Balcanes y arenales

Las playas más bonitas de la Riviera Albanesa

Un viaje por el Mediterráneo menos conocido de Europa.

Poco a poco, este precioso país balcánico se está erigiendo como la nueva Croacia o como el paraíso desconocido del Mediterráneo. Sea como fuere, lo que sí está claro es que Albania lo tiene todo para convertirse en el objeto de deseo playero más codiciado de este verano con espectaculares arenales desconocidos para muchos viajeros. Pero, más allá de por su costa por sus restos arqueológicos, su apasionante historia, sus peculiaridades culturales y su rica gastronomía. Y todo ello con unos precios muy asequibles que confirman que Albania y su costa es un caramelito para los veraneantes.  

1 /6
Playa Ksamil

Foto: iStock

1 / 6

Playa de Ksamil

Si hubiera que sintetizar Albania en una sola playa la ganadora sería, sin duda, Ksamil. El arenal de este pueblecito homónimo destaca por su ubicación, asomando con su arena blanca como la nieve en un litoral agreste rasgado por unos islotes que son un imán para las travesías a nado. Además, el hecho de estar emplazada al sur de Saranda, justo en frente de la isla de Corfú, la convierte en una coordenada muy apetecible tanto para los albaneses como para los viajeros que cruzan la frontera sur del país o que cruzan en ferry desde Italia o desde Grecia. 

Playa Borsh

Foto: iStock

2 / 6

Playa de Borsh

A poco más de una hora en coche desde Saranda siguiendo el trazo de la costa Jónica se encuentra la playa más larga de toda la Riviera Albanesa.  Se trata de Borsh, un paraje que mide más de seis kilómetros de longitud y que, además de por su tamaño, destaca por sus increíbles aguas cristalinas y por sus montañas enormes con una exuberante vegetación que contrasta con el azul del mar. Además, este enclave también destaca por su tranquilidad y su carácter salvaje, haciendo de esta la playa preferida para aquellos que buscan salir del circuito turístico y 'civilizado' de sus vecinas. 

Gjipe Beach

Foto: iStock

3 / 6

Playa de Gjipe

Uno de los tesoros más preciados de la costa de la Riviera Albanesa es la playa Gjipe, una panorámica que cautiva por  su entorno natural salvaje y sus puestas de sol y amaneceres de ensueño, además de por el azul de sus aguas. Pese a ser una de las playas más codiciadas, su acceso no es sencillo, lo que le añade un toquecito de épica a la experiencia. Para llegar hasta ella, el bañista debe descender alrededor de media hora sorteando el desnivel y regateando rocas de grandes dimensiones. 

Lukove Beach

Foto: iStock

4 / 6

Lukove

La bella playa de Lukove es ideal para disfrutar de la tranquilidad, ya que se encuentra en un increíble entorno natural lejos de las localidades más codiciadas del litoral. Eso no quita que no cuente con todos los servicios, incluyendo tanto los servicios de alquiler de tumbonas y sombrillas como un abanico de restaurantes donde se mezcla la cocina mediterránea con unas vistas de escándalo. Y es que todo aquel que únicamente quiera una experiencia al natural solo necesita alzar los ojos y perder la mirada entre las aguas cristalinas y su contraste con las verdes colinas que aquí culminan. 

Kakome

Foto: Shutterstock

5 / 6

Playa de Kakome

A vista de pájaro, playa de Kakome enamora por ser una maravilla natural con forma de medialuna envuelta en un entorno con exuberante vegetación. Ya a pie de arena sorprenden sus aguas, que parecen concentrar todos los azules posibles y que hacen que esta imagen reine sobre la panorámica. Además de este idilio visual, Kakome cuenta con otro aliciente, el hecho de estar prácticamente desierta, por lo que relajarse y disfrutar de una panorámica de en sueño se convierte en el placer definitivo. 

Porto Palermo

Foto: Shutterstock

6 / 6

Porto Palermo

Porto Palermo es sin lugar a dudas una de las ubicaciones más singulares de Albania. Rodeada de una isla unida a la costa mediante un istmo, su bahía de color azul y verde contrasta con el castillo de Ali Pasha, desde donde se obtienen las vistas más espectaculares del entorno. Pese a ser uno de los rincones más populares de la Riviera Albanesa, Porto Palermo aún puede presumir de no haberse rendido al turismo de masas, manteniendo ese carácter salvaje que hace que toda esta costa sea un gran secreto... por ahora. 

Kakome