Más que una escala

Qatar, viaje al país hecho a medida

Las mejores coordenadas para disfrutar de un país que ha iniciado el año con el objetivo de llegar a los seis millones de turistas en 2030.

Es un hecho que la pandemia no ha afectado por igual a todos los destinos. Dos años después de la llegada de la Covid y mientras algunos países continúan sumidos en la queja por la falta de viajeros, a Qatar le ha dado tiempo, en los últimos 19 meses, a poner en marcha la apertura de nuevos hoteles, parques temáticos y estadios de futbol, mientras se prepara para acoger la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022™. Al diminuto Estado de Qatar solo le ha hecho falta poco más de una década para apostar por una industria, la turística, que ya supone el 10% de su economía.

Hay quien dice que Qatar no tiene historia pero no hace falta más que poner un pie en el país para darse cuenta de que esto no es del todo cierto. Y es más, pocos aquí olvidan que prácticamente fue anteayer cuando en lugar de altos rascacielos lo que había era un asentamiento de pesca y, en vez de museos, granjas de perlas venidas a menos con el abaratamiento de la materia y la creación de las perlas cultivadas. El gran mérito de Qatar se resume en haber sabido transformar su sufrido pasado en un reluciente del futuro que brilla gracias a grandes nombres de la arquitectura en particular, el diseño en general, la educación y la industria turística.

 

Lujo, tradición y modernidad podrían ser los tres pilares sobre los que se asienta la estrategia turística del país, donde es posible desde dar un paseo en dhow, un chapuzón en la playa privada del hotel de moda o caminar por la Corniche. Aunque hay algo que destaca por encima de todo y que es difícil encontrar en cualquier otro destino de Oriente Medio: la evidente pasión del país por el arte. Una suerte para los viajeros que hoy pueden comprobar cómo al bellísimo Museo de Arte Islámico le ha salido un digno competidor como es el Museo Nacional de Qatar. Y esto es solo el principio de un largo listado de atractivos. Estos son los mejores.

1 /8
Conocido como MIA, el Museo de Arte Islámico de Qatar es también el más impresionante.

Foto: Turismo de Qatar

1 / 8

Museo de Arte Islámico

Elogiado por crítica y público, es posible que el MIA no sea ya una novedad, pero continúa siendo el mejor museo del país. Concebido por el genio de la arquitectura I. M. Pei sobre una isla artificial para que ningún edificio pudiera hacerle sombra nunca, es cierto que puede que aquí destaque más la geometría de su continente que su contenido, pero juntos forman un lugar único en Doha. A sus atractivos se suman las espectaculares vistas desde su terraza y también su cafetería, al abrigo de una espléndida cristalera que hace las veces de pared frontal del museo.

Inspirado en la rosa del desierto, el Museo Nacional de Qatar está diseñado por Jean Nouvel.

Foto: Turismo de Qatar

2 / 8

Museo Nacional de Qatar

Encerrado en un edificio tan ambicioso que tuvieron que pasar 18 años desde la concepción hasta su inauguración, el Museo Nacional de Qatar fue diseñado por Jean Nouvel, quien inspiró su fotogénica silueta en la rosa del desierto, que no es una flor sino una roca compuesta por arena y cristal, tan frágil como bella, que se puede encontrar en las zonas áridas de la región. Y si el entramado de discos color arena del exterior resulta espectacular, el interior no es para menos en un lugar que no tiene ni un solo ángulo recto y que a través de una serie de exposiciones, muestras y proyecciones tremendamente estéticas va dibujando la historia del país desde la prehistoria hasta la actualidad.

Su estética es realmente nueva, pero el alma del Souq Waqif lleva más de 100 años en la ciudad.

Foto: Turismo de Qatar

3 / 8

Souq Waqif

El característico bazar árabe es el destino preferido tanto de turistas como de locales cualquier día del año. Y aunque han pasado más de 100 desde su creación, lo cierto es que aquí todo parece nuevo, impoluto. La realidad es que el Souq Waqif es uno de los rincones más antiguos de Doha, aunque no así su arquitectura, que fue completamente asolada en un incendio. En este zoco, locales y turistas se mezclan en una maraña de estrechos callejones divididos por temáticas de producto, que van desde joyas a artesanías beduinas, especias, alfombras persas e incluso un hospital de halcones, el animal más preciado del país y todo un símbolo de estatus social. En la arteria principal del zoco se encuentran los cafés con terrazas y numerosos restaurantes como Parisa, una especie de cuento de las Mil y una noches donde disfrutar de una deliciosa gastronomía persa tras una jornada de compras donde el arte del regateo no está tan bien visto como en otros zocos del mundo.

Katara es el centro donde se reúnen las artes en Doha, y también la población local con turistas y residentes.

Foto: Turismo de Qatar

4 / 8

Katara Cultural Village

Perfecto para mezclarse con la población local, este complejo junto a la playa que incluye restaurantes, galerías, salas de cine, una mezquita y hasta un espléndido un anfiteatro de inspiración romana es uno de los lugares más concurridos de la ciudad. Y es que aquí siempre pasa algo: cuando no es un festival es un concierto o una exposición de lo que sea. En Katara brilla con luz propia (y bastante tenue) la Opera House de Doha y sus 500 cómodos asientos que salpican una superficie plagada de dorados y cristales. Un estilo que, lejos de resultar futurista, le confiere cierto aire de decadencia de finales del siglo XIX.

La Biblioteca Nacional, en la Ciudad de la Educación, ha sido diseñada por el estudio arquitectónico Rem Koolhaas.

