Entre pallozas y osos pardos

Planes eco para escapadas eco: los Ancares leoneses

Cinco experiencias sostenibles para exprimir al máximo el patrimonio natural y cultural de esta Reserva de la Biosfera.

Los bosques son los protagonistas de la Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses que, a caballo entre Galicia, Asturias y León, dibuja un paisaje marcado por arboladas de frondosas autóctonas, castañares y repoblaciones de coníferas donde habitan en oso pardo y el urogallo. El patrimonio ancarés destaca, además, por una cultura e historia propias que perviven en su arquitectura y forma de vida gracias a construcciones como las pallozas, su seña de identidad. Los vecinos aprovecharon el entorno y su herencia castreña para construir estas peculiares viviendas circulares, con muros de piedra autóctona y techos de paja llamados teitos. Hoy se puede conocer su historia y paisaje gracias a iniciativas que protegen su patrimonio natural y cultural.

1 /5
pallozas. Las raíces ancaresas

Foto: Shutterstock

1 / 5

Las raíces ancaresas

Las aldeas de los Ancares, de escasos habitantes o abandonadas gran parte del año, cuentan con un rico patrimonio etnográfico: hórreos, molinos de agua y pallozas, las típicas cabañas de la zona, de forma redonda, muro de piedra y techo de paja de centeno (teito). Símbolo del pasado de los Ancares, su origen se pierde en el tiempo, aunque se estima que es prerromano. Hasta no hace tanto, en ellas compartían espacio animales y personas, a modo de casa y establo, viviendo de una economía autosuficiente que permitía afrontar los largos meses de aislamiento. Tanto la palloza como los hórreos tradicionales de la zona pueden descubrirse en Balouta, donde se conserva el mayor número de pallozas de los Ancares Leoneses. La ruta se extiende hasta Piornedo y O Cebreiro.

Ancares leoneses. Enoturismo centenario

Foto: iStock

2 / 5

Enoturismo centenario

Desde que los Señores de Canedo iniciaron la tradición vinícola del Palacio de Canedo en el siglo XVIII, más de una veintena de generaciones han mantenido vivas sus cepas hasta la actualidad. Su transformación en hotel a finales del siglo pasado y la creación de la fundación Prada A Tope dio un nuevo rumbo a sus viñas, convirtiéndolas en destino enoturístico y en ejemplo de agricultura ecológica. El hotel ofrece itinerarios guiados para visitar las bodegas y los viñedos, en los que se degustan vinos con Denominación de Origen Bierzo, como los de las variedades de uva Mencía y Godello. Una experiencia que puede completarse comiendo en el restaurante, donde los productos locales son los protagonistas.

Circulares por el Bierzo

Foto: Shutterstock

3 / 5

Circulares por el Bierzo

La historia de El Bierzo fluye por sus antiguos caminos, hoy convertidos en senderos para practicar BTT, caminar o correr gracias a empresas como La Mirada Circular, que potencia el turismo sostenible mediante dos rutas circulares: el recorrido de invierno o de los Caminos de Santiago de El Bierzo de 220 km y el recorrido de verano, de unos 310 km. También ofrece la ruta Biosfera 5R que, como su nombre indica, pasa por cinco Reservas de la Biosfera y ocho municipios de León y Asturias. Todas son circulares y atraviesan zonas de alto valor natural, histórico y cultural

Castro de Chano

Foto: Wikimedia Commons

4 / 5

Visitar yacimientos y recuperar tradiciones

Desde que en 2020 se construyó el Centro de Interpretación del Castro de Chano, este yacimiento y teitos de los Ancares han recuperado su estado de conservación y han abierto sus puertas las visitas turísticas. Este importante legado arqueológico prerromano de finales del siglo I a.C. e inicios del I d.C., cuenta con un área temática donde se muestra la forma de vida de los antiguos pobladores y se explica el tipo de construcción llevada a cabo. Ubicado en la localidad de Peranzanes, en el valle de Fornela de la montaña leonesa, fue descubierto hace una década en estado de abandono. Hoy, aparte de la reconstrucción, cuenta con dos maniquíes, una campesina y un guerrero, que recrean la vestimenta de los habitantes del poblado, sus adornos y sus útiles de guerra. La reproducción de las cabañas ha servido también para apoyar la recuperación de un oficio que se extingue: el de teitador, o Ancares-Seo, un magnífico entorno natural en que apenas existe oferta de servicios para el turismo colocador de techos de paja. 

Hábitat del oso y el urogallo

Foto: iStock

5 / 5

Conocer el hábitat del oso y el urogallo

La Reserva de Biosfera de Los Ancares Leoneses forma parte del Plan de Recuperación del Oso Pardo y del Urogallo Cantábrico en Castilla y León. De hecho, este rincón de El Bierzo posee una riqueza natural única para ambas especies en peligro de extinción, que han visto su recuperación gracias a organizaciones como la Fundación Oso Pardo, o al programa Life+ para recuperar el habitat y la población del urogallo. En una triple frontera montañosa entre Lugo, León y Asturias, los Ancares leoneses permiten conocer el hábitat de ambos animales de la mano del Centro de Interpretación de Urogallo, muy cerca de empresas como Bierzo natura, Ancares activa o Biosfera aventura.

Oso