A lo grande con los más pequeños

Dubái, con toda la familia, es más guay

La ciudad más megalómana y excesiva de Oriente Medio fascina a jóvenes y mayores con sus locuras.

Dubái, capital de uno de los siete emiratos del país Emiratos Árabes Unidos, es conocida por ser la más moderna y tolerante de Oriente Medio. Más allá de un hub de conexiones y destino de lujo es, asimismo, una metrópoli abierta a cualquier tipo de viajero y en especial a las familias ya que cuenta con una gran oferta de ocio para los más jóvenes de la casa. No solo es solo una de las ciudades más seguras del mundo, también cuenta con una arquitectura futurista y alucinante que enamora a todos. 

1 / 11
iStock-183342824. Un inicio por todo lo alto

Foto: iStock

1 / 11

Un inicio por todo lo alto

Este viaje en familia empieza a lo grande en el piso 124 del Burj Khalifa, el edifico más alto del mundo, con unas impresionantes vistas. Un lugar que viene de fábula para hacerse una idea de cómo es Dubái: una metrópoli rodeada de un inmenso desierto y del mar del golfo Pérsico. Aquel que se pregunte cómo se construyó lo tiene fácil. Antes de entrar al ascensor, que tarda menos de un minuto en subir al piso 124, se circula por un largo corredor con fotos a gran tamaño de esta gran obra de ingeniería que va desde sus cimientos hasta su finalización, pasando por todas sus fases constructivas. En pocos minutos se observa los 6 años que ha llevado a construir este colosal edificio de 163 pisos, inaugurado en 2010 y que alcanza una altura de 828 metros. Si el bolsillo lo permite, se puede subir hasta el Sky de la planta 148 o reservar mesa en el restaurante At.mosphere ubicado en del piso 122.

El Dubai Creek Tower, sin fecha de inauguración, diseñada por el arquitecto e ingeniero español Santiago Calatrava pasará a convertirse en el nuevo rascacielos más alto del mundo dejando muy atrás al Burj Khalifa con sus 1.300 metros de altura. 

Dubai Mall. ¿Shopping o choque cultural?

Foto: Dubai Mall

2 / 11

¿Shopping o choque cultural?

Al Burj Khalifa se accede por la planta baja del Dubai Mall, por lo que no queda más remedio que visitar este centro comercial, poseedor (cómo no)  del título “el más grande del mundo”. Este 'pack indivisible' es el corazón de la ciudad y siempre está muy animado. Sería un centro comercial cualquiera a pesar de sus más de 1.200 tiendas si no fuera por su gigantesco escaparate del Dubái Aquarium, en el que miles de peces y algunos de tamaño considerable nadan a sus anchas ajenos a las miradas de los curiosos. La gran cascada con esculturas de nadadores a punto de zambullirse en una piscina tampoco pasa desapercibida.

Si en algo se diferencia Dubái de otras ciudades es su gran choque cultural. Los jóvenes, siempre curiosos, cuando visitan el Dubai Mall se hacen preguntas sobre la gran variedad de vestimenta. Chicas en vestidos cortos de tirantes contrastan con otras que llevan el abaya (túnica negra y larga) y la cabeza cubierta. Hombres con bermudas y camiseta corta pasean al lado de otros con kandura (túnica larga y blanca). Esta gran variedad se debe a que solo el 10% de la población es dubaití de nacimiento y el resto de todas partes del mundo lo que hace que la ocasión sea un buen momento para hablar en familia de las diferencias culturales y la tolerancia.

iStock-1042331826. El espectáculo de los chorros de agua

Foto: iStock

3 / 11

El espectáculo de los chorros de agua

A las afueras del Dubai Mall, se encuentra la conocida Dubai Fountain que de día parece una inmensa piscina de azul intenso, y por la noche sorprende vistiéndose de gala. A partir de las 6 de la tarde y a cada media hora, se ilumina y baila al compás de la música. Se sincronizan chorros de agua de más de 150 metros de altura con luces de colores y música muy variada en un show que es gratuito y que se puede disfrutar en familia y sin aglomeraciones. 

Ibn battuta. Un zoco 3.0

Foto: Ibn Battuta

4 / 11

Un zoco 3.0

Dubai es un gran destino de compras, es la segunda ciudad del mundo con más marcas internacionales (detrás de Londres), y tiene centros comerciales a doquier. Por tener, tienen dos Shopping Festival al año, de renombre internacional y repleto de eventos. Las altas temperaturas, de alguna manera, condicionan este estilo de vida más indoor. Estos complejos son mucho más que un conglomerado de tiendas, son el punto de encuentro de los locales, como aquel que va al parque o a la plaza.

