20 aniversario

Un paseo por el Tokio de Lost in Translation 20 años después

Desde el elegante bar del hotel Park Hyatt Tokio, hasta el Cruce de Shibuya: estas son las localizaciones en las que se rodó la famosa película de Sofia Coppola.

En octubre de 2003, Sofia Coppola estrenó una película cuya sensibilidad visual, sutil guión e icónica banda sonora le valió el Oscar al mejor guión original, además de las nominaciones a mejor película, mejor directora y mejor actor principal. Lost in Translation había cautivado tanto a la Academia como a los miles de espectadores que acudieron a las salas de cine de todo el mundo para deleitarse con la tierna historia de Bob (Bill Murray) y Charlotte (Scarlett Johansson), un actor en decadencia y una joven recién graduada en Filosofía que, tras conocerse en un hotel en Tokio, descubren en el otro a alguien con quien compartir su soledad, llegando a forjar una amistad cómplice que a ratos deja entrever trazos de amor.


Para conmemorar el veinte aniversario de Lost in Translation, recorremos las calles de Tokio tras las huellas de Bob y Charlotte, siguiendo los pasos de los protagonistas por las localizaciones japonesas en las que se grabó la película. 

Seguir viajando

MV5BYzQ0Y2I4NDEtN2UzOS00ZDY4LTlhOGMtNzQ4OWVhZTdhOTIzXkEyXkFqcGdeQXVyMTAwMzgzNjIz  V1 FMjpg
Foto: D.R.

Una copa en el New York Bar

El primer lugar imprescindible que se debe visitar en un recorrido por el Tokio de Lost in Translation es el New York Bar del hotel Park Hyatt Tokio, ubicado en la planta 52 del rascacielos. Es allí donde, una noche, Bob y Charlotte, ambos víctimas del insomnio, se conocen. Él le cuenta que está allí para rodar un anuncio de whisky Suntory y ella le explica que está acompañando a su marido fotógrafo en un viaje de trabajo, con las mejores vistas panorámicas del Tokio nocturno de fondo. 

Al igual que en la película, el New York Bar ofrece a huéspedes y visitantes copas, cocktails y conciertos de jazz en un ambiente íntimo que captura la esencia de la película. Los que se hospeden en el hotel también podrán disfrutar de la piscina en la que nada Bob, durante otra noche de insomnio, o la habitación de amplias ventanas a través de las cuales Charlotte contempla la inmensidad de la ciudad.

MV5BNGUxYWIxNjgtMzczMC00N2MwLWE5M2EtZWJhYzVkYzJjNzhkXkEyXkFqcGdeQXVyNDA4MDkxNzE@  V1 FMjpg UX1366
Foto: D.R.

Recorrido nocturno por KABUKICHO

El barrio de Kabukicho, ubicado a poco más de 2 kilómetros del hotel, es una de las zonas más coloridas e iluminadas del Tokio nocturno. Al inicio de Lost in Translation, Bob atraviesa las calles de este barrio en el taxi que le conduce al hotel, agotado tras las horas de vuelo y los efectos del jet lag. En la secuencia, acompañada de la canción Girls de Death in Vegas, que abre la película, se ven las impresionantes pantallas y los letreros de neón de Kabuchiko, que recuerdan a un “Times Square” japonés. 

Paseando por Kabuchiko se llega a Golden Gai, un pequeño laberinto de calles angostas con pequeños bares, en la zona de Shinjuku. En las acogedoras tabernas de este animado barrio se pueden degustar los platos más auténticos de la gastronomía japonesa, tal y como hacen Bob y Charlotte en algunas de las escenas de la película.

 

Shibuya
iStock

El cruce de Shibuya 

Una de las escenas más icónicas de Lost in Translation es aquella en la que Charlotte, antes de conocer a Bob, se aventura a descubrir la ciudad por su cuenta y atraviesa el famoso cruce de Shibuya bajo su paraguas transparente. En este momento del filme se puede ver cómo, cada vez que se para el tráfico, miles de personas cruzan por los 4 sentidos del paso de cebra más famoso del mundo. 

