El pueblo de la gamba

Denia en siete planes 'aftersun'

La capital de la Marina Alta es mucho más que sol y playa y estos planes lo demuestran.

1 / 7
Castillo de Denia

Foto: iStock

1 / 7

Mucha historia debajo de la toalla de playa

Con un legado cultural muy diverso, Denia conserva un patrimonio que bebe de su pasado íbero, romano, musulmán y cristiano, visible en sus museos, monumentos, restos arqueológicos y barrios. En el Castillo de Denia se reconoce la estructura de época romana en la zona oriental, la Torre del Galliner, mientras que los recintos concéntricos son de época musulmana. Fue durante el dominio musulmán que Denia alcanzó su momento de máxima expansión. Bajo el nombre de Danniya, fue la capital de la taifa creada en 1010 y se convirtió en un importante centro marítimo y comercial. Este castillo de origen árabe es una mezcla de varios estilos posteriores y vestigios romanos. El Castillo ofrece una de las mejores vistas de la ciudad y en el exterior, el barrio Les Roques destaca por sus estrechas calles y casas bajas.

 

Montgó

Foto: iStock

2 / 7

En primera línea de playa

Sí, con la playa como protagonista, pero la Costa Blanca también atesora montañas y bosques por los que escaparse un día y apreciar la belleza natural del lugar. Situado entre Denia y Jávea, el Parque Nacional del Montgó es la excusa perfecta para desconectar de la costa. Con una superficie de 2117 hectáreas, el Montgó cuenta con más de 650 especies de flora, convirtiendo el lugar en una zona protegida. La montaña alcanza el mar por la llanura Les Planes y finaliza en los acantilados del Cabo de San Antonio. Calzado cómodo, agua y algo de comer se convierten en los mejores aliados para pasar un atardecer de ensueño en la zona. 

Torre del Gerro

Foto: iStock

3 / 7

De atalaya en atalaya

Un poquito más de historia: a mediados del siglo XVI, el virrey Duque de Maqueda construyó esta atalaya para defender la costa frente a posibles incrusiones berberiscas. Sobre el acantilado de la costa de les Rotes, cerca del Cabo de San Antonio y a 132 metros sobre el nivel del mar, la Torre del Gerro se encuentra en los límites del Parque Natural del Montgó, ubicación que lo sitúa en un enclave perfecto para apreciar tanto la zona costera como la montañosa. Con un destacado entorno natural y paisajístico, es un bien patrimonial de destacado valor histórico y cultural que merece la pena visitar.

 

Paella. Capital gastronómica

Foto: iStock

4 / 7

Ciudad gastronómica

En Denia destaca la gastronomía. La conocida gamba de Denia, pero sin dejar de lado el 'arròs a banda', el 'espencat', los erizos de mar, el pulpo seco y la coca de dacsa, son los platos estrella de la localidad. Sus platos son la fusión perfecta de productos del mar y de la huerta valenciana, siendo una excelente representación de la cocina mediterránea. El restaurante de Quique Dacosta, con su cocina vanguardista y tres estrellas Michelin, es un referente gastronómico a nivel mundial. De la mano de Dacosta, Denia acoge el festival gastronómico D*na en el que cocineros, productores, restauradores y comunicadores aportan su granito de arena a la gastronomía del mediterráneo.

 

Calle con restaurantes. Tomar algo...

Foto: iStock

5 / 7

El nuevo mercado gastro de la Marina Alta

A los pies del imponente castillo de Denia, el barrio de Baix la Mar se ha convertido en la zona idónea para relajarse tras un día de playa. Este laberinto de calles empedradas ha ejercido de atarazana, área industrial y de epicentro de la vida local. Entre las casas coloridas de pescadores, el mercado de los Magazinos se ha convertido en el lugar perfecto para los más hipsters, donde la tradición culinaria y el producto local se mezclan con la modernidad y brindan una oferta gastronómica para todos los gustos. Con comida de mercado y producto de la Lonja, este proyecto cuenta con terrazas perfectas para tomarse una cerveza bien fría durante el día y un cóctel de autor por la noche.

 

Altea

Foto: iStock

6 / 7

La Santorini española

Entre casas blancas decoradas con flores, calles empedradas y escalinatas imposibles, Altea se convierte en la representación perfecta de los pueblos mediterráneos. Por el casco antiguo reina la tranquilidad durante el día, mientras que por la noche, los destellos del puerto ocupan parte de la oferta de ocio. A media hora en coche de Denia, Altea transporta a un ambiente mediterráneo típico de Santorini, Positano o Sidi Bou Said. ¿La mejor forma de acabar un día de playa y cultura? Con un buen arroz en primera línea de mar o un pescado típico de la bahía antes de pasear entre el faro del Albir y las rocas de Mascarat. 

 

 

 

 

Noche

Photo by Andrey Shch on Unsplash

7 / 7

Saturday night fever

El verano invita a largas noches bajo las estrellas, cervezas para compartir y canciones para bailar hasta el amanecer. Si en Denia hay un lugar para los más fiesteros, este es el puerto deportivo El Portet. Lamarserena y Zensa invitan a tomar las primeras copas con las mejores vistas nocturnas de la ciudad, mientras que Jauja y Sounders ponen música hasta el amanecer. Para noches más relajadas, el castillo se convierte en el escenario de los conciertos de Música al Castell-Festival de Música Tradicional y Popular y la playa en una sala de cine para acoger Cine Vora Mar.

 

Torre del Gerro

Denia en siete planes 'aftersun'

Seguir Viajando

España

Compártelo