Explosión de primavera

Los pueblos más floridos de Cataluña

Cuando la naturaleza cambiar el color de una localidad

Pasear entre verdes paisajes y respirar el aroma de la naturaleza es una de las sensaciones más agradecidas cuando uno se encuentra en un entorno urbano. Y es que muchas veces el cemento no casa bien con los espacios verdes. Sin embargo, hay poblaciones que desde hace años se esfuerzan por mejorar y potenciar el uso de parques y jardines para hacer de sus pueblos un lugar más sostenible y habitable. Esto es lo que valora Viles Florides, una iniciativa que quiere premiar a los municipios de Cataluña que destacan por una actuación real, consciente y de larga duración en materia de ajardinamiento y mejora de la calidad de vida de sus habitantes.

 

Cada año se entregan las flores de honor, el distintivo que certifica a estos pueblos como Viles Florides. Actualmente, hay 120 municipios con esta distinción pero solo doce han conseguido cuatro flores de honor en 2018, el máximo reconocimiento concedido hasta el momento. Estas son las poblaciones catalanas cuyos proyectos para fomentar una cultura del verde urbano se han convertido en un ejemplo a seguir. El próximo año competirán por ser las primeras en conseguir cinco flores de honor, la distinción más alta. Son, en definitiva, los pueblos más verdes de Cataluña.

 

1 / 12

Foto: iStock

1 / 12

Lloret de Mar

Además de ser famosa por la gran afluencia de turistas que llenan sus calles y playas en verano, Lloret de Mar es también una Vila Florida de la máxima categoría. Situado en un entorno de gran belleza natural entre el mar y a pocos metros de la montaña, este pueblo de la Costa Brava cuenta con espacios verdes tan afamados como los Jardines de Santa Clotilde, precioso ejemplo de jardín novecentista situado en un acantilado con vistas al mar. 

Foto: Viles Florides

2 / 12

Almacelles

Es loable la transformación urbana que ha sufrido este municipio de Lleida que en un período de 10 años ha aumentado de manera considerable el número de espacios verdes. Jardines y parques han proliferado en los últimos años haciendo merecedora a Almacelles de la categoría Viles Florides con cuatro flores. Lugares como el Parc de l’Aigua, el Parc d’Europa o el Parc del Vilot invitan al visitante a pasear por sus verdes caminos, sentarse a la sombra de grandes cipreses o hasta hacer un picnic respirando aire puro.

Foto: Viles Florides

3 / 12

Bagergue

Este municipio del Valle de Aran, el más alto de la comarca, es considerado también uno de los pueblos más bonitos de España. Sus calles están siempre engalanadas con bellas flores y jardineras visibles en cada esquina y en los balcones de las coquetas casas de piedra típicamente aranesas. Uno de los mayores atractivos de Bagergue es la gran variedad de flores que exhibe llenando de color esta preciosa localidad pirenaica.

Foto: iStock

4 / 12

Cardedeu

El esfuerzo llevado a cabo por este pueblo barcelonés por recuperar espacios verdes y ampliar su número de parques y jardines se ha visto recompensado con el reconocimiento Viles Florides con cuatro flores. En la actualidad, los parques y avenidas arbóreos de Cardedeu son el mejor reclamo para pasear rodeados de naturaleza. La gran diversidad de árboles de sus zonas verdes como por ejemplo el Parc de la Font dels Oms, atrae a multitud de especies de pájaro diferentes que escogen este lugar para anidar y deleitar al paseante con sus bellos cantos.

Foto: iStock

5 / 12

Figueres

La población ampurdanesa ha luchado en los últimos años para incrementar el mantenimiento y cura de las zonas verdes, así como la creación de nuevos espacios como el Parc de les Aigües o el Parc dels Olivars. Esto se traduce en que buena parte de la superficie que abarca el municipio esté ocupada por espacios verdes. Sin ninguna duda, el lugar más emblemático es el Parc Bosc. Este rincón natural de Figueres ofrece al visitante un magnífico paso entre su vegetación boscosa siendo un lugar muy frecuentado y querido por la población local.

