Paisajes de agua

Nacederos de ríos: así brotan los cauces más espectaculares de España

Buscar estos manantiales tiene como recompensa descubrir unos recónditos paisajes de aguas puras, cristalinas y muy fotogénicas. ​

 

 

 

1 / 14
iStock-502725788. Urederra

Foto: iStock

1 / 14

Nacedero del Urederra (Navarra)

La fuente del río Urederra, un paraje declarado Reserva Natural, se sitúa dentro de los límites del Parque Natural de las Sierras de Urbasa y Andía, en la comarca de Tierra de Estella. Bajo paredes calizas de más de 400 m de desnivel brota el manantial que da vida a este río, cuyo nombre en vasco significa «agua preciosa». A este rincón, considerado uno de los más bellos de Navarra, se llega siguiendo una accesible pista forestal de unos 6 km (ida y vuelta) que arranca en el caserío de Baquedano y lleva hasta el nacedero del río. La excursión discurre casi siempre cerca del cauce, con el agua saltando sobre rocas y pozas, y adquiriendo una sorprendente tonalidad turquesa. La senda y el río fluyen a través de una floresta de hayas, bojes y brezos que dejan filtrar la luz del sol y dotan al lugar de una iluminación pictórica. El camino está salpicado de miradores que alternan vistas del Urederra con las cumbres de Urbasa. Así se alcanza la base del anfiteatro rocoso por el que el joven manantial se precipita desde 100 m de altura. La excursión concluye frente a la pared rocosa de la que brota el agua.

shutterstock 424842058. Río Cuervo

Foto: Shutterstock

2 / 14

Nacimiento del río Cuervo (Cuenca)

Al norte de la capital conquense y a 3 km de Vega de Codorno se puede contemplar uno de los parajes más bellos del centro peninsular: el Nacimiento del Río Cuervo, declarado Monumento Natural y uno de los principales atractivos del Parque Natural de la Serranía de Cuenca. Este enclave de saltos de agua, cascadas y cuevas kársticas se localiza a 1500 m de altitud, envuelto por un bosque de pinos, sauces, álamos y tilos. La excursión de nivel fácil que conduce hasta el manantial va remontando el curso fluvial, pasando de una orilla a otra por pasarelas. La fuente del río Cuervo, que recoge el deshielo del pico San Felipe (1840 m), brota de una gruta de la que manan sus aguas puras. El hilo líquido se convierte pronto en un laberinto de manantiales que juntos forman este Monumento Natural. Un mirador permite admirar la caída del río por una cascada entre rocas cubiertas de musgo. El camino continúa hasta la parte superior del salto, donde está la cuna del río. En las inmediaciones de la cascada se pueden visitar la antigua fortaleza de Huélamo y, a una treintena de kilómetros, la hermosa Hoz de Beteta.

iStock-481990503. Río Ason (Cantabria)

Foto: iStock

3 / 14

Nacimiento del río Asón (Cantabria)

Uno de los hitos del Parque Natural de los Collados del Asón son los cursos fluviales que lo surcan, en especial el Asón y su afluente Gándara, que nacen en este paraje y se unen en Ramales de la Victoria. Los ríos son los protagonistas de las rutas a pie más atractivas que pueden realizarse por esta reserva del oriente cántabro. Muchas de ellas parten del caserío de Asón y serpentean junto a los ríos, entre prados verdes, cabañas, hayedos y encinares. La Ruta al Nacimiento del Gándara lleva hasta la formación kárstica de la que brota el río, que a los pocos metros crea una serie de rápidos. Pero sin duda la excursión más popular es la Ruta al Salto del Asón que muestra el camino de este cauce, cuyas aguas se originan en el Puerto de Sía (1235 m) y se precipitan al vacío por una cascada en forma de cola de caballo, de más de 50 m de alto. Desde Asón, un sendero conduce hasta el mirador desde el que se contempla la caída y prosigue hasta los pies de la cascada. Entre los atractivos cercanos destacan el conjunto de grutas, entre ellas la Cueva de Covalanes, una de las más importantes de Cantabria, que alberga pinturas paleolíticas.

