Más allá de las casas colgadas

Los pueblos más bonitos de Cuenca

Esta ruta por la provincia de Castilla La Mancha esconde pequeñas joyas en forma de castillos, callejuelas y plazas.

Podría decirse que la identidad de Cuenca se la dieron los ríos Júcar y Huécar con su curso y sus meandros, que dibujan un paisaje que aprovecharon sus habitantes a lo largo de los siglos. En los promontorios y cerros se ubicaron castillos que hoy explican el esplendor que tuvo este territorio durante la Edad Media. Dominados por imponentes fortalezas, estos cinco pueblos demuestran que, más allá de las Casas Colgadas, Cuenca tiene mucho patrimonio por ofrecer.

1 /6
Alarcón

Foto: Shutterstock

1 / 6

Alarcón

El río Júcar lo abraza con fuerza, casi por completo, a excepción de una pequeña lengua de tierra donde desde el siglo VIII reposan la puerta del calabozo y la Torre de Arma del Castillo de Alarcón. De hecho, la historia de este pueblo conquense está estrechamente ligada a la fortaleza árabe que se erige sobre un promontorio, ubicación que lo hizo inexpugnable y que hoy convierte al Parador Nacional que acoge en un alojamiento y mirador excepcional. A sus alrededores, las callejuelas aguardan las otras joyas arquitectónicas de Alarcón: las iglesias de Santo Domingo de Silos, de Santa María y de San Juan Bautista -con sus Pinturas Murales de Jesús Mateo-, así como el Ayuntamiento, la Casa de Villena y el palacio de los Castañeda. Todos ellos, con estilos propios, narran la historia de Alarcón y muestran cómo la localidad gozó de especial importancia hasta la segunda mitad de la Edad Media. 

iStock-96661575. Belmonte

Foto: iStock

2 / 6

Belmonte

Otro de los castillos más espectaculares de la provincia de Cuenca es el de Belmonte, caracterizado por su exterior pentagonal, su muralla y puertas de San Juan, Chinchilla, Almudí, de Toledo y  Puerta Nueva. En el interior, destacan el patio de armas con base triangular, el artesonado mudéjar de las cubiertas y la decoración gótica de sus chimeneas. Igual que en el castillo, el paso del tiempo se hace hueco en todos los rincones del pueblo que reposa a sus pies a través del Palacio de Buenavista, el Convento de los Jesuitas, la Casa de Comedias o la Ermita de Nuestra Señora de Gracia. Pero si hay otro protagonista en Belmonte, es la Colegiata de San Bartolomé, de estilo mayoritariamente gótico, en la que destacan las puertas del Sol y de los Perdones.

iStock-1342056368. Cañete

Foto: iStock

3 / 6

Cañete

Emplazado en el corazón de la Serranía de Cuenca, esta joya en forma de pueblo resiste al paso del tiempo entre montañas y barrancos surcados por el Cabriel y sus afluentes. El eco árabe permanece en Cañete gracias a los restos del castillo, de la muralla y las puertas de San Bartolomé y las Eras. Entre sus calles, que se tuercen y en ocasiones juegan a toparse con el caudal de los arroyos, se alzan la iglesia de Santiago, la de San Julián o la ermita de la Virgen de la Zarza. La Plaza Mayor es capaz de sintetizar el legado arquitectónico culto, popular y civil de Cañete y del resto de la provincia. Todo esto maridado con una buena dosis de naturaleza con seña de identidad: piedras talladas, cascadas y hoces.

shutterstock 754988443. San Clemente

Foto: Shutterstock

4 / 6

San Clemente

Se la conoce como la 'Pequeña Corte de La Mancha' por su importancia histórica durante el siglo XVI, cuando fue capital de la Mancha Alta y la Mancha de Montearagón y albergó a unas 80 familias hidalgas. Sin embargo, su importancia ya venía de lejos, pues en San Clemente se encuentra el puente romano mejor conservado de toda la provincia conquense. Todo su legado le llevó a ser declarado Conjunto Histórico-Artístico, entre los que también se encuentra el antiguo Ayuntamiento y la parroquia de Santiago Apóstol, reconocidos como Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento. Su historia también se repasa en el Museo Etnográfico de Labranza y el Museo de Obra Gráfica, sede de la Fundación Antonio Pérez, con centro en Cuenca.

shutterstock 1919774480. Huete

Foto: Shutterstock

5 / 6

Huete

Allí donde confluyen los cursos del Cauda y el Borbotón con el río Mayor, se alza imponente Huete, con el Castillo de Luna presidiendo el cerro en el que se asienta capaz de mostrar la importancia del lugar durante el período árabe. Más adelante, ya entrada la Edad Moderna, se construyeron la Torre del Reloj, el Colegio de Jesuitas, la Iglesia de Nuestra Señora de Atienza, de estilo gótico, y la Iglesia de Santo Domingo. La era contemporánea también está presente en Huete, concretamente en el Museo Florencio de la Fuente, que aguarda obras de Villatoro, Salvador Dalí y Pablo Picasso, entre otros artistas.

iStock-1336925929. Uclés

Foto: iStock

6 / 6

Uclés

Los cultivos de girasol y cereales que rodean Uclés muestran su identidad conquense, sobre todo de La Mancha Alta. Frente a este espectacular paisaje, que asoma al final de la Sierra de Altomira y se puede admirar paseando por las huertas o acercándose al Sepulcro, se asienta el casco urbano en un juego de a dos con la pendiente del cerro. En lo más alto, se asienta el castillo árabe -del que quedan tres torres, un trozo de muralla y la torre albarrana- y el monasterio de Uclés. Las casas solariegas, entre las que destacan la casa de Pareja y Cedillo, la casa-palacio de los Torres, Velázquez y Cárdenas y los Fernández y Contreras completan la ruta arquitectónica por la localidad, así como el Pósito, el Ayuntamiento y la antigua Fuente de los Cinco Caños, ubicada frente a la Puerta del Agua.

Alarcón

PARA LEER MÁS

Cuenca

  1. Cuenca paso a paso: cinco rutas senderistas para enamorarse de sus paisajes

    En la Serranía o en la propia ciudad de Cuenca, naturaleza y museos al aire libre protagonizan esta escapada.

  2. Cuenca es un 'cuelgue'

    De los hitos monumentales al arte abstracto, el paseo por esta ciudad castellana conjuga tradición y vanguardia.

  3. Los restaurantes que están haciendo de Cuenca un sorprendente destino 'foodie'

    Direcciones en las que la gastronomía de secano se reivindica gracias a la creatividad y al buen gusto.