El segundo piso del café Starbucks, ubicado frente al cruce, ofrece una de las mejores vistas de este importante enclave de Tokio. A partir de este punto, los transeúntes pueden adentrarse en el barrio de Shibuya, donde se encuentran varias de las localizaciones de la película.

 

Lost in translation
D.R.

El templo de Joganji en Shinjuku 

En otro de sus paseos por la ciudad, Charlotte recorre las líneas de metro de Tokio y consigue llegar al templo de Joganji, en el barrio de Shinjuku. Este hermoso templo se construyó a inicios del siglo XV y fue muy importante durante la era feudal en Japón. Actualmente, es un contrapunto perfecto para alejarse del ruido y el ajetreo de las calles de Shinjuku y adentrarse en este oasis verde de paz, oculto en el corazón de la ciudad. 

En Lost in Translation, Charlotte primero anda por los alrededores del templo, que es donde se encuentra el cementerio del mismo, y después entra en el edificio en el que se está llevando a cabo una pequeña celebración budista. De vuelta en la habitación, Charlotte llama a una amiga para explicarle qué ha sentido al visitar el templo.

 

MV5BMjA4MTI3NjU5MV5BMl5BanBnXkFtZTgwNTg0NjkxMDI@  V1 FMjpg UX2160
Yoshio Sato - © 2003 Focus Features

El restaurante Shabu Zen 

Otra visita indispensable del recorrido es el restaurante Shabu Zen, en el que Charlotte y Bob cenan en una de las últimas escenas de la película. En este local, los protagonistas degustan el “shabu-shabu”, un plato tradicional japonés que consiste en carne cortada en lonchas finas y un surtido de verduras, cocido a fuego lento en un caldo que se hierve en la propia mesa. 

La dirección exacta de Shabu Zen, es el número 10-8 de la calle Kamiyamacho, en Shibuya. Según han afirmado alguna vez los dueños del local, la mesa en la que se rodó la escena de Lost in Translation es la segunda que hay al entrar, a mano derecha. De hecho, hasta hace poco, todavía se conservaban los bancos originales en los que se sentaron Scarlett Johansson y Bill Murray durante el rodaje, una pieza que ha sido sustituida por seis sillas dispuestas para los comensales.

 

1484290293 focus lostintranslation sofiacoppola billmurray scarletjohansson giavaniribisi annafaris gallery15
Focus Features

Un karaoke en Shibuya 

Una de las escenas más conocidas de Lost in Translation es aquella en la que Charlotte y Bill van con un grupo de amigos a un karaoke en Shibuya, en el que él canta More Than This de Roxy Music y ella Brass in Pocket de The Pretenders. Al final de su noche de fiesta en Tokio, Bob y Charlotte se sientan en un banco del karaoke: ella, disfrazada con una peluca rosa, apoya su cabeza cansada sobre el hombro de él, y ambos fuman en silencio, sumidos en su complicidad. 

La localización exacta en la que se filmó la escena es la tienda Karaoke-Kan del número 30-8, en la calle Udagawa-cho, en Shibuya. Sofia Coppola eligió las salas 601 y 602 para grabar la secuencia; la primera destaca por sus impresionantes vistas de la ciudad nocturna y la segunda por los interiores.

 

hEIAN KIOTO
Shutterstock

El santuario Heian en Kioto 

Para terminar el recorrido, hay que salir de los límites de la caótica Tokio, tal y como hace Charlotte, y viajar en el shinkasen (tren de alta velocidad) hasta la tradicional Kioto, donde se encuentra el santuario Heian. Allí se pueden visitar tanto los templos Nanzenji y Chion-in, como los jardines que los rodean, recreando el mismo paseo que realiza la protagonista en una de las últimas escenas cuando, después de haber conocido a Bob y de haberse sumergido juntos en el universo japonés en el que transcurre la película, es capaz de ver el mundo con otros ojos, desde la calma de quien ha encontrado, no solo la compañía del otro, sino también la compañía propia.