shutterstock 1447418660. Río Mundo

Foto: Shutterstock

4 / 14

Chorros del río Mundo (Albacete)

El nacimiento del río Mundo se localiza dentro de los límites del Parque Natural de los Calares del Río Mundo y de La Sima, en la Sierra de Alcaraz. El manantial del que nace se precipita sobre una pared caliza por una impresionante cascada con cerca de 80 m de caída: son los Chorros del río Mundo, la joya de esta reserva. Esta cascada vierte las aguas que se han filtrado a través de los muros de la cueva que la precede. Al nacedero se accede desde el pueblo de Riópar siguiendo una excursión que discurre primero por un terreno montañoso y cubierto de pinares, donde el agua ha erosionado la roca creando bellos paisajes kársticos. El espectáculo puede verse desde las pasarelas colocadas en diferentes niveles. Entre hoces y páramos, el río sigue su curso por la Sierra de Alcaraz, famosa entre los espeleólogos por sus numerosas cavidades. 

shutterstock 119143183. Ríos Alba y Nalón (Parque Natural de Redes)

Foto: Shutterstock

5 / 14

Ríos Alba y Nalón (Asturias)

En el Parque Natural de Redes pueden seguirse las excursiones para contemplar los tramos más jóvenes de los ríos Alba y Nalón que surcan esta Reserva de la Biosfera. Desde Soto de Agües parte la llamada Ruta del Alba (14 km), un camino que lleva al llano Cruce de Ríos, donde se esconde la fuente de este cauce, declarada Monumento Natural. El paseo pasa cerca de un desfiladero labrado en la roca que finaliza en las hoces de Vega de Llaímo. Otro de los itinerarios más bonitos y populares de Redes es el que remonta el río Nalón hasta su nacimiento en el Puerto de Tara (1480 m). En otoño, las riberas de ambas vías fluviales se cubren de hojas ocres caídas de hayas y robles, mientras el agua corre encauzada entre helechos y musgo. 

iStock-951465724. Río Algar (Alicante)

Foto: iStock

6 / 14

Las Fuentes del Algar (Alicante)

En la comarca alicantina de la Marina Baixa se localizan las Fuentes del río Algar, en las inmediaciones de Callosa d’en Sarrià, muy cerca de la localidad Altea. Se trata de un corto cauce de solo 12 km de vida, que nace en las alturas de la Sierra del Ferrer y desemboca en el Mediterráneo. Sus primeros pasos de vida los da saltando por rocas y cayendo por un cañón donde forma pozas refrescantes que, con el buen tiempo, se convierten en zona de baño. La fuente del río es un excelente observatorio de aves. El Algar funde sus aguas con las de otros ríos como el Bolulla y el Guadalest. 

shutterstock 502421401. Río Pitarque (Teruel)

Foto: Shutterstock

7 / 14

Nacimiento del río Pitarque (Teruel)

El Nacimiento del Río Pitarque es un Monumentos Natural situado en la comarca del Maestrazgo. En la localidad que le da nombre, Pitarque, se inicia una caminata de 9 km que conduce hasta el llamado Ojo de la Fuente, su nacedero. Lo singular de este río es que se nutre en parte de aguas de lluvia y arroyos subterráneos que salen a la luz como tranquilas balsas, aunque su curso pronto se convierte en un caudal poderoso. Su fuerza se plasma más adelante en los Ojos del Pitarque, unas oquedades labradas por el agua por las que se precipita el río. El sendero, algo pedregoso, atraviesa pequeños cañones, bosques de sauces y descubre además algunas ermitas solitarias.

iStock-1213304322. Fuentes del Llobregat

Foto: iStock

8 / 14

Fonts del Llobregat (Barcelona)

