Amor con bluetooth

Así se saludan por todo el mundo... sin necesidad de tocarse

A lo largo del planeta, diversas culturas han desarrollado formas de transmitir respeto 'contactless'.

Ahora que el coronavirus forma parte de la vida cotidiana de todo el planeta, nada como fijarse en estas costumbres para transmitir cariño, respeto y amor sin necesidad de saltarse ninguna medida preventiva. 

1 / 5
iStock-612480832. Namasté (India y Nepal)

Foto: iStock

1 / 5

Namasté (India y Nepal)

Aunque es muy común escuchar la expresión "namastñe" acompañada de un mudra (gesto) de palmas hacia arriba y apretadas, en la cultura popular occidental a menudo se la despoja de su contexto cultural y se la utiliza de manera inapropiada. Hoy en día, el término se utiliza descontextualizado en bolsos, camisetas y objetos de merchanding y se pronuncia al final de las clases yoga o para brindar con cervezas, costumbres que distan años luz de sus orígenes espirituales.

"La historia [del gesto] se remonta a varios miles de años atrás", dice Divya L. Selvakumar, un hindú con orígenes familiares en Tamil Nadu, y fundador del Servicio Mundial Hindú Americano. "Se menciona en el Rig Veda, el más antiguo de los cuatro Vedas [importantes textos hindúes]".

El término sánscrito se traduce como "inclinarse o hacer una reverencia ante ti", y de este modo, dice Selvakumar, "una persona se inclina [la cabeza] ligeramente al hacer namaste a otra persona para significar 'el Divino dentro de mí se inclina ante el mismo Divino dentro de ti'. Se considera una señal de respeto y gratitud".

Hay tanto humildad como reverencia en este saludo, y se cree que el mudra también protege a la persona que lo realiza con seriedad.

"Al juntar las manos, se mantiene la energía protegida y contenida, en lugar de absorber la [energía] de otra persona", explica Anjhula Mya Singh Bais, especialista en traumas y budista de Nichiren.

 

 
iStock-1043000136. El salaam del Islam

Foto: iStock

2 / 5

El salaam del Islam

Con un número estimado de 1.8 billones de musulmanes alrededor del mundo, el normal que haya una ampliar variedad de opciones en los gestos que acompañan el saludo tradicional "as-salaam `alaikum" ("la paz sea contigo").

La paz está en el centro del Islam, y el saludo es parte de la práctica espiritual, dice Saifa T. Hussain, capellán asociado y consejero de la comunidad musulmana e interreligiosa en el Middlebury College, en Vermont. "Existe esta idea de un saludo sagrado cuando te encuentras con un hermano o hermana, que es generalmente como los musulmanes consideran su comunidad. Eres parte de un ummah, como una comunidad mundial que es casi familiar", dice Hussain. "Hay lazos profundos allí, y los saludos y la etiqueta detrás de eso para fomentar esa unidad y amor".

Si bien muchos "salaams" (saludos) implican el contacto -es común en las comunidades musulmanas que los miembros del mismo sexo o familia se saluden con un apretón de manos, un abrazo y múltiples besos en la mejilla- el contacto físico no es un requisito. De hecho, hay una conciencia del contacto físico inherente al Islam que informa la forma en que la gente de la comunidad musulmana se acerca a los saludos.

"Hay hadices - narraciones proféticas - en las que el profeta Mahoma (la paz sea con él) dice que está prohibido tocar al sexo opuesto", dice Hussain. Señala que hay otros hadices que algunos eruditos interpretan como un apretón de manos entre el Profeta y un círculo de nuevos musulmanes que incluía a las mujeres. Y luego está la cuestión de cómo los creyentes extraños y no binarios aplican los hadices en sus vidas. Los humanos y la cultura son complejos, y el tema del tacto refleja eso.

"Hay diferentes culturas y formas de ser", dice Hussain. Y sin importar la religión. "La gente se siente incómoda con ello [el toque físico] por otras razones, también. En un campus o comunidad multicultural, debemos ser conscientes de que hay diferentes protocolos y diferentes niveles de comodidad con el tacto".

