Revolución Pritzker en Berlín

El acceso a la Isla de los Museos diseñado por David Chipperfield

El arquitecto ganador del Pritzker 2023 revolucionó el acceso al recinto museístico con la galería James Simon.

La Isla de los Museos de Berlín, el Patrimonio de la Humanidad que alberga en sus cinco centros las espectaculares colecciones de arte y arqueología de la capital de Alemania, estrenó el verano de 2019 su nuevo edificio de entrada: la galería James Simon.

acceso-isla-de-los-museos

Foto: AgeFotostock

acceso-isla-de-los-museos

El edificio ha sido diseñada por el famoso arquitecto David Chipperfield (Londres, 1953) a modo de columna vertebral del plan para unificar los diversos espacios de la Isla de los Museos, concebido en 1999 tras el reconocimiento de la Unesco. La galería James Simon destaca por el uso de elementos de la arquitectura clásica con el fin de que se integre con los demás edificios museísticos.

La galería, en la práctica una esbelta hilera de columnas con una superficie útil de 4.600 metros cuadrados, se levanta monumental sobre un pedestal de piedra en la orilla del río Spree.

“No hemos querido imponer ninguna ruta, pues cuando alguien entra en un museo quiere orientación, pero también la opción de perderse y descubrir cosas” (David Chipperfield)

Si bien su función principal es la de punto de acceso a todos los museos de la isla (a excepción del Altes Museum y la Alte Nationalgalerie), también hay una zona de venta de entradas, una cafetería, una tienda de recuerdos de los museos, salas de conferencias y exposiciones y un guardarropa.

nuevo-acceso-isla-de-los-museos
Foto: AgeFotostock
Precisamente, los berlineses se refieren a la galería James Simon como el “guardarropa más caro del mundo”. Y viendo los costes, se les puede tachar de irónicos, pero no exagerados: Tras 20 años, la construcción pasó de los 71 millones de euros presupuestados al principio a los 134 millones de euros.

El edificio lleva el nombre de James Simon (1851–1932) para recordar su legado en la ciudad de Berlín. James Simon fue un empresario, filántropo y mecenas de las artes que en sus últimos años de vida donó la mayoría de sus colecciones a los Museos del Estado de Berlín, incluido el busto de Nefertiti, la pieza estrella del Museo Neues.