En el espectacular nacimiento del río Llobregat se contemplan tres caudalosas cascadas que se nutren de aguas subterráneas que brotan entre las rocas de la Sierra del Cadí. El paraje natural se halla a menos de 1 km del pueblo de Castellar de n’Hug. Desde él hay que seguir el antiguo camino que desciende en dirección a la localidad de La Pobla de Lillet, donde aparece la indicación a las Fonts del Llobregat. La excursión se realiza en medio de una frondosa vegetación de ribera y musgo, con algunos tramos empinados de escalones. Esta visita se puede completar con la que lleva al cercano nacimiento del río Bastareny, típico de los acuíferos kársticos, donde es habitual encontrar pocas fuentes, pero de gran caudal. De regreso a Castellar de n'Hug vale la pena visitar la iglesia de Santa María, de origen románico y reforma barroca.

iStock-510066726. Río Piedra

Foto: iStock

9 / 14

Río Piedra (Guadalajara y Zaragoza)

En su tramo alto, el río Piedra nace en el término de Rueda de la Sierra, provincia de Guadalajara, surgiendo de las rocas y creando una decena de manantiales en el paraje conocido como los Ojos del río Piedra. Sin embargo, el máximo esplendor de este afluente del Jalón se contempla en las cascadas y caídas de agua que pueden contemplarse en el Parque Natural del Monasterio de Piedra, ya en la provincia de Zaragoza. La puerta de entrada a este lugar es el pueblo de Nuévalos. Las cascadas más espectaculares son las de Chorreadores, Caprichosa, Trinidad o la Cola de Caballo que, con 90 m de caída, es la más alta del lugar. Tras el manto de agua, muchas de estas cortinas líquidas esconden cuevas con salientes que sirven de miradores. Una de ellas es la Gruta Iris, situada detrás de la Cola de Caballo. La visita a este paraje se completa en el monasterio fundado en el siglo XII y declarado Monumento Nacional.

iStock-928334900. Río Borosa (Jaén)

Foto: iStock

10 / 14

Río Borosa (Jaén)

A los pies de la sierra de Cazorla corre el río Borosa, cuya fuente se sitúa en las alturas del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, un destacado refugio de fauna ibérica y espacio declarado Reserva de la Biosfera. El pueblo blanco de Cazorla, resguardado entre olivos y con un castillo del siglo XV, es el punto de partida de la llamada Senda del Borosa, que remonta el curso hasta su cuna en la Laguna de Aguas Negras. Al inicio el itinerario discurre por un camino que sigue las márgenes del río entre pinos y aromáticas matas de tomillo, y luego penetra en la Cerrada de Elías, un profundo tajo que se salva por una pasarela de madera. A partir de ahí el camino bordea varios saltos de agua, como el vistoso Salto de los Órganos. En el Centro de Interpretación Fluvial Río Bososa, instalado en la llamada Torre del Vinagre, entre el pueblo de Cazorla y el embalse del Tranco de Beas, informan sobre la riqueza natural del parque y de las etapas de la ruta. 

shutterstock 611862761. Río Purón (Álava)

Foto: Shutterstock

11 / 14

Desfiladero del río Purón (Álava)

El río Purón es el eje vertebrador del Parque Natural de Valderejo. Este curso fluvial nace en la sierra alavesa de Andarejo y, tras 15 km, se funde con el Ebro. La reserva destaca por sus paisajes intactos y entre sus atractivos se hallan cascadas y muy especialmente el desfiladero calizo labrado por el Purón, cerca de la localidad de Lalastra y de la muga que separa las provincias de Álava y Burgos. El mejor acceso para realizar esta visita es el pueblo de Herrán, donde nace un sendero de 10 km que penetra en el cañón. La primera sorpresa del recorrido aparece pronto: una caída de agua de 20 m de alto. En el trayecto se pasa por una pasarela metálica anclada a la roca, desde donde se contempla una de las pozas del cauce. Más adelante, desde el puente de madera sobre el río, se disfruta de la vista de este angosto desfiladero, que ya en el siglo IX fue utilizado por los primeros repobladores cristianos de la meseta castellana. Al final de la garganta, cerca de la fuente del Purón, se ven los restos de una antigua ermita excavada en la roca.