Si a los chicos no les apasiona demasiado ir de tiendas, el Ibn Battuta Mall puede ser el plan perfecto para pasar un día en familia. Se inspira en el mítico explorador árabe que en el siglo XIV durante 30 años recorrió el mundo. ¿Cómo? Ambientando cada planta de algunos de los países que visitó este personaje histórico. Se “viaja” a Egipto, Persia, China, India, Túnez y hasta Andalucía. Y también se “saborea” mundo en el Food Court de cocina internacional. Además, su exterior está a juego con su interior. Su fachada representa un pilono, la entrada a un majestuoso templo egipcio que sorprende a los más jóvenes incluso antes de entrar.

iStock-955689872. Dubái antes del oro negro

Foto: iStock

5 / 11

Dubái antes del oro negro

La pregunta de cómo era Dubái antes del descubrimiento del petróleo tiene respuesta en el Dubai Museum. Se ubica en la fortaleza Al Fahidi del siglo XVIII considerado el edificio más antiguo de Dubái. En su patio central se observa las Al Kaihma, unas sencillas cabañas de hojas y fibra de palmera con “torres de viento” que sería el equivalente al aire acondicionado actual. En la misma zona se encuentran los Al Hourey, embarcaciones muy simples hechas a partir de un tronco de árbol, y los Al Abra unos antiguos barcos que se usaban para cruzar el Dubai Creek, una bahía natural que divide esta urbe en dos y es la razón de su existencia. Todo ello evoca cómo se vivía en el desierto antes de la llegada del petróleo, y entender que fue una villa de pescadores y recolectores de perlas. Sin embargo, lo más impactante es adentrarse en sus salas del sótano y observar la gran transformación de esta ciudad en solo 30 años: de ser un desierto de casas muy modestas a una urbe casi futurista. ¿Por qué? Las mínimas reservas de petróleo comparado con otros emiratos y el mandato de un jeque megalómano provocó lo que es la Dubái de ahora: un importante centro financiero, inmobiliario y turístico logrando que el negocio del petróleo represente menos del 10% del PIB. Al salir del museo, habiendo comprendido un poco más la peculiar historia de aquí, conviene pasar por el zoco de las especias y del oro que quedan muy cerca. Este día cultural en familia se completa en el puerto de Dubái Creek, a pocos pasos, navegando en un dhow, una embarcación antigua árabe.

iStock-605956902. Playas paradisiacas e inesperadas

Foto: iStock

6 / 11

Playas paradisiacas e inesperadas

Las playas de Dubái no casan con la imagen de playa urbana abarrotada de gente y no demasiado limpias. Sus aguas turquesas, arena blanca y apenas gente las hace casi paradisíacas. Solo la vista del Burj Al Arab, el emblemático hotel en forma de vela, y los minaretes de algunas mezquitas revelan que se está en los Emiratos Árabes y no en el Caribe. Se puede pasar una jornada playera de distintas maneras. Las públicas, totalmente gratuitas pero sin ningún tipo de servicio, requieren llevar agua y comida. Pero la mejor opción es disfrutar de un día playero a todo lujo -y nunca mejor dicho- reservando en uno de los restaurantes de hoteles a primera línea de mar sin necesidad de estar alojado. Los chicos disfrutan de lo lindo en la playa y de espectaculares piscinas mientras los padres se relajan en confortables tumbonas.

Dubai, este año, ha estrenado La Mer en Jumeirah Beach. Una zona de ocio espectacular repleto de bares y restaurantes a la última moda para el público más joven, algunos hasta DJ. Además, cuenta con todo tipo de servicios: alquiler de tumbonas, sombrillas, zonas de juego infantil, deportes acuáticos, etc.

iStock-875096802. Día en el desierto

Foto: iStock

7 / 11

Día en el desierto

No pisar el desierto en una ciudad que ha brotado de ella es casi un pecado. Además, los chicos se lo pasan en grande cuando, ya montados en un 4x4, sienten la emoción de la velocidad y derrape sobre las dunas. Después del “simulacro del rally Paris Dakar” llega la paz. Disfrutar todos juntos del atardecer en el desierto y contemplar cómo el sol se hunde en las dunas mientras éstas van cambiando a un color más intenso es un momento mágico. Esta experiencia concluye en un campamento base donde se sirve una cena árabe tipo buffet, amenizado con varias actuaciones. Y el mejor recuerdo para llevarse, sobre todo para las chicas, es adornarse las manos con un original tatuaje de henna (no recomendado a menores de 12 años). 