Un saludo sin contacto puede ser el mejor punto de partida para respetar los límites personales o los valores religiosos o culturales de la persona a la que se saluda, así como la salud de todos durante la pandemia. Por eso, se puede tomar nota de lo que hacen -desde la propia comunidad musulmana americana de Hussain hasta las culturas árabes en lugares como Jordania y las comunidades musulmanas del sudeste asiático- y simplemente poner la mano derecha en el corazón al saludar.

"El corazón es visto como un símbolo tan importante y sagrado en la tradición islámica", dice Hussain, "más importante que el cerebro o la mente". El corazón es visto como el lugar donde se encuentra el asiento del alma. Ahí es donde está su vida espiritual. Es casi como si tocar tu corazón se viera como algo sagrado. Estoy diciendo 'La paz sea contigo' y esto [mano derecha al corazón] es un gesto de reconocimiento de tu sacralidad".

iStock-472008521. El wai (Tailandia)

Foto: iStock

3 / 5

El wai (Tailandia)

El wai no es solo el saludo estándar del país, que consiste en una suave inclinación de la cabeza con las manos juntas, es una clara demostración de la influencia del hinduismo y el budismo en la cultura tailandesa, tanto en el pasado como en el presente.

"Muchos hindúes y budistas dicen oraciones con las manos juntas, usando el wai", dice Amporn Marddent, un profesor del Programa de Estudios Culturales del Instituto de Artes Liberales de la Universidad de Walailak, en Nakhon Si Thammarat. "Pero la historia de los wai también sirve para mostrar que somos muy abiertos, no llevamos ningún tipo de arma, y venimos en paz."

Además de su uso en la práctica espiritual y en los saludos, el wai tiene otras múltiples aplicaciones, en actuaciones de danza, para pedir perdón, e incluso para evitar la ira de los matones en el patio de recreo. 


"El significado es bastante amplio", dice Marddent, "pero en la actualidad, cuando saludamos con el wai lo acompañamos diciendo o 'sawatdee kha' o 'sawatdee krab' (dependiendo de nuestro género). Así que el wai también es una forma de decir hola de una manera muy educada".

Y como elwai no requiere contacto, hace que el saludo sea más seguro durante la pandemia de coronavirus. Incluso la directora del departamento de enfermedades pandémicas y epidémicas de la Organización Mundial de la Salud, Sylvie Briand, recomendó el wai tailandés como una alternativa aceptable al apretón de manos.

Para transmitir un mayor nivel de respeto, lo mejor es realizar una reverencia más pronunciada, colocando las manos en diversas posiciones: las manos presionadas a la altura del pecho para un saludo estándar; a la altura de la cara para un amigo, un anciano o un superior; a la altura de la frente para un monje. Y si alguna vez se está frentre al Rey de Tailandia, hay que inclinarse exageradamente colocando los pulgares a la altura de la parte superior de la cabeza. 

iStock-458286205. La reverencia japonesa

o

4 / 5

La reverencia japonesa

La reverencia, o gesto de deferencia, que comenzó como una práctica exclusiva de la nobleza hace más de mil años es ahora el saludo no verbal más reconocido del Japón.

"La reverencia se introdujo en Japón en el siglo VII desde China", dice Yuko Kaifu, presidente de la Casa de Japón de Los Ángeles, una iniciativa cultural del Ministerio de Asuntos Exteriores de Japón. Como ex funcionaria del servicio exterior,  Kaifu conoce y aplica a la perfección la etiqueta japonesa, una labor que aplicó en su trabajo como intérprete para personalidades como la emperatriz japonesa Michiko y dignatarios extranjeros como el presidente Ronald Reagan y la princesa Diana. "La reverencia se limitó inicialmente a la clase noble, pero se hizo más prominente entre la clase de guerreros samurai de alrededor del siglo 12." Kaifu dice que no penetró en la clase de los plebeyos hasta después del período Edo en el siglo XVII.