Foto: Viles Florides

6 / 12

Llinars del Vallès

Al pie del Montseny, Llinars del Vallès puso mucho esmero en ser reconocido dentro de Viles Florides. La creación y mantenimiento de espacios ajardinados y la mejora del espacio urbano han sido los pilares fundamentales para conseguir un entorno de convivencia más natural  La transformación del núcleo urbano de este pueblo barcelonés mediante la creación de parques y vías arboladas ha sido muy significativa para que, a día de hoy, el municipio sea uno de los más verdes de Catalunya.

Foto: iStock

7 / 12

Malgrat de Mar

Situada a medio camino entre Barcelona y Girona, Malgrat de Mar es un pueblo rodeado de un entorno único, al pie del Montnegre y regado por los humedales del delta de la Tordera. El municipio cuenta con numerosos espacios verdes visibles en los parques urbanos y los patios y jardines de las casas particulares. Además, el hecho de que haya 4 habitantes por cada árbol es una estadística que confirma la buena política medioambiental por la que el pueblo ha sido agraciado con el premio.

Foto: Viles Florides

8 / 12

Mollet del Vallès

Que el 100% de la población del municipio viva a menos de 300 metros de una zona verde es un dato revelador del esfuerzo que Mollet del Vallès lleva haciendo desde hace años en pos de la protección de los espacios verdes y la mejora de la calidad de vida de sus habitantes. Destaca el gran espacio rural de Gallecs, una importante zona natural y de ocio, ejemplo de la concienciación social por unas políticas de sostenibilidad medioambiental.

Foto: iStock

9 / 12

Olot

Esta ciudad de provincia de Girona goza de paisajes naturales excepcionales, rodeada de volcanes y con el volcán del Montsacopa convertido en un magnífico mirador de la ciudad. Los parques de la Moixina i El Parc Nou son dos espacios boscosos dominados por robledales que les confieren un aspecto mágico. Por otro lado, la Via Verda de Olot es una magnífica ruta que descubrir a pie o en bicicleta con lugares tan idílicos como las fuentes de Sant Roc o el Parc Tossols-Basil y su colinas volcánicas.

Foto: iStock

10 / 12

Sant Cugat del Vallès

Numerosos parques y cuidados jardines hacen de Sant Cugat una de las ciudades más verdes de Cataluña. Gran parte del éxito conseguido en este aspecto se debe a la política de intervención en rotondas, plazas y jardines para potenciar la plantación de arbustos con flor de larga duración. Los espacios verdes de la ciudad son el lugar ideal para pasear, jugar con niños o hacer deporte en plena naturaleza.

Foto: Viles Florides

11 / 12

Vila-seca

Muy cerca de Port Aventura se encuentra esta localidad tarraconense donde se celebró la última entrega de los premios Viles Florides en 2018. Vila-seca esconde una red de espacios naturales llenos de valor y atractivo para ser descubiertos, como el Parc de la Torre d’en Dolça o la Séquia Major, un espacio protegido de gran valor naturalístico con una pequeña laguna que sorprende por su rica biodiversidad.

 

Facebook Ajuntament de Sant Hilari Sacalm

12 / 12

Sant Hilari Sacalm

Esta población gerundense también cuenta con la máxima categoría de Viles Florides. De Sant Hilari Sacalm se valoran los criterios medio ambientales y las técnicas de poda, herbicidas, control de plagas y nueva e innovadora jardinería municipal que abogan por el respeto a la naturaleza logrando que esta se integre en el espacio urbano. Las rutas que parten del municipio tienen como protagonistas el agua y los bosques en un entorno natural privilegiado.

 

Lloret de Mar

Los pueblos más floridos de Cataluña

Compártelo