Fresa y Habana

La Habana sigue seduciendo 500 años después

El ambiente de sus plazas, el paladar de ‘Fresa y chocolate’, el hotel de Sinatra, los daiquiris de Hemingway… Estas son las mejores pistas para disfrutar en la capital cubana.

La sensación de salto en el tiempo se percibe rápidamente en cuanto se sale del aeropuerto José Martí de La Habana. Y se prolonga en cualquiera de los barrios donde habrá que instalarse por unos días para saborear la ciudad si después se quiere partir hacia «el interior», es decir el resto de Cuba. La Habana Vieja, el Vedado y el municipio de Playa, los tres núcleos con el Malecón al norte, son lo más interesante de esta urbe mestiza, seductora y algo pirata.

1 / 12
Plaza la Habana Vieja-plazas y plazas

Foto: iStock

1 / 12

La Habana de plaza en plaza

La Habana Vieja, junto con el Castillo del Morro y el fuerte de La Cabaña al otro lado de la bahía, deparan un apasionante paseo desde el siglo xvi hasta la Cuba de hoy. Cuatro plazas, la de Armas junto a la de la Catedral y la Plaza Vieja cerca de la de San Francisco, constituyen los puntos cardinales de una ciudad que durante cientos de años sirvió como parada y fonda, así como caja fuerte para los expedicionarios del Nuevo Mundo.

calles. Callejear, callejear y callejear

Foto: iStock

2 / 12

Callejear, callejear y callejear

La incursión a La Habana Vieja no puede hacerse sin callejear.  Por supuesto, todos los tópicos están en la siempre animada calle Obispo. Tras tomarse un daiquiri (quizás) en el célebre Floridita hay que llegar paseando hasta el Parque Central. En esta parte de la ciudad el visitante descubre algunos de los rincones más auténticos de La Habana donde gritos, música, olores y colores insuflan vida a las paredes de las decadentes construcciones que cuentan la historia de diferentes épocas y ocupaciones. 

Capitolio

Foto: iStock

3 / 12

¿Un Independence Day en plan cubano?

Al lado del Parque Central está el Museo de Bellas Artes, y más allá la imponente cúpula del Capitolio, siempre visible desde cualquier rincón de la Habana Vieja. Inspirado en el de Washington, el arquitecto cubano tenía el encargo hacer unos pocos centímetros más alto el edificio para no ser menos que los norteamericanos. Construido en el año 1929, el Capitolio, ahora con las obras para recuperarlo como sede del Parlamento finalizadas, queda ya en territorio de Centro Habana.

Centro Habana

Foto: iStock

4 / 12

Centro Habana: territorio literario

Este barrio configura, junto con La Habana Vieja, la ciudad de las columnas que con maestría describió Alejo Carpentier. Son, también, los dominios del famoso detective Mario Conde, el personaje de las novelas de Leonardo Padura en la tetralogía Cuatro estaciones. Caminar por las calles de La Habana es transitar un territorio literario lleno de matices e inspirador.

 
magia en la torre

Foto: iStock

5 / 12

Magia en la torre

En la esquina noroeste de la Plaza Vieja se entra a la Cámara Oscura de La Habana, uno de esos lugares inesperados en la capital cubana. Es el punto estratégico para contemplar a vista de pájaro, a través de un periscopio que proyecta la imagen sobre un enorme disco, las glorias y miserias de esta ciudad tan hermosa como desvencijada. La gracia con la que muestra las imágenes el operador de la cámara oscura es la guinda al pastel. Al finalizar la sesión, se puede contemplar la Plaza Vieja desde la azotea de la torre.

 
Malecón

Foto: iStock

6 / 12

Perderse o encontrarse

El Malecón, lugar de encuentro y refresco de todo habanero que se precie, no figura como monumento pero lo es.  Es un monumento a la vida social y a la diversión sin complicaciones –paseando, cantando boleros o dándose un chapuzón–, el famoso paseo marítimo tiene sus zonas socialmente diferenciadas, unas más familiares y otras algo más complejas, incluida una de claro dominio gay en la desembocadura de la calle 23 o Rampa. 

 
Hotel nacional

Foto: iStock

7 / 12

Historias de capos y estrellas

Precisamente, asomando al Malecón se halla el Hotel Nacional, homenaje al enemigo imperialista cuyas paredes fueron testigo, entre otros acontecimientos, de una cumbre de la Mafia, de la jura de un presidente y de la luna de miel de Ava Gardner y Frank Sinatra. Este edificio sí es un monumento, además esta declarado Memoria del Mundo por la UNESCO.

 
iberostar-parque-central

Foto: Iberostar

8 / 12

Las terrazas siempre son un buen plan

Parecidas a las grandes panorámicas de la Cámara Oscura de La Habana, pueden obtenerse vistas al natural, mojito en mano, en las terrazas de los hoteles Ambos Mundos y Parque Central en La Habana Vieja; también en el bar situado en el piso 33 del sensacional edificio Focsa del Vedado, y, en este mismo barrio, en el restaurante Sierra Maestra del Habana Libre (piso 25).

 
Hotel Habana libre

Foto: iStock

9 / 12

Un 'thriller' de espías y agentes secretos

Vértice principal de El Vedado es el hotel Habana Libre, el Hilton que Fidel Castro expropió nada más triunfar la revolución, en enero de 1959, para convertirlo en su cuartel general durante tres meses. Aquí se urdió el plan magnicida contra el comandante en jefe que, según él mismo reconocería, más cerca estuvo de prosperar. Un camarero colocado por la CIA debía echar una cápsula de veneno en uno de los batidos de chocolate que Castro solía tomarse en una de las cafeterías del hotel, pero al llegar el momento la pastilla se había congelado en el refrigerador. Junto con el Capitolio, el Focsá y la torre del Memorial José Martí en la Plaza de la Revolución, el Habana Libre es una de las siluetas que marcan el skyline de la ciudad.

helados

Foto: iStock

10 / 12

Cuando el helado es una cultura

Frente al establecimiento, al otro lado de la calle 23 –corazón administrativo, universitario y sanitario del país–, se ve enseguida la cola que todos los días y a todas horas forman los habaneros ante la heladería Coppelia. Enfrente hay una parada de taxis de todas las clases, incluidos cocotaxis y almendrones de los años 50, que ofrecen paseos por Miramar, Siboney y Atabey, los nobles y verdes barrios del oeste. No sólo Coppelia, los helados están presentes en toda la ciudad con diferentes marcas.

 
museo-del-ron 0 0

Foto: Havana Club

11 / 12

El museo favorito de Jack Sparrow

No lejos de la Plaza Vieja, está el Museo del Ron Havana Club, donde un guía instruido bajo los principios de la revolución y el modelo cubano de empresa mixta ilustra al visitante sobre los secretos de este producto, desde la extracción de su esencia de la caña de azúcar hasta su embotellado y etiquetado.

 
paladar fresa y chocolate

Foto: iStock

12 / 12

Como en 'Fresa y Chocolate'

Los paladares concentran toda la atención a la hora de comer o cenar: comida criolla en La Guarida –donde se rodó Fresa y Chocolate–, o bien en el Castropol, el Templete, el Aljibe o La Fontana. A pocos metros del Nacional se encuentra el Gato Negro, sitio de copas con actuación nocturna que algunos diplomáticos consideran el homólogo del Rick’s Café de Casablanca.

Centro Habana

La Habana sigue seduciendo 500 años después

Compártelo