesticó la geografía y la economía de una región que ha resultado clave para la cohesión europea. 

RO Palace-ECD Photo-3. Palacio de la Comisión Europea del Danubio (Galati, Rumanía)

Foto: D.R.

9 / 12

Palacio de la Comisión Europea del Danubio (Galati, Rumanía)

Pese a ser, en la actualidad, la sede de la biblioteca Urechia, este edificio fue levantado en 1856 con el propósito de servir como casa para la Comisión Europea del Danubio, una institución establecida para regular la navegación por este río. Pero su relevancia va más allá de acoger una solución pacífica y diplomática a los problemas fluviales. Es, sobre todo, el hecho de haber servido como ejemplo para los actuales organismos transnacionales y comunitarios. 

Captura de pantalla 2022-05-02 a las 12.18.16. Seminaarinmäki Campus (Jyväskylä, Finlandia)

Foto: Tero Takalo-Eskola, Visit Jyväskylä

10 / 12

Campus Seminaarinmäki (Jyväskylä, Finlandia)

Aunque este complejo podría considerarse un hito cultural debido a la relevancia de su arquitecto, Alvar Aalto, la singularidad que lo convierte en Patrimonio Europeo es en hecho de encarnar el sistema educativo finlandés, un modelo que ienta las bases para un sistema social democrático que previene la exclusión social y promueve la diversidad y la coexistencia pacífica. 

shutterstock 1500967166. El manifiesto Ventotene (Italia)

Foto: Shutterstock

11 / 12

El manifiesto Ventotene (Italia)

Fue en el año 1941 cuando Altiero Spinelli y Ernesto Rossi firmaron un manifiesto titulado Por una Europa libre y unida. Ambos políticos coincidieron en la prisión de Ventotene, una cárcel creada en 1939 por el régimen fascista para encarcelar a los opositores, donde elaboraron un texto que, a la larga, resulto clave para la formación de una Unión Europea basada en la democracia, la solidaridad y la libertad. En la actualidad, esta isla, que históricamente ha sido un lugar de aislamiento y confinamiento, se ha transformado para ser un ágora en el que se reivindican estos valores y en el que se conversa sobre el futuro de las relaciones entre naciones. 

236918859 854924188494725 3057352811094697393 n. Museo de la inmigración de Molenbeek (Bruselas)

Foto: MMM

12 / 12

Museo de la inmigración de Molenbeek (Bruselas)

Conocido también por su acrónimo MMM, esta institución se ha transformado en un lugar clave para enaltecer el papel de la inmigración en la Bruselas actual. Y su ubicación no podría ser más simbólica, en uno de los barrios más multiculturales y con mayor conflictividad social de toda Europa. Un vecindario que, a través de iniciativas como esta, busca conducir las inquietudes sociales y creativas de sus habitantes y, a su vez, dotarles de autoestima. 

Almaden