iStock-1097789900. Más locuras arquitectónicas

Foto: iStock

8 / 11

Más locuras arquitectónicas

Dubai es conocida por maravillar al mundo con edificios innovadores de estructuras fuera de lo común. Algunos ejemplos son el hotel Jumeirah Beach con su diseño que imita a una ola rompiente o el hotel Burj al-Arab en forma de vela, que junto al Burj Khalifa ya son emblemas de esta ciudad. La Torre Cayan, un rascacielos con un giro de 90º también se suma a la lista de rascacielos sorprendentes. Otras estructuras que, sin ser edificios, han pasado a ser un símbolo de Dubai son las islas artificiales en forma de palmera (Palmera Jumeirah, Palmera Jebel Alí, y Palmera Deira) que cuando estén acabadas sumaran más de 500 km de costa. Pero algunos proyectos muy ambiciosos no han tenido final feliz. Es el caso de  The World, un archipiélago de 300 islas en forma de mapamundi que en la actualidad está parado por la crisis económica de 2008. Pero Dubai es incansable y ya tiene varios proyectos en camino, como es la Torre Dinámica prevista para el 2020 en que cada planta rotará de manera independiente o la noria más grande del mundo, en Bluewaters Islands cerca de Jumeirah Beach, que se inaugurará también en 2020. 

Dubai Frame. Mirando al pasado y al futuro

Foto: Dubai Frame

9 / 11

Mirando al pasado y al futuro

El último edificio en sorprender es el Dubai Frame. Inaugurado en 2018, esta especie de estructura con forma de marco de fotos parece otro de los caprichos arquitectónicos de Dubái. Y sin embargo, tiene su sentido. Emplazado en un punto estratégico,  la construcción enmarca vistas de la zona nueva y antigua, dependiendo del lado en que se mire. En realidad es mucho más que esto, es un edificio cristalizado en casi su totalidad con dos torres de 150 metros de altura que se conecta por un puente mirador de 93 metros con dos galerías de exposición en la planta baja. En la entrada se ubica el Old Dubai Gallery donde se muestra cómo era Dubái antes de convertirse en la gran ciudad y a la salida se accede al Future Dubai Gallery donde se visualiza el futuro de la ciudad y sus planes de transformación con el soporte de técnicas visuales y de audio de última tecnología en que los chavales se lo pasan genial. Entre las dos exposiciones se sube al mirador que por un lado vemos la ciudad moderna y por el otro la antigua.

LegoLand. Prohibido aburrirse

Foto: Legoland Dubai

10 / 11

Prohibido aburrirse

La oferta de ocio para niños y adolescentes es amplísima. En todos los centros comerciales disponen de zonas de juego, algunos con pista de hielo, simuladores de paracaidismo, atracciones que combinan el mundo real con el mundo virtual, etc. Una manera muy efectiva para combatir ese calor abrasador es pasar el día en un parque acuático, como el Wild Wadi en Jumeraih Beach. Para los más pequeños (de 2 a 12 años) el Legoland con sus esculturas de Lego, un parque acuático y montones de actividades hace que los niños se lo pasen bomba. O si en la familia hay algún bailarín o bailarina, no hay que perderse el Bollywood Park. Es un parque espectacular ambientado en la India con actuaciones musicales muy divertidas. Y los más “frikis” de las películas Marvel también tienen su propio parque de atracciones: IMG Worlds of Adventure, con más áreas temáticas y, por supuesto, cubierto para burlar el calor. 

iStock-636102484. Y de repente, el país de las maravillas en pleno desierto

Foto: iStock

11 / 11

Y de repente, el país de las maravillas en pleno desierto

Existe un paraíso de flores al lado del desierto, es el The Miracle Garden. Es un parque con impresionantes estructuras compuestas de flores. La variedad de formas es increíble, desde un avión de Fly Emirates, a una fila de corazones, personajes de Disney, un pavo real, un castillo, un oso de peluche gigante, etc. Todo lo imaginable tiene su versión floreada en este entrañable jardín surrealista. Abre sus puertas de noviembre a abril coincidiendo con los meses de menos calor y cada temporada tienen temáticas distintas. Este lugar invita a fotografiarse en familia y es el lugar idóneo para que los chicos hagan esas fotos que luego obtienen muchos “likes” en Instagram.

iStock-955689872

Dubái, con toda la familia, es más guay

Compártelo