Un restyling museístico

Qatar reinventa su icónico Museo de Arte Islámico

Doha aprovecha la celebración de la Copa Mundial de la FIFA para darle un lavado de cara a su propuesta cultural más elogiada.

Doha se pone las pilas en el año de la celebración de la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022™. “Estamos emocionados con que los lugareños tengan la oportunidad de redescubrir el museo, e invitamos a los visitantes que asistan a los partidos a conocer nuestra herencia y cultura”, dijo  Al Mayassa Al Thani. Qatar Museums cuenta para ello con unas cuantas buenas razones que hacen de Doha un destino cultural vibrante en el Medio Oriente. La primera, el Museo de Arte Islámico (MIA), que reabrirá al público el 5 de octubre de 2022 tras un importante proyecto de mejora de las instalaciones y de reinstalación de las galerías que albergan sus colecciones permanentes. La segunda, por supuesto, el ambicioso Museo Nacional de Qatar, diseñado por Jean Nouvel, inspirado en la rosa del desierto, tan bella como frágil. Por si no fuera suficiente, ahí están el Katara Cultural Village o la espectacular Biblioteca Nacional de Qatar, diseñada por la firma de Rem Koolhaas.

Conocido como MIA, el Museo de Arte Islámico de Qatar es también el más impresionante.

Conocido como MIA, el Museo de Arte Islámico de Qatar es también el más impresionante.

La reinvención del MIA

La nueva experiencia comienza en la planta baja con una introducción al edificio que alberga al museo diseñado por el ganador del Premio Pritzker IM Pei -Qatar está creciendo a golpe de arquitectos Pritzker-. Abierto en 2008, está ubicado en una isla recuperada de La Corniche, elegida específicamente por el arquitecto para plantar en ella el museo que debe funcionar como un faro para las artes islámicas además de puente para establecer el diálogo internacional y el intercambio que une el pasado y el presente, Oriente y Occidente.

Sigue la primera galería en el nivel dos, que se ha estructurado a modo de aperitivo goloso, mostrando algunas de las mejores piezas del MIA, incluido el Corán Azul, el Jarrón Cavour, el collar Varanasi, el manuscrito Ramayana para Hamida Banu Begum y el tapiz Franchetti.

El recorrido continúa con una exploración de los orígenes y la expansión del Islam, con galerías dedicadas al Corán y su historia, la comunidad musulmana (umma), el aprendizaje y la educación dentro de las culturas islámicas y un amplio repaso de la expansión del Islam tanto a Tierras orientales y occidentales.

Finalmente, el tercer nivel conduce a los visitantes a través del mundo islámico desde el Mediterráneo en el oeste hasta el Océano Índico en el este y más allá, centrándose en las artes y sociedades de los siglos XI al XIX. Además, se hace una inmersión en la cultura de la hospitalidad, mostrando un espectacular interior sirio del siglo XIX recién conservado de una casa de Damasco, que sirvió como un microcosmos multifuncional de la vida otomana.

Instalación artística con vista al espectacular skyline de Doha.

Foto: iStock

Un camino muy familiar

En su nueva disposición, las galerías sacan brillo a la amplia variedad de materiales utilizados en el arte islámico, incluidas alfombras y textiles, manuscritos, cerámica, madera, marfil, orfebrería, piedra y vidrio, objetos que abarcan España y África del Norte hasta el Lejano Oriente, y desde el primer período islámico hasta el siglo XX. Entre las piezas más destacadas están los primeros fragmentos del Corán Hijazi, la sitara de la Sagrada Ka'ba, el arco marroquí, una preciosa copia del tratado de al-Sufi sobre las estrellas fijas, el cuenco abasí azul y blanco...

El “Family Trail” recién es uno de los componentes clave de la remodelación de las galerías. Con él se busca involucrar a los visitantes más jóvenes en la narrativa del museo. El uso de nuevas tecnologías, pantallas interactivas y aplicaciones multisensoriales pone a mano de niños y adultos una lectura expansiva de los objetos mostrados durante el recorrido.

Detalle de la lampara que preside una de las plantas del museo.

Foto: iStock

Esta experiencia mejorada y ampliada facilita el flujo de visitantes y ha quedado integrada en un espacio completamente reformado por la firma francesa de diseño de interiores y arquitectura contratada por primera vez por IM Pei, Wilmotte & Associés que ha garantizado la armonía entre exterior e interior y donde el visitante encontrará cafeterías y tiendas que forman parte de la experiencia del museo. Para celebrar su reapertura, Qatar Museums y Thames & Hudson han coeditado el catálogo bellamente ilustrado de más de 500 páginas dedicado a la historia y la colección del Museo de Arte Islámico que está llamada a convertirse en una pequeña joya bibliográfica en sí misma.

Bagdad: Un bonus track temporal

Qatar parece haber querido buscar en Bagdad un referente en el que mirarse. Baghdad: Eye’s Delight se inaugurará el 26 de octubre de 2022 como reclamo para la reapertura del MIA. La muestra profundizará en el relevante papel como centro político, económico e intelectual de Bagdad desde la dinastía abasí (750-1258) y su influyente impacto en la región y en todo Occidente hasta el día de hoy, pasando por las décadas de 1940 y 1970, cuando la ciudad se convirtió en un lugar próspero con una vida urbana vibrante. También explorará su rol como capital intelectual y artística que ha atraído a académicos y filósofos de todo el mundo, y documentará la tremenda resiliencia de la ciudad frente a la guerra, la violencia y la destrucción a lo largo de su historia. La exhibición engloba 160 objetos, incluidas obras prestadas de la Biblioteca Apostólica Vaticana, el Museo del Louvre, Museo de Arte Islámico de Berlín o la Biblioteca Británica, entre otras muchas instituciones.