Del 7 al 1

Los siete imprescindibles de todo viaje a Islandia

La isla de hielo y fuego no es tan inabarcable como la saga interminable de Juego de Tronos. Pero tiene tantos estímulos que no conviene olvidarse de sus lugares más icónicos.

Elaborar una lista de los mejores enclaves de Islandia es una tarea difícil porque toda ella está repleta de lugares sorprendentes. El viaje que da la vuelta a esta remota isla del Atlántico Norte fascina a cada kilómetro. No hay una sola etapa que se parezca a la anterior. Cada volcán, glaciar, cascada y fiordo resulta espectacular, digno de figurar en el primer puesto de una lista de lugares favoritos. Aun así, ahí va una selección corta pero intensa que va de menos a más, con ideas que pueden ayudar a trazar un gran viaje por un país extraordinario. 

1 / 7
7. Reikiavik. En el #7: Reikiavik

Foto: iStock

1 / 7

En el #7: Reikiavik

La capital de Islandia es una ciudad con una gran actividad cultural a lo largo de todo el año y que se materializa sobre todo en verano en forma de festivales musicales (de jazz, rock, música electrónica y tradicional) en plazas y parques. Es además un punto de partida perfecto para explorar la preciosa y península de Snaefelness (donde Julio Verne sitúa el inicio de su Viaje al centro de la Tierra) y para realizar salidas en barco para ver ballenas y, en invierno, auroras boreales.

6. Cascada de Skogafoss. En el #6: Cascada de Skogafoss

Foto: iStock

2 / 7

En el #6: Cascada de Skogafoss

De todos los saltos de agua de Islandia (que son muchos y todos espectaculares), el de Skogafoss maravilla por su cortina de agua tan perfecta, con un camino que pasa por detrás como un sendero de cuento que se interna en un mundo fantástico. Una empinada senda permite ver la cascada desde arriba.

5. Volcán Askja. En el #5:  Volcán Askja

Foto: iStock

3 / 7

En el #5: Volcán Askja

Un paisaje lunar en las llamadas Tierras Altas. Este campo de lava y arena volcánica se extiende en torno a la caldera volcánica de Dyngjufjöl. Desde el parking se puede realizar una corta excursión hasta dos lagos prácticamente hermanos pero uno de aguas frías (Öskjuvatn) y otro de aguas termales llamado Viti (Infierno). Solo se llega con vehículo todoterreno. Cerca de Askja se alza el monte Hedubreid una montaña sagrada en los mitos islandeses.

4. Lago Myvatn. En el #4:  Lago Myvatn

Foto: iStock

4 / 7

En el #4: Lago Myvatn

Una zona de gran actividad geotérmica, con lagunas que atraen a numerosas aves, prados en los que pastan caballos de robustas patas y pozas de barro burbujeante. Sus piscinas de aguas termales al aire libre compiten con el famoso Blue Lagoon del sur. Merece la pena dar un paseo por el bosque de Hofði, que sorprende con curiosas formaciones de lava. Reykjahlíð es la población de referencia en la zona.

3. Laguna de Jokulsarno. En el #3:  Laguna de Jokulsarlon

Foto: iStock

5 / 7

En el #3: Laguna de Jokulsarlon

Este lago próximo al mar, con icebergs flotando y rodeado de lava negra es una de las joyas de la ruta por el sur de Islandia. Se halla cerca de la población de Höfn y recibe los hielos de una de las lenguas del gran glaciar Vatnajökull. Navegar en lancha entre los icebergs de Jokulsarlon es una de las experiencias más emocionantes del viaje a Islandia.

2. Landmannalaugar. En el #2:  Landmannalaugar

Foto: iStock

6 / 7

En el #2: Landmannalaugar

Un lugar que parece de otro mundo por sus montes de franjas ocres y rojizas (vetas de riolita) y por su remota situación (solo se alcanza en vehículo todoterreno y en pleno verano). Este paisaje onírico se ve interrumpido de vez en cuando por algún lago en el que nadan especies de patos difíciles de observar en otras partes del mundo y riachuelos de aguas termales donde es posible darse un baño. La zona cuenta con un excelente hostal refugio. Solo se llega con vehículo todoterreno. Una ruta senderista de largo recorrido alcanza la costa sur.

1. Círculo de Oro. En el #1: Círculo de Oro

Foto: iStock

7 / 7

En el #1: Círculo de Oro

Reúne tres enclaves que escenifican la fuerza de la naturaleza que caracteriza a Islandia y el tesón de los islandeses: la cascada de Gullfoss, el valle de Haukadalur o de Geysir, y el Parque Nacional de Thingvellir. Gullfoss es un doble salto de 32 m de alto del río Hvítá, cuyas aguas caen por una falla del terreno como si la Tierra las engullera.

Geysir, el géiser que dio nombre a este tipo de surgencias en forma de columna de agua y vapor ardiente, es uno de los 6 localizados en el valle de Haukadalur. El géiser más activo y espectacular es el de Strokkur.

El Parque Nacional de Thingvellir es imprescindible por su valor histórico y geológico: en este gran escalón del terreno causado por la separación de la placa eurasiática y la norteamericana, se reunió el durante siglos el Parlamento islandeses, una asamblea de clanes que empezó a realizarse en el año 930 y que se considera el más antiguo de Europa

Otra de las ventajas del Círculo de Oro respecto a otros lugares es que puede verse en un solo día, pues se sitúa entre 100 y 50 km al norte de Reykjavik.

6. Cascada de Skogafoss

Los siete imprescindibles de todo viaje a Islandia

Compártelo