"Las reverencias se originaron para mostrar la diferencia de clase... para que la persona que se inclinaba doblara el cuerpo para parecer más baja", dice Mika White, CEO de Chapter White Inc., una empresa de marketing con sede en Hiroshima.

La reverencia japonesa de hoy no es exactamente la misma que se usaba entonces. White asegura que "ha evolucionado hacia el arco moderno, donde la gente usa este lenguaje corporal para saludarse".

Otra de las diferencias es que ahora está permitido hacer de pie. En el pasado, los japoneses vivían en casas donde las esteras de tatami eran la norma y las reverencias se hacían desde una posición sentada.

"Es un reflejo del cambio en el estilo de vida", dice Kaifu. "Te sentabas con las rodillas dobladas [en las esteras de tatami debajo de ti] y luego te inclinabas sobre las piernas. Hoy en día, rara vez nos sentamos en ese estilo, excepto cuando asistimos a ceremonias de té u otras prácticas tradicionales."

La flexión del cuerpo y el descenso de la cabeza transmiten "reverencia a los demás", explica Kaifu. "Cuando te inclinas, te inclinas con la cabeza hacia abajo. No tienes intención de asaltar o atacar".

Y el grado en el que se dobla comunica su mensaje. Para decir hola, el torso debe estar doblado desde las caderas 15 grados, dice White. "Para honrar a un superior o para saludar a un cliente, 30 grados. Para mostrar su más profunda pena, respeto o disculpas, 45 grados".

Aunque Kaifu apunta que el apretón de manos también se ha vuelto común en Japón el efecto del coronavirus ha vuelto a poner de moda el saludo tradicional entre el público más joven. 

 

shutterstock 362687198. Las prácticas de no contacto de los Lakota

Foto: Shutterstock

5 / 5

Las prácticas de no contacto de los Lakota

En algunas culturas nativas norteamericanas, como la de los Lakota, evitar intencionadamente el contacto se usa a veces para transmitir respeto.

Jennifer Weston, miembro de los Lakota, creció en la reserva de Standing Rock, en Dakota del Sur, y dice que aunque un suave apretón de manos con la punta de los dedos es un saludo común en su cultura, también aprendió a abstenerse del contacto físico y visual cuando saluda a suegros o primos del sexo opuesto.

"Siempre entendí que las prácticas de no contacto eran un gesto de respeto", dice Weston, "pero también tenían que ver con las grandes redes de parentesco en las que vivían nuestras comunidades". El parentesco está en el corazón de la cultura Lakota. Evitar el contacto físico y ocular "era una forma de mantener los límites apropiados".

Royal Lost His Blanket-Stone Jr., director del Departamento de Estudios Lakota de la Universidad Sinte Gleska en Rosebud, Dakota del Sur, dice que "estos protocolos familiares tan arraigados sobre cómo cada individuo debe tratar a otro dentro de la infraestructura familiar cuando se trata de contacto visual o físico" tienen sus raíces en las leyes y valores de la tribu Lakota que existían antes del contacto euroamericano.

"Standing Rock es muy multicultural y multirreligioso", dice Weston. "Tenemos áreas que están fuertemente influenciadas por las tradiciones católicas o episcopales o congregacionalistas, por ejemplo. Y también hay familias que se centran mucho más en la espiritualidad y las ceremonias tradicionales Lakota. También hay familias que han mezclado el Cristianismo y las prácticas espirituales Lakota. Así que varía según la familia y depende de lo que se transmite en cada hogar."

Y, como explica Weston, la falta de interacción o de afecto físico en ciertas relaciones específicas no equivale a la falta de amor. Al contrario, dice, "Consideramos [estas relaciones familiares] muy atesoradas y valoradas. Se supone que debes tener un respeto final por ellas, especialmente si no son del mismo sexo que tú. Así que es una relación que se supone que debes trabajar muy duro para preservarla y mantenerla".

iStock-1043000136

Así se saludan por todo el mundo... sin necesidad de tocarse

Compártelo