Arqueología submarina

Pisa: la 'nueva' Pompeya del mar

La ciudad toscana sorprende con Le Navi Antiche, el mayor museo del mundo de naves antiguas.

Pisa ya no es solo famosa por su torre y por sus decenas de guiris haciendo la foto de rigor. Quienes visiten esta coqueta urbe, pueden encontrar uno de los museos más asombrosos de arqueología subacuática del mundo. Un espacio que abrió el pasado mes de junio y que ya se ha convertido en nuevo 'must' de la ciudad.

Fueron los constructores del ferrocarril de la línea Roma-Génova quienes a finales del siglo pasado descubrieron lo que hoy en día se conoce como la Pompeya del mar. A 6 metros bajo tierra encontraron varios restos de barcos en buen estado de conservación. Bien preservados estaban también los productos comerciales y artículos personales que llevaban los pasajeros. Este hallazgo fortuito dio a luz al mayor museo de naves antiguas del mundo: el Museo de las Antiguas Naves de Pisa

 

1 / 4
museo. Pisa...

Foto: Le navi antichi di Pisa

1 / 4

La nueva Pompeya

Tras 20 años de trabajos de arqueología y restauración salieron a la luz una treintena de barcos de época romana, fechados entre los siglos III a.C. y el VII d.C., y centenares de fragmentos de ánforas, vasijas, cerámicas y materiales orgánicos de objetos personales como chaquetas y zapatos, convirtiéndose en una de las excavaciones más interesantes y ricas de los últimos años. Con una superficie de 5.000 metros cuadrados, el Museo de las Antiguas Naves de Pisa atesora once de las embarcaciones, cuatro de ellas prácticamente íntegras, y un total de 8.000 restos arqueológicos, haciendo de Pisa un lugar de suma importancia histórica que le ha hecho ganarse el sobrenombre de La Pompeya del mar.

Barco. Un descubrimiento

Foto: Le navi antichi di Pisa

2 / 4

Una flota muy diversa

Las embarcaciones, que datan de siglos distintos, consiguen aportar una visión más acotada de una construcción naval de época romana de la que no había mucha información. Uno de los datos más sorprendentes que dieron los arqueólogos es cómo la geografía de esa época era tan diferente a la actual que parece mentira que pueda haber llegado esta flota en Pisa. Allí había la cuenca del río Serchi, el actual Auser, que fondeaba las naves marítimas. Tras una fuerte inundación, los barcos naufragaron, pero gracias a la ausencia de oxígeno, entre arena, tierra y detritos, los restos se mantuvieron en muy buen estado. Así, la flota encontrada es muy diversa y por este motivo es única. En la exposición se puede encontrar una nave de 13 metros, la más conocida Alkedo de 12 remeros o el buque insignia de la flota de Pisa, la única nave militar de la época conocida en el mundo.

barcos. IMG 2290

Foto: Le navi antichi di Pisa

3 / 4

Con tecnología

Dividido en ocho secciones, el museo consigue aportar una detallada visión de la época a través de la arqueología y la leyenda. Además, el museo destaca porque ha sido diseñado para que el visitante pueda sumergirse en esa época. A parte de los restos y reconstrucciones, se han recreado lugares y actividades que se desarrollaban alrededor de las naves y la vida a bordo gracias a las nuevas tecnologías. Los hallazgos de partes de la vela han hecho posible reconstruir el sistema con fiabilidad. 

 

 

 

La vida cotidiana

Foto: Le navi antiche di Pisa

4 / 4

La vida cotidiana

Las secciones del museo recorren diversos aspectos del ámbito marítimo y naval, y uno de ellos es la vida a bordo. En ella se describen varios aspectos de los pasajeros, como la vestimenta, el equipaje, la gastronomía, los cultos, las tormentas, la iluminación, etc. S exponen sus pertinencias, pero también sus cuerpos y, de hecho, es el esqueleto de un marinero abrazando a su perro una de las principales atracciones del museo. 

 

 

barcos

Pisa: la 'nueva' Pompeya del mar

Compártelo