Antes de los forfait

La escapada de la semana: Alt Urgell

Hay una comarca en Lleida que lo tiene todo. Disfrutarla solo consiste en elegir uno de estos planes.

Piragüismo, ráfting, vuelo en parapente… la comarca del Alt Urgell es un parque de atracciones natural. Aquí hay planes para todos y sin necesidad de comprar un forfait o de cargar con la tabla de snow. A no ser, claro, que lo que se busque sea deslizarse por las pistas de esquí nórdico de Sant Joan de l’Erm y Tuixent-La Vansa. Y luego está el siempre hipnótico románico catalán que aquí fascina en la catedral de Santa María de la Seu d'Urgell, una de esas iglesias por las que merece la pena hacer la maleta y presumir en Instagram. Esta mezcla de paisajazos disfrutones con claustros silenciosos tiene como resultado una escapada bricomaníaca: fácil, sencilla y para toda la familia. 

1 / 7
iStock-462422693. Oliana entre la presa y el hielo

Foto: iStock

1 / 7

Oliana: entre la presa y el hielo

En Oliana el agua no corre libre. Y no pasa nada por ello. De hecho, su principal postal es el pantano homónimo, una obra de ingeniería que parece un habitante más de la localidad. Cerca del pueblo de Oliana se puede visitar el Pou de glaç (pozo de hielo), una construcción de mediados del siglo XVI que los antepasados idearon para fabricar y conservar bloques del hielo. Para conseguir su propósito, era necesario escoger un lugar frío, húmedo y no muy lejos del pueblo. Acercarse hasta allí permite conocer mejor sus peculiaridades como la forma de la edificación, circular con piedra seca, o el acceso, a través de una puerta habilitada. Y también para curiosear en las creencias de la zona como la que aseguraba que los bebés no venían de París, sino del pozo... Pobres. 

Dinosfera. En busca del valle perdido

Foto: iStock

2 / 7

En busca del valle perdido

En Dinosfera, un museo localizado en el municipio de Coll de Nargó, no se encuentra el temible T. Rex de Jurassic Park ni ningún adorable diplodocus. Pero aunque la visita no sea tan emocionante, es un plan familiar muy interesante para aprender algo más sobre la evolución y la reproducción de los dinosaurios. Y es que en sus montañas se descubrieron huevos y nidos de las últimas criaturas que vivieron en estas tierras hace millones de años. De ahí que seguir sus restos y hallazgos sea una actividad la mar de entretenida. 

 

AltUrgell. Serendipia en Basses del Codó

Foto: iStock

3 / 7

Serendipia en Basses del Codó

A pocos kilómetros de Coll de Nargó se encuentran las Basses del Codó, o, como las conocen los vecinos, las Basses de Nargó. Rodeadas de un espeso bosque, su agua está siempre tan fría que, incluso en verano, su temperatura consigue activar la sangre en cuanto se sumerge un pie en ella. Puro Red Bull. Ojo al entrar, las rocas resbalan peligrosamente. Esta zona es perfecta como base para visitar la comarca y la oferta de alojamientos rurales es extensa y muy aconsejable.

 

Parapente. Organyà por todo lo alto

Foto: Parapent Organya

4 / 7

Organyà por todo lo alto

Este pueblo catalán es conocido porque en 1905 se descubrieron unos pergaminos que resultaron ser los escritos más antiguos conocidos en lengua catalana: las Homilies d'Organyà. Actualmente se conservan en la Biblioteca de Cataluña pero en la Sala de exposiciones de las Homilies se exponen reproducciones fotográficas de los documentos. 

Y no sólo por eso, Organyà también es un pueblo de referencia para los amantes de las emociones fuertes y nulo vértigo: desde la conocida como la Montaña Mágica es posible experimentar la sensación de volar como los pájaros contratando un vuelo en biplaza en alguno de los centros de vuelo ubicados en el pueblo. 

 

iStock-1069675404. Cazadores de setas

Foto: iStock

5 / 7

Cazadores de setas

Buscar setas es, en la comarca del Alt Urgell, algo así como un deporte nacional. Y como en toda disciplina deportiva, es mejor contar con un mentor. Por eso todo resulta más fácil si se consigue sonsacar información a algún vecino del lugar acerca del mejor sitio para volver a casa con la cesta llena. Pero, si el paseo resulta infructuoso, siempre quedará el gustazo de pasear por un bosque tranquilo y con 0 contaminación. La equipación necesaria es sencilla: calzado cómodo, una cesta de mimbre preparada para llenar y tener los ojos bien abiertos. Rovellons, fredolics, ceps o rossinyols son algunas las setas que se pueden cazar en estas tierras.

iStock-178867696. Una capital como las de siempre

Foto: iStock

6 / 7

Una capital que está como un queso

Toda visita a la Seu d'Urgell tiene que empezar por la catedral de Santa María, del siglo XII y la única románica que se conserva en Cataluña. Se puede continuar por el claustro y la iglesia de San Miguel para acabar callejeando por los pórticos de la ciudad medieval. 

Y de lo celestial a lo terrenal: en la Seu d'Urgell se celebra cada mes de octubre la feria de quesos artesanos de los Pirineos, durante la Feria de Sant Ermengol, una de las más antiguas de Cataluña. El planazo aquí es probar quesos elaborados en los Pirineos catalanes, aragoneses, navarros, vascos y franceses.  

 

 

Seu Urgell. Un parque olímpico para todos

Foto: Rafting Park

7 / 7

Un parque olímpico para todos

A la distancia de un paseo desde el centro de la Seu d'Urgell se encuentra el Parque Olímpico del Segre, una instalación construida en 1992 para los Juegos Olímpicos de Barcelona y desde entonces, es un lugar fantástico para practicar deportes acuáticos como el ráfting, el piragüismo o el hidrotrineo. Un canal de 800 metros de aguas bravas para tirar de adrenalina, o aguas tranquilas para un paseo en una barca de remos. 

 

 

 

iStock-178867696

La escapada de la semana: Alt Urgell

Compártelo