Ayer y hoy

Pasado y presente del Puente de Forth

La monumental estructura construida a finales del siglo XIX sigue siendo en la actualidad un recuerdo de todos los obreros que trabajaron en ella.

Sir Thomas Bouch tenía que construir un gran puente sobre el fiordo de Forth, pero tras el dramático derrumbe de su puente de Tay el pedido fue cancelado. La nueva obra fue un modelo de solidez a toda prueba.

1 / 2
puente-de-forth-hoy. 2015

1 / 2

2015

La obra de sir Benjamin Baker y sir John Fowler sigue resistiendo las tormentas y el paso de 200 ferrocarriles diarios por sus dos kilómetros y medio de recorrido. Su única pega es que, aunque está hecha de acero, este no es inoxidable. La expresión painting Forth Brigde se emplea en Escocia para aludir a una tarea interminable. Como las superficies metálicas rebasan las 20 hectáreas, se dice que cuando se acaba de pintar el puente por un extremo hay que volver a empezar por el otro. Los modernos revestimientos anticorrosivos con escamas de vidrio abren una puerta a la esperanza y, al menos, no contaminarán el fiordo con plomo.

Foto: AGE fotostock

puente-de-forth-ayer. 1886

2 / 2

1886

La construcción definitiva se emprendió en 1883 y concluyó en 1890, cuando el Príncipe de Gales lo inauguró insertando un remache de oro. Era el último de los ocho millones empleados para ensamblar 55.000 toneladas de vigas y barras de acero asentadas en 18.000 m3 de granito. El arco central de esa obra maestra de ingeniería se alza 46 metros sobre el mar para permitir el paso de los mayores buques. Las ménsulas alcanzan 104 metros de altura. En los periodos de más actividad llegaron a trabajar 4.600 personas. Cientos de ellas quedaron inválidas o mutiladas en los 26.000 accidentes registrados, y 98 de ellas fallecieron.

Foto: AGE fotostock

puente-de-forth-hoy

Pasado y presente del Puente de Forth

Compártelo