Foto: Turismo de Qatar

5 / 8

La Ciudad de la Educación

Es posible que ser estudiante nunca haya sido tan cool. Con un patrimonio arquitectónico compuesto a golpe de Pritzker, esta especie de ciudad universitaria ocupa un campus de 12 kilómetros cuadrados y acoge varias de las sucursales universidades más prestigiosas del mundo, además de una moderna biblioteca. También hay una preciosa mezquita con dos minaretes y un moderno tranvía que transporta los estudiantes de un lado a otro del campus. Pero hay, entre todos los edificios de esta ciudad de la educación, uno que destaca por encima del resto. Se trata de la Biblioteca Nacional de Qatar, diseñada por el estudio arquitectónico Rem Koolhaas. Y es que más allá de libros colocados en estanterías, este espacio se ha convertido en un centro comunitario y en una institución de investigación a donde todo el mundo está invitado, ya que su entrada es gratuita (hasta hace poco también lo era en sus museos, pero ya solo lo es para los residentes en el país, unos 2.5 millones de los que tan solo un 12% son qatarís).

Una excursión al desierto es un plan que no puede faltar en ningún viaje a Qatar.

Foto: Turismo de Qatar

6 / 8

Y por supuesto, el desierto

El desierto continúa siendo una parte fundamental dentro de la cultura local qatarí. No hace mucho tiempo que las tribus beduinas se movían por el desierto, establecían campamentos y sobrevivían gracias al comercio. Hoy en día, y aunque el arraigo es fuerte, lo cierto es que las tradiciones han cambiado. Ahora el plan es moverse en 4x4 y no en camello por las dunas del desierto en una excursión que pone a prueba la adrenalina del viajero hasta llegar al impresionante 'Mar Interior' o Khor Al Adaid, un lugar reconocido por la UNESCO, y ubicado al sur de la ciudad, uno de los pocos lugares del mundo donde el mar invade el desierto y donde, con vistas a Arabia Saudí, practicar deportes acuáticos o simplemente disfrutar de uno de los más bellos atardeceres del desierto.

Qatar lidera la recuperación post pandemia con el objetivo de alcanzar los seis millones de turistas en 2030, lo que le convertiría en el país árabe con la tasa de crecimiento más rápida en Oriente Medio. Para ello, el país cuenta con una sólida estrategia de crecimiento en la que no está sola. Más de 180 hoteles, 3000 restaurantes y un 2022 mediáticamente marcado por la celebración de la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022TM, le acompañan en este recorrido al éxito.

Banyan Tree. Hoteles

Foto: Banyan Tree

7 / 8

Comer, beber y descansar

En cuanto a la planta hotelera del país, el crecimiento es realmente imparable. Una de las últimas propiedades en abrir sus puertas ha sido el flamante Banyan Tree Doha, un hotel de lujo de cinco estrellas y numerosos restaurantes en su interior. En noviembre abrirá sus puertas Zulal Wellness Resort by Chiva-Som, un destino en sí mismo pionero en combinar la tradicional medicina árabe e islámica con un enfoque holístico y de bienestar. Y es que convertir a Qatar en un destino para todo y para todos es algo en lo que han puesto mucho hincapié y, a tenor de los resultados, parece que la cosa funciona. También acaba de inaugurarse Quest, en el Oasis de Doha, un parque temático experimental con más de 30 atracciones, incluida la montaña rusa cubierta más alta del mundo. Otra de las aperturas más esperadas ha sido el Desert Falls Water and Adventure Park, uno de los parques temáticos más grandes de Oriente Medio.

Abanderado de la gastronomía española en el mundo, Dani García también cuenta con su propio restaurante en Doha, una sucursal de BiBo que si bien muestra al mundo las lindezas de la cocina andaluza, lo hace adaptándose a un mercado, el árabe, nada sencillo. Aun así mal no le van las cosas a García, que se muestra particularmente orgulloso de anunciar que en unos meses abrirá su segundo restaurante en Doha, esta vez será Lobito de Mar, otro de sus grandes éxitos. "Estamos muy emocionados por poder llevar nuestra cultura del atún, los arroces y el mar a Qatar, que al final no deja de ser un pueblo pesquero como nosotros", cuenta Dani García a Viajes National Geographic. Y a pesar de las dificultades añadidas a un mercado repleto de buenísima oferta, el cocinero se muestra seguro en su penúltima hazaña: "estoy convencido de que lo van a saber apreciar, porque además vamos utilizar mucho producto local", finaliza.

El espectacular 'skyline' de la ciudad visto desde la Corniche.

Foto: Turismo de Qatar

8 / 8

Llegar es un placer

Qatar Airways cuenta con dos vuelos diarios desde Madrid y desde Barcelona, a los que además se añade la ciudad de Málaga en verano. La que fuera la primera aerolínea del Golfo en formar parte de una alianza global, Oneworld, acaba de ser premiada por sexta vez como la Mejor Aerolínea del Mundo, además del galardón de Mejor Clase Ejecutiva del Mundo y un largo etcétera de reconocimientos. Pero no solo el producto ejecutivo de sus aviones es interesante, ya que Qatar Airways ofrece, en su clase turista, asientos con espacio extra para comer y descansar, reposacabezas ajustable, pantallas individuales en todos los asientos y una selección de menús variados gracias a Quisine, su nueva propuesta gastronómica que hasta incluye vino espumoso.

Requisitos para viajar a Qatar:

  • 72 horas antes del viaje, hay que solicitar el pre-registro electrónico a través de la plataforma Ehteraz https://www.ehteraz.gov.qa/
  • Pauta de vacunación completa (2 dosis)
  • PCR negativa
  • Descargar la aplicación móvil Ehteraz y tenerla lista para ser activada al aterrizar en el Aeropuerto Internacional de Hamad. Esta app se debe mostrar siempre a la entrada de hoteles, restaurantes y museos.

Inspirado en la rosa del desierto, el Museo Nacional de Qatar está diseñado por Jean Nouvel.