Todas las razones

Por qué el Prado y el Retiro deberían ser Patrimonio de la Humanidad

La candidatura reúne cultura, ciencias y naturaleza en un espacio urbano de 190 hectáreas de la capital española.

El paseo del Prado y El Retiro de Madrid entran en liza para convertirse en Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en la categoría de Paisaje de las Artes y las Ciencias en 2021. La nueva campaña busca demostrar su Valor Universal Excepcional -requisito imprescindible para que la institución pueda otorgar el reconocimiento- con una combinación que reúne cultura, ciencias y naturaleza en un espacio urbano de 190 hectáreas de la capital española.

1 / 7
CATEDRAL DE LA ALMUDENA-MADRID

Foto: iStock

1 / 7

Porque ya toca

Por supuesto que la voluntad no es suficiente, pero es que esta es una aspiración que se remonta tiempo atrás. En concreto al año 2014, cuando se comenzaron las gestiones oportunas para entrar en la lista provisional de la UNESCO en 2015, cuya última revisión se realizó en febrero de 2019. La institución volverá a revisar la candidatura en breves. Su aceptación supondría la inclusión por primera vez de Madrid en la lista de Patrimonios de la Humanidad. La nueva campaña “El paisaje de la luz”, presentada el pasado día 20 de noviembre, relanza una candidatura enclavada en el corazón de la ciudad.

Plaza puerta del Sol

Foto: iStock

2 / 7

Porque sería una estupenda forma de celebrar la vuelta a la normalidad

El relanzamiento de la propuesta coincide con la campaña de la Unesco “Vuelta a la normalidad. Unidos por el patrimonio”, con la que la UNESCO trabaja para asentar las bases de una nueva realidad poscovid. Tanto los valores paisajísticos y ambientales como los culturales que se plantean en la candidatura están en la línea de esa ansiada nueva normalidad. Sin duda, tanto el Paseo del Prado como el Retiro son espacios públicos muy vividos por los madrileños. Por lo que no estaría de más que escenificaran con el reconocimiento la superación de la pandemia.

REINA SOFIA

Foto: iStock

3 / 7

Por su concentración de obras de arte

Si en Berlín tienen la Isla de los Museos, en Madrid está El Paseo del Arte. Un paseo con forma de triángulo formado por los vértices del Museo del Prado, el Museo Thyssen-Bornemisza y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. El primero es una de las pinacotecas más extensas del mundo, pero es que cualquiera de los otros dos sería el orgullo y principal museo de muchas ciudades. A los tres se llega recorriendo pocos metros, a través del Paseo del Prado, vía que vertebra esta propuesta como Patrimonio Mundial y que fue el primero de los paseos arbolados urbanos europeos. Los aficionados al arte pueden visitar los tres museos de manera conjunta con la Tarjeta Paseo del Arte. Además, en esta especial galaxia artística se encuentra el Museo Nacional de Artes Decorativas, el Caixaforum, las galerías de arte en la calle de la Alameda y propuestas culturales tan vibrantes como La Fábrica. En resumen: un fascinante recorrido por diversas épocas y estilos de la historia del arte.

CIBELES

Foto: iStock

4 / 7

Porque tiene una alta densidad patrimonial

Las 190 hectáreas que suma la candidatura del Prado y El Retiro como Patrimonio de la Humanidad supone una concentración patrimonial como para volver loco a cualquier turista riguroso. Hay monumentos emblemáticos como la Puerta de Alcalá o la Cibeles. También edificios religiosos como el monasterio de los Jerónimos y, en los alrededores, tienen su dirección postal instituciones tan importantes como la Real Academia Española de la Lengua, el Real Observatorio Astronómico o la Bolsa, además de algún que otro ministerio.

EL RETIRO

Foto: iStock

5 / 7

Por ser un pulmón verde

En una época en la que las ciudades miran cada vez más hacia modelos de sostenibilidad, contar con espacios verdes supone un punto a favor en la candidatura del paseo del Prado y El Retiro de Madrid como Patrimonio de la Humanidad. Destaca que de las 190 hectáreas que ocupa en el corazón de Madrid, el 75 % sea espacios verdes, lo cual constituye todo un pulmón verde donde desconectar y como lugar de reunión: bastaría ver el ambiente dominguero de El Retiro, con sus familias paseando, con los ciclistas, con patinadores probando sus diferentes habilidades o parejas dándose una vuelta romántica por el lago. El Real Jardín Botánico es la segunda zona verde de esta propuesta.

EL PRADO

Foto: iStock

6 / 7

Porque es una oda a la razón

En cierta medida, esta candidatura es también un llamamiento a recuperar los ideales de la Ilustración, el Siglo de la Razón, pues el museo del Prado tiene su origen en esa época protagonizada en España por Carlos III, también conocido como “el mejor alcalde de Madrid”. Suyo fue el primer ensanche de la ciudad, así como la idea de construir la actual Puerta de Alcalá y los paseos de la Castellana, Recoletos y Prado. En esa época, la voluntad de educar al pueblo se manifiesta en la capital en la construcción del Jardín Botánico o del Gabinete de Historia Natural, germen del actual Museo del Prado. El estilo seguido en todas estas construcciones es el neoclasicismo. Y si París tiene sus edificios neoclásicos con el Panteón como máxima joya, Madrid no se queda atrás y es El Prado la referencia principal. Pero son de igual estética el edificio de la Bolsa, el Observatorio Astronómico o el edificio del Buen Retiro.

cuesta-moyano

Foto: Shutterstock

7 / 7

Por ser el Km cero literario de la ciudad

“Una ciudad se parece mucho a un palimpsesto. Debajo de lo que se ve hay más. Eso es lo que sucede en la Cuesta de Moyano, el kilómetro cero literario de esta ciudad”, escribe Andrés Trapiello el el artículo que presenta el mapa ilustrado por Fernando de Vicente dedicado a la feria de libros de la calle de Claudio Moyano, paralela al Jardín Botánico. Si la Puerta del Sol es el km 0 de las carreteras en España, la Cuesta de Moyano es el km 0 de la literatura en Madrid. A su alrededor, se encuentra la última casa de Cervantes, donde murió. También la de Lope. Enfrente de la de éste, la iglesia de las monjas Trinitarias, donde fue enterrado el autor de El Quijote. El Museo del Romanticismo, la Residencia de Estudiantes, la Real Academia Española, donde cerca vivió Pío Baroja. Por estas calles que buscan ser Patrimonio Mundial, pasearon ilustres como  Gustavo Adolfo Bécquer, Ortega y Gasset o Lorca. Sólo eso ya debería ser motivo para que se reconozca la candidatura.

EL RETIRO

Compártelo