Merece una mención otro río Purón, este asturiano, hermano de nombre, pero no de territorio. De escasos 5 km, nace en la Sierra de Cuera y discurre por el concejo de Llanes. En su corto recorrido exhibe un caudal de una transparencia cristalina que llama la atención. Y es que sus aguas recorren las entrañas de la tierra desde los Picos de Europa hasta asomarse al mar en el Cantábrico. La Ruta del Río Purón –asturiano–, de baja dificultad e idónea para realizar con niños, lleva a su nacimiento por un frondoso sendero paralelo al río. En determinados puntos se puede bajar a su ribera para tocar sus puras aguas. El trayecto acaba junto a una piscifactoría que hay que bordear, para ver, a su espalda, el lugar entre rocas de donde manan las aguas.

iStock-507216674 (1). Río Iregua (La Rioja)

Foto: iStock

12 / 14

Río Iregua (La Rioja)

Las aguas del deshielo nutren la cuna del río Iregua que inicia su andadura desde las cumbres del Parque Natural de la Sierra Cebollera, cayendo de una poza a otra en lo que se conoce como los Hoyos del Iregua. Se llega hasta su nacimiento caminando por el Sendero del Barranco del Achichuelo, el más popular de los que pueden seguirse por la reserva. La excursión puede comenzar en el pueblo de Villoslada de Cameros y remonta el curso del Iregua a lo largo de 9 km. Durante la ruta se cruzan arroyos como el de Puente Ra, el más caudaloso. Tras pasear entre una tupida vegetación de ribera y visitar la fuente del río, la visita finaliza en una explanada presidida por la ermita de la Virgen de Lomos de Orio, desde cuyo emplazamiento se contempla una inolvidable vista de la sierra riojana.

iStock-956105810. Río Nervión (Álava)

Foto: iStock

13 / 14

Salto del Nervión (Álava)

El Nervión brota sigiloso de una pequeña boca rocosa de la Sierra Salvada, aunque al poco de nacer nutrido por el agua de las lluvias y la nieve, decide presentarse a lo grande y saltar por un precipicio de 270 m de alto, trenzado en una cola de caballo que estalla en el fondo de un cañón. El pueblo de Orduña es una excelente base de inicio de las rutas que conducen hasta el nacimiento del Nervión y guían hasta su cascada. A solo 1 km del puerto de montaña de Orduña se halla la entrada al Monumento Natural del Monte Santiago, un bloque calcáreo que la erosión ha ido perforando durante miles de años, creando simas, dolinas y galerías por las que se filtra bajo tierra el agua de manantiales. Así sucede en la Cueva Giturri, de la que manan las primeras aguas del Nervión.

iStock-1267293402. Río Manzanares (Madrid)

Foto: iStock

14 / 14

Río Manzanares (Madrid)

Al sur de la Sierra de Guadarrama se extiende, como un remanso de tranquilidad, el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, catalogado Reserva de la Biosfera por la Unesco. A partir de otoño, tonos amarillos y rojos intensos tiñen los bosques de ribera, formados por sauces, chopos y helechos, que acompañan el curso del río Manzanares y sus afluentes. El Manzanares tiene su origen en el ventisquero de La Condesa, a 2190 m de altitud, ubicado en la Cuerda Larga, una cresta montañosa que sobresale en esta cordillera. Su fuente está formada por manantiales y neveros, acumulaciones de nieve que se mantienen hasta entrada la primavera. El nacedero se halla en el término de Manzanares el Real, del que toma el nombre. El pueblo es el punto de partida de rutas que se dirigen a los enclaves más atractivos de la zona, como la Reserva Integral de La Pedriza, una paraje de formaciones graníticas declarado Reserva de la Biosfera y que incluye pinturas prehistóricas. En los alrededores también pueden seguirse itinerarios etnográficos y monumentales que discurren entre fuentes, molinos, ermitas y castillos como el de Mendoza.

iStock-951465724

Nacederos de ríos: así brotan los cauces más espectaculares de